Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez de Las Palmas se querella contra ‘su jefe’ por "amenazas y obstrucción a la justicia"

El magistrado Alba aporta grabaciones en las que el presidente del Superior de Canarias le pide que retire una denuncia contra un conocido empresario

Salvador Alba, magistrado de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Las Palmas desde hace once años, ha presentado una querella ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo contra su jefe judicial, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, Antonio Doreste, por “obstrucción a la justicia”. En concreto, señala, por “presionarle” para que retirase una denuncia que Alba había interpuesto contra el empresario y presidente de la Unión Deportiva Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez, quien en una grabación se jacta de ser amigo de jueces.

Miguel Ángel Ramírez Ampliar foto
Miguel Ángel Ramírez, presidente de la Unión Deportiva Las Palmas, en su despacho, en mayo de 2012

EL PAÍS adelantó el pasado 31 de mayo otra grabación secreta, hecha en el garaje de los juzgados, en la que Doreste insta a Alba a retirar la citada denuncia contra Ramírez al tiempo que le advierte: “Te están siguiendo (…). Tiene un montón de información sobre ti, algo de un viaje a Italia (…). Y la información no es de un mindundi (...). Te interesa retirar la denuncia...". Previamente, le indica que tiene un recado para él de una persona "que es muy poderosa", refiriéndose supuestamente a Ramírez, y que traduce de la siguiente forma: "Viene a decir, 'que me deje tranquilo y yo lo dejo tranquilo [a él]...".

Doreste a Alba: “Te están siguiendo (…). Tiene un montón de información sobre ti, algo de un viaje a Italia (…). Y la información no es de un mindundi (...). Te interesa retirar la denuncia..."

El Consejo del Poder Judicial ha declinado investigar hasta el momento el contenido de esta grabación, en la que Doreste además indica a Alba que le habla en nombre de una persona “muy poderosa” y con medios para “acceder a su correo electrónico personal y sacar a la luz datos que le iban a perjudicar”. Y que todo se podía solucionar si "retiras la denuncia”, le dice.

El magistrado Alba había denunciado a Ramírez por "falsedad y tráfico de influencias" tras salir  a la luz otra grabación, en este caso entre Ramírez y Alba, en la que el empresario se jacta de sus amistades con jueces y le dice que ha tenido relaciones comerciales con el marido de una juez de Canarias, Victoria Rosell, a cuyo juzgado, el 8 de Las Palmas, llegó una denuncia contra el empresario por delitos contra los trabajadores y fraude de cuotas de la Seguridad Social.

Alba ha decidido interponer la denuncia ante el Supremo porque Doreste es aforado y la primera autoridad judicial de las islas. Inicialmente, denunció los hechos ante la Fiscalía General del Estado, que no la tramitó y la archivó.

En su querella y como antecedentes, Alba señala que, en 2015, Doreste le pidió que se hiciera cargo de un juzgado, el número 8 de Las Palmas, en el que se llevaba una investigación contra Ramírez. En ese juzgado había estado la juez y exdiputada de Podemos Victoria Rosell. Alba indica que al llegar al juzgado 8 “constató” irregularidades y demoras en esa causa, lo que comunicó al Consejo General del Poder Judicial.

El juez Alba señala que el empresario Ramírez ha tenido desde 2006 relaciones comerciales con la pareja sentimental de la juez Rosell

Y añade que, al poco de hacerse cargo del juzgado, tuvo conocimiento de la incoación de unas diligencias preprocesales por parte de la Fiscalía de Las Palmas contra la juez Rosell. Tales diligencias eran, según la querella, por “un contrato de alquiler de licencia de radio con opción de compra que habían suscrito la emisora Unión Deportiva Las Palmas, participada mayoritariamente por el empresario investigado don Miguel Ángel Ramírez Alonso, y la entidad Clan de Medios de Comunicación y Marketing, representada por el que fuera entonces su administrador, don Carlos Sosa Báez, pareja sentimental de la magistrada Rosell”.

Según Alba, “en el transcurso de la instrucción, la representación de Seguridad Integral Canaria, S.A., le ofreció aportar una documentación contable, como así hizo, y otros documentos que evidenciaban que la relación empresarial entre Ramírez y la pareja de Rosell se extendía en el tiempo desde el año 2006", lo que pudo generar una incompatibilidad por parte de la juez. Alba recibió en su despacho a Ramírez el día 16 de marzo de 2016, encuentro que el empresario grabó y cuyo contenido trascendió a la opinión pública. 

Meses después, el 11 de mayo de 2016, Ramírez compareció ante el juzgado 8 (ya no estaba en él Alba) y entregó un pen drive que contenía grabada la conversación que él y Ramírez habían mantenido el 16 de marzo, y en la que Alba supuestamente la insta a entregarle oficialmente la documentación de su relación comercial con la pareja de la juez. Dicha grabación se la entregó a él, explica Alba en la querella, el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, después de que una Sala formada por el presidente, Antonio Doreste, y dos magistradas admitiese a trámite una exposición razonada contra él basada en la citada grabación. Por esta causa, Alba se enfrenta en la actualidad a diez años de prisión.

"Presiones y amenazas"

Doreste, señala Alba, “conocía al detalle el encuentro o audiencia que mantuvo con Ramírez en su despacho de la Audiencia Provincial” el 16 de marzo, y era consciente de que en esa grabación Ramírez le mencionaba como “amigo” suyo. Al igual que dijo de otros magistrados de la Audiencia de Las Palmas. Y aun así, Doreste le “incocó un proceso penal". Alba asegura que al conocer la grabación “interpuso una denuncia” contra Ramírez “por presunta falsedad documental y coacciones” al entender que la grabación había sido “construida” y “manipulada” por Ramírez. Y aporta informes periciales de la Guardia Civil que así lo indican.

Es a partir de este momento”, de poner la denuncia contra Ramírez, detalla Alba en la querella, “cuando se inician las presiones de Doreste” contra él. Asegura que comenzó a recibir “llamadas y visitas de Doreste sugiriendo que retirara la denuncia”, y que le comentó que si lo hacía así el tribunal que él presidía archivaría la denuncia contra él fruto de la grabación del 16 de marzo. “Ante mi negativa a retirarla, continuaron las presiones y comenzaron las amenazas”.

Grabación en el garaje con el presidente

El juez Alba aporta en su querella ante el Supremo, entre otros documentos, la grabación sobre el encuentro que mantuvo con Doreste, a instancias de este, en el garaje de los juzgados. La grabación se hizo “en los garajes del edificio judicial, lejos de las miradas de funcionarios, en un pasillo, y allí le manifestó", indica Alba, "que tenía que transmitirme un mensaje de una persona muy poderosa que venía a decir, “que lo dejes tranquilo y él te dejará tranquilo a ti“, en alusión a Ramírez. Y que fue en ese momento cuando le pidió que retirase la denuncia y se "pusiera enfermo" para no ir a ratificarla. Todo este asunto se halla en este momento en la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo.