Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prisión para el empresario del caso Gürtel detenido por la trama de los semáforos

José Luis Ulibarri, arrestado el martes en la Operación Enredadera, es acusado de ser el conseguidor de la red de corrupción que operaba en 44 ayuntamientos

Agentes de la UDEF se llevan cajas de un registro en León.
Agentes de la UDEF se llevan cajas de un registro en León. EUROPA PRESS

El titular del Juzgado de Instrucción 2 de Badalona (Barcelona) ha enviado la madrugada de este jueves a prisión sin fianza al empresario y constructor leonés José Luis Ulibarri por su presunta participación en la trama de corrupción municipal desmantelada el martes en la Operación Enredadera. La investigación apunta a que Ulibarri, ya imputado en el caso Gürtel, era el presunto conseguidor de una red que operaba en 44 municipios de toda España con el fin de amañar la adjudicación de contratos públicos para la instalación de semáforos, radares y otros sistemas de control de tráfico.

El juez también ha ordenado esta madrugada cárcel para otro de los detenidos y ha dejado en libertad con medidas cautelares a otros tres. La Policía detuvo a cerca de 50 personas —entre ellas 16 alcaldes y concejales, y nueve policías locales, de los que 15 pasarán a disposición judicial. Los últimos lo harán a lo largo de este jueves, según informa en una nota el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

La investigación que desembocó en la macrorredada del pasado martes arrancó en julio de 2016 en el Ayuntamiento de Montgat (Barcelona). Entonces, la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía halló indicios del supuesto amaño de contratos municipales para la instalación de radares de tráfico. Las pesquisas posteriores, dirigidas por la Fiscalía Anticorrupción, extendieron la investigación a toda España e involucran a 44 consistorios gobernados por diferentes partidos.

En el epicentro de la trama se encuentra la empresa Aplicaciones Gespol S.L., filial de la constructora Sacyr. Esta mercantil, con sede en Barcelona, era la proveedora de un software para policías locales que centra parte de las sospechas. Según la información facilitada por el TSJC, en el transcurso de la operación se practicaron 55 entradas y registros en ayuntamientos, domicilios y sedes de sociedades, así como 19 requerimientos de información y una cincuentena de detenidos.

En el caso del empresario Ulibarri, los investigadores sospechan que ofreció a varios de los alcaldes implicados un buen trato informativo en los medios de comunicación que posee es dueño de parte de la televisión de esta comunidad además de poseer participaciones importantes en cinco periódicos y varias emisoras de radio a cambio de que adjudicaran a la empresa Gespol los contratos municipales de gestión del tráfico.

Durante la operación, los agentes registraron cinco de sus empresas y arrestaron también a uno de los hombres de confianza. Ulibarri está imputado en el caso Gürtel por cohecho en la pieza que investiga a segunda etapa de la trama de corrupción y que está aún en fase de instrucción. Se le acusa de haber pagado supuestamente alrededor de un millón de euros a la trama corrupta montada por Francisco Correa tras adjudicarle una parcela el Ayuntamiento de Boadilla del Monte (Madrid), gobernado por el PP.

Más información