Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tribunal de Costa Rica libera al sospechoso de matar a la turista española

El hombre, de nacionalidad nicaragüense, permanece retenido por su condición de migrante irregular. La policía busca pruebas contra él

José Mena, el fiscal a cargo del caso. / Vídeo: Minuto de silencio en San Fernando de Henares (Madrid), donde residía Arantxa Gutiérrez. EFE-Quality

La policía judicial de Costa Rica y el Ministerio Público investiga, con poco margen de tiempo, las pruebas para evitar que las autoridades migratorias del país dejen libre al nicaragüense que figura como sospechoso de asesinar a la turista española Arantxa Gutiérrez, el pasado sábado en una playa de la costa del Caribe. El tribunal que examinó el caso decidió que no hay pruebas suficientes para mandarlo a prisión. El hombre permanece detenido en un centro temporal para extranjeros indocumentados, mientras los investigadores se dan prisa con las pruebas forenses que permitan ligarlo con el asalto sexual contra la mujer de 31 años, cuyo cuerpo está pendiente de ser entregado a los familiares para su repatriación a España.

El nicaragüense fue detenido el mismo sábado como sospechoso, por los relatos de personas que trabajaban con él en un hotel cercano y que lo vieron después de las 7 de la mañana, cuando fue atacada la mujer, según contó a EL PAÍS el fiscal a cargo, José Mena. Sin embargo, el Tribunal de Pococí (provincia de Limón, en la costa caribeña) determinó el lunes por la noche que no había razones suficientes para dictar prisión preventiva. La Dirección de Migración se encargó entonces del sospechoso, por su condición migratoria irregular, pero nada garantiza que puedan deportarlo o dejarlo en libertad, lo que dificultaría el procesamiento judicial.

“La situación no está en nuestras manos, pero estamos haciendo un esfuerzo con diligencias urgentes. Ya reiteramos la solicitud de prisión preventiva y esperamos la respuesta del Tribunal. El tiempo es fundamental para tener más posibles indicios. Estamos haciendo todo lo humanamente posible”, ha añadido el investigador del caso.

Mena ha explicado que están reconstruyendo la escena (un sendero solitario en medio de mucha vegetación) y haciendo las comparaciones de fluidos biológicos del sospechoso y la víctima, cuyo cuerpo fue hallado con las ropas rasgadas de manera que hacen sospechar sobre un crimen de carácter sexual.

La autopsia detectó escoriaciones varias en los brazos y el cuello, además de las lesiones mortales por estrangulación. Sospechan que la mujer fue abordada cuando iba a dar un paseo sola a la playa, a una hora y en un lugar que coincidía con el horario laboral del sospechoso. Este, jardinero en un hotel cercano, llegó ese día más tarde al trabajo y con una actitud nerviosa, según informó el patrono a los investigadores. Después rindió a la policía una declaración con respuestas incongruentes, afirmó el fiscal Mena.

La Dirección de Migración ha confirmado que el hombre permanece detenido en el centro de aprehensión para extranjeros indocumentados, en San José, y que podría ser deportado “en cualquier momento”.

Más información