Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los planes de los aspirantes a dirigir RTVE se evaluarán sin que se sepan sus nombres

Los proyectos de los candidatos serán calificados como si fueran anónimos

Edificio de Torre España, sede de RTVE. Ampliar foto
Edificio de Torre España, sede de RTVE. EL PAÍS

El comité de expertos encargado de evaluar las candidaturas al consejo de administración de RTVE examinará los proyectos de gestión sin conocer la identidad de los autores. Serán calificados como si fueran anónimos. Los nombres de los aspirantes se sustituirán por un número para que la elección sea lo más neutra y transparente posible. De las 101 solicitudes presentadas, los expertos aspiran a seleccionar 20. En juego hay 10 plazas de consejero, a las que concurren profesionales de radio y televisión, pero también empresarios, abogados o ingenieros.

Por primera vez en la historia de RTVE, el consejo de administración será elegido por concurso público, un instrumento que han empleado corporaciones europeas de prestigio como la británica BBC. En España, Telemadrid experimentó esta fórmula hace dos años para designar a su director general, un proceso que corrió a cargo del propio consejo de administración, previamente designado por los grupos de la Asamblea. En el caso de RTVE, son un total de 17 expertos, cuyos nombres han sido pactados por los grupos que integran la comisión mixta Congreso-Senado de control del ente público, los que tienen en su mano la selección de los candidatos.

Los especialistas que componen el comité encargado de valorar la idoneidad de los aspirantes se reunieron la semana pasada para establecer las normas y los baremos que servirán de pautas para puntuar las solicitudes. El trabajo será intenso, dada la elevada afluencia. Por cada una de las plazas de consejero en liza se han presentado 10 aspirantes. El Congreso de los Diputados ha contabilizado 68. Otros candidatos se han presentado en el Senado y algunos se han registrado en embajadas de España en el extranjero.

El modelo de gestión para RTVE será examinado con especial atención. Por unanimidad, los expertos acordaron que los proyectos presentados se evaluarán sin conocer quiénes son los autores. Los nombres serán sustituidos por un número antes de que sean distribuidos y la identidad se restituirá cuando se hayan otorgado las calificaciones finales.

También han precisado de manera muy detallada los baremos a la hora de puntuar el expediente académico y la experiencia profesional. “Se trata de que el concurso sea lo más limpio y transparente y lo menos discrecional posible”, según explican fuentes próximas al comité de expertos.

Para calibrar la idoneidad de los aspirantes se establecerán tres grandes bloques de calificación: aproximadamente un tercio de los puntos se otorgará al expediente académico, otro tercio valorará la experiencia laboral y el último calificará el proyecto de gestión, que abarca el modelo de televisión pública, de financiación, producción y adaptación a las nuevas tecnologías y ventanas de consumo audiovisual. En total, se otorgará un máximo de 100 puntos. La nota de corte se situará en torno a los 65. Las candidaturas que no superen esta cifra no serán elevadas a las Cortes, según las mismas fuentes.

Primera criba

Como si fuera una plantilla, los expertos irán adjudicando notas en función de los méritos de los candidatos. En el apartado de formación se irán sumando puntos y décimas a tenor de las licenciaturas, grados, doctorados o másteres. En el ámbito profesional se valorarán los años de ejercicio del periodismo (escrito, gráfico, audiovisual), si se ha desarrollado en medios de comunicación públicos o privados y, en su caso, la antigüedad en RTVE. Otros apartados tendrán en cuenta el desarrollo de funciones de administración o alta dirección y se calibrarán los méritos docentes o de investigación relacionados con la comunicación, como los artículos, colaboraciones en obras colectivas y libros publicados.

No obstante, la primera criba la llevará a cabo la Mesa de la Comisión Mixta Congreso-Senado, que verificará concienzudamente que las 101 solicitudes presentadas cumplen los requisitos formales. En esta primera fase solo se exige ser mayor de edad, tener nacionalidad española o de algún Estado miembro de la UE y no estar incurso en causa de incompatibilidad.

Tras una fase de alegaciones para subsanar posibles defectos en la documentación, la lista de admitidos será remitida a los expertos. A finales de agosto comenzarán el trabajo más difícil: seleccionar a los idóneos. Posteriormente, estos tendrán que comparecer en la Comisión Consultiva de Nombramientos del Congreso, donde se elegirán a seis. El mismo proceso se llevará a cabo en el Senado, que designará a cuatro. El comité de expertos se ha planteado seleccionar a 20 candidatos, el doble del número de plazas a cubrir. Uno de los 10 consejeros será nombrado presidente de RTVE.

Con este sistema se quiere que el órgano de gestión de la radio y la televisión pública esté compuesto por profesionales. Se pasará de un modelo en el que los vocales eran correa de transmisión de los partidos a otro marcado por la meritocracia. Hasta ahora, los miembros eran acordados por los grupos parlamentarios. El consejo de la corporación era una reproducción del Hemiciclo. Aunque el último, cuyo mandato acabó en junio, no era un reflejo fiel. De sus componentes, seis fueron propuestos por el PP, y otros tres por PSOE, IU y CiU.

Cuando concluya el concurso público se habrá puesto fin al rocambolesco prólogo de este concurso, con la elección fallida en el Congreso (por un solo voto) de un consejo de administración transitorio, que concluyó con el nombramiento de la periodista Rosa María Mateo como administradora provisional única.

Un centenar de candidatos aspiran a 10 plazas

La convocatoria del concurso público para la renovación del consejo de administración de RTVE ha registrado una respuesta masiva. Se han registrado 101 solicitudes para presidir la corporación. El comité de expertos no tiene como misión proponer a la persona que ocupará este cargo sino seleccionar a los miembros del consejo más idóneos. La última palabra será de las Cortes. El nombramiento de los 10 vocales, uno de los cuales será el presidente de RTVE, corresponde al Congreso y al Senado.

El concurso público ha sido un método defendido desde el primer momento por los trabajadores de la corporación. Algunos han decidido dar un paso más y han presentado su candidatura para presidir la empresa. Entre ellos figuran Alicia Gómez Montano, Elena Sánchez Caballero, Yolanda Sobero, Carmen Sastre, Mayte Pascual, Miguel Ángel Sacaluga, Alberto Martínez Arias, Roberto Lakidain, Francisca González Santana, Jenaro Castro, Alicia Fernández Santolaya, Paloma del Río y Antonio Casado. También concurren profesionales de larga trayectoria en RTVE como Isabel Raventós, Javier Martín Domínguez y Ramón Colom.