Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Defensa ordena repetir parte de las pruebas a psicólogos militares

La readmisión de dos aspirantes excluidas por tener tatuajes complica la oposición

Tatuaje de un legionario en la pasada Semana Santa de Málaga y de Estela Martín, que le supuso la exclusión de las oposiciones.
Tatuaje de un legionario en la pasada Semana Santa de Málaga y de Estela Martín, que le supuso la exclusión de las oposiciones.

Decenas de aspirantes a oficiales psicólogos del Cuerpo Militar de Sanidad deberán repetir parcialmente las oposiciones, tras la readmisión de dos candidatas que fueron excluidas por tener tatuajes visibles con falda, aunque no con pantalones.

El Ministerio de Defensa ha dictado una resolución por la que ordena repetir las denominadas pruebas “en tanda única” (es decir, las que todos los aspirantes realizan simultáneamente): inglés, conocimientos generales de psicología y caso práctico. Inicialmente se presentaron a las oposiciones unos 200 aspirantes para siete plazas, pero no repetirán quienes fueron eliminados por falta de aptitud psicofísica. A las ahora readmitidas se las excluyó durante la última de las pruebas físicas, la de natación.

La repetición parcial de las oposiciones ha causado malestar entre los afectados, especialmente quienes se consideraban ganadores de las plazas. Aunque la lista de admitidos no se ha publicado (debía difundirse el pasado viernes), sí se habían ido conociendo las notas parciales de las sucesivas pruebas.

Defensa ha lamentado los perjuicios causados a los opositores, pero alega que realizar estas pruebas por separado a las dos readmitidas no garantizaba la igualdad de oportunidades y que era necesario remediar la discriminación por razón de género que produjo su exclusión.

Una de las excluidas era Estela Martín, una licenciada en Psicología de 30 años a la que se expulsó de la oposición por tener un tatuaje de siete centímetros con una flor en el empeine derecho. La joven alegó que varones con dibujos similares pudieron continuar las pruebas sin problemas y que el uniforme militar con falda es optativo.

Para poner fin a esta discriminación, Defensa anunció que cambiaría las bases de la oposición para que en el futuro seolo sean excluidos del ingreso en las Fuerzas Armadas los aspirantes con tatuajes que resulten visibles con el uniforme común a hombres y mujeres (pantalón y zapato cerrado).

Esta modificación, sin embargo, no afectaba a la actual convocatoria y, debido a su edad, Martín no podría presentarse en 2019. Finalmente, Defensa decidió readmitir a las dos aspirantes, aunque ello obliga a repetir parcialmente las oposiciones, en vez de permitirles opositar de nuevo el año próximo.