Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un hombre de 87 años tras ser atacado por seis perros en Asturias

El fallecido fue mordido por los canes en la finca de uno de sus vecinos en el municipio de Siero

Una imagen de dos perros.

Evangelista Canto Díaz, de 87 años, ha fallecido este martes en Arniella —una pequeña aldea del municipio de Siero (Asturias)— después de ser atacado por seis perros en la finca de uno de sus vecinos. La agresión se produjo cuando Canto fue a hacer una visita a su amigo y abrió una puerta que le separaba de los animales. Los ladridos de los perros alertaron al propietario de que algo estaba ocurriendo en el patio, según informa el diario La Nueva España. Al ir a ver qué pasaba, se encontró a Canto tirado en el suelo con varias heridas en los brazos y alertó a la Guardia Civil. 

Cuando los agentes y los efectivos del Servicio de Emergencias del Principado Asturias acudieron al lugar, el hombre estaba gravemente herido, ya que había recibido varias mordeduras. Inmediatamente después fue trasladado al Hospital Universitario Central de Asturias. Los médicos no permitieron a los hijos de Canto ver a su padre por el destrozo que las mordeduras le habían provocado, según informa el mismo diario.  "Es una de las escenas más dantescas que he visto en mi vida", declaró un facultativo con años de experiencia. El herido falleció en el centro médico pocas horas después, sobre las 21.00.

El dueño de los perros reconoce estar "desbordado" por la situación, según informa el periódico El Comercio. "Estoy hecho polvo y claro que lo siento, lo siento mucho. Nunca imaginé que podría pasar algo así, estuvo muchas veces aquí y los perros lo querían con locura", ha afirmado. Cuando se produjo el ataque, cuatro de los canes estaban sueltos y los otros dos estaban atados.

La Guardia Civil investiga la muerte del hombre de 87 años ante la ausencia de testigos. Dos de los cinco hijos de Canto, Evangelista y Alfonso, no han querido culpar al propietario de los perros. "No queremos buscar culpables, fue una fatalidad", le ha dicho uno de ellos a La Nueva España. 

La víctima residía en Arniella desde hace más de tres décadas. La noticia ha dejado completamente consternados a los residentes de esta pequeña localidad, según el mismo diario. "No me lo puedo creer, hoy mismo lo vi por la mañana sentando en la marquesina, como tantas otras veces. Hace un rato vino la Guardia Civil a nuestra casa diciéndonos que un vecino había sido atacado por un perro, pero nosotros no nos enteramos de nada. ¡Qué desgracia!", ha lamentado José Ángel García, vecino del fallecido y del propietario de los perros. Para Rosa García, también residente en Arniella, se trata de "un drama": "Era muy buena gente, todos los días lo veía cuando salía a comprar el pan. Solía sentarse en la marquesina y charlábamos un rato, del tiempo, de la vida y cómo han cambiado las cosas. Estoy muy afectada".

Más información