Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mossos realizaron más de 100 disparos para abatir a los yihadistas del 17-A

Las autopsias revelan que el cadáver de uno de los terroristas recibió ocho impactos de bala y otro, seis

En vídeo, los Mossos dispararon un total de 104 veces para abatir a los yihadistas del 17A
Madrid / Barcelona

Un informe de balística de los Mossos d’Esquadra detalla que en los tres incidentes en los que sus agentes tuvieron que abrir fuego para neutralizar a los terroristas de los atentados de Barcelona y Cambrils se dispararon 104 veces. El documento policial, incorporado al sumario el pasado abril, detalla que las autopsias a los yihadistas muertos revelaron que uno de ellos recibió ocho impactos de bala y que el cadáver de Younes Abouyaaquob, autor material del atropello mortal en La Rambla y abatido cuatro días después en Subirats, presentaba seis heridas de arma de fuego.

El suceso en el que los agentes realizaron más disparos se produjo el 18 de agosto en Cambrils, donde resultaron muertos cinco integrantes de la célula. En aquel enfrentamiento con los terroristas —que portaban armas blancas y llevaban bajo la ropa cinturones bomba simulados—, los mossos esgrimieron cinco subfusiles, una escopeta y ocho pistolas. En total, los agentes dispararon en 67 ocasiones para abatir a los cinco terroristas. Dieciséis proyectiles impactaron en los terroristas. Omar Hichamy recibió ocho tiros. El cadáver de Said Aalla tenía tres heridas de arma de fuego. Sus compañeros Mohamed Hichamy —hermano mayor de Omar— y Moussa Oukabir, dos cada uno. El Houssaine Abouyaaqoub, una.

Tres defensas eléctricas en las ruinas de Alcanar

El rastreo de las ruinas del chalé de Alcanar (Tarragona) donde los terroristas de la célula yihadistas habían elaborado centenares de kilos de explosivo permitió a los Mossos localizar tres defensas eléctricas, cuyo uso está prohibido salvo para personal autorizado. Un informe de la policía autonómica detalla que dos de ellas estaban en funcionamiento, mientras que la tercera presentaba desperfectos en su carcasa y cuando fue recargada por los agentes para comprobar su estado, no pudo ser puesta activada. Los agentes también intervinieron en la vivienda que ocupaba Driss Oukabir, el presunto integrante de la célula encarcelado por su implicación en el alquiler de la furgoneta con la que cometió el atentado de La Rambla, un proyectil del calibre 22 para rifle en “buen estado”.

Seis impactos de bala

En Subirats, donde resultó muerto Younes Abouyaaquob, se recuperaron 27 vainas percutidas. El informe de balística revela que la mayor parte de ellas (19) fueron disparadas por uno de los dos agentes que acudieron al lugar de los hechos cuando una llamada alertó de la presencia del terrorista en una gasolinera cercana. El yihadista —que también portaba bajo la ropa lo que parecía un cinturón con explosivos y que se abalanzó sobre los policías al grito de 'Ala es grande'— recibió seis impactos de bala, todos de la misma pistola.

El último episodio relacionado con los atentados en el que los agentes de los mossos dispararon se produjo en la localidad de Sant Joan Despí poco después del atropello de La Rambla. Los dos policías que habían montado un control de carretera dispararon nueve veces contra el coche en el que viajaba Younes Abouyaaqoub después de que este los intentara arrollar. El terrorista no recibió ningún impacto. El vehículo fue localizado poco después. En su interior estaba el cadáver apuñalado de su propietario, a quien el terrorista había asesinado para sustraerle el automóvil.

Más información