Parcial y con peor audiencia

La gestión de José Antonio Sánchez ha estado marcada por la falta de pluralidad e independencia informativa

El hasta ahora presidente de RTVE, José Antonio Sánchez.
El hasta ahora presidente de RTVE, José Antonio Sánchez.Ballesteros (EFE)

El periodista José Antonio Sánchez fue llamado por José María Aznar en 2002 para dirigir la radio y la televisión pública. Se mantuvo en el cargo dos años, hasta la victoria de los socialistas. Una década después, Mariano Rajoy le encomendó de nuevo la gestión de RTVE. Orgulloso de votar al PP, como reconoció en una comparecencia parlamentaria, en su segundo mandato Sánchez deja una televisión desprestigiada en el terreno informativo y ampliamente superada en audiencia por las privadas.

Los más críticos con la gestión de Sánchez, que ayer agotó su mandato, han sido los propios trabajadores de RTVE, que han expresado públicamente su descontento con el rumbo informativo a través de la campaña Así se manipula. Con nombres y apellidos, han relatado casos de malas prácticas y revelado las presiones recibidas para orientar las noticias relacionadas con los escándalos políticos y judiciales que han salpicado al PP. La consigna era “minimizar todo aquello que perjudicara al PP y ensalzar las polémicas que afectaban a la oposición”, según los periodistas.

Sánchez deja unos telediarios en los que brilla por su ausencia el pluralismo y la independencia. Una comisión del Consejo de Informativos de TVE trasladó un catálogo de “manipulaciones” a la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo. Las periodistas han impulsado los viernes negros —por el atuendo de luto que visten en pantalla— como forma de protesta por el bloqueo de los políticos a la renovación de la cúpula directiva. Esta campaña ha sido respaldada de forma masiva, pese que Sánchez insistió en que los periodistas de negro eran “una minoría minoritaria”.

En casi cuatro años de gestión ha favorecido la contratación a productoras afines al PP. En los últimos meses ha presentado al consejo de administración acuerdos para la compra de contenidos que superan los 130 millones de euros. En este paquete destacan los contratos con la distribuidora Video Mercury, de Enrique Cerezo, que supera el millón de euros.

Sánchez ha ido externalizado cada vez más parcelas de programas de actualidad, como La mañana, Aquí la Tierra o España directo. Una mala gestión del patrimonio ha dejado a TVE prácticamente sin platós. La venta de los históricos estudios Buñuel y la demolición de varias instalaciones de Prado del Rey afectadas por amianto han minado la capacidad de producción interna.

Con un 16,7% de audiencia en mayo, la cuota de pantalla de TVE dista mucho del liderazgo, que está en manos de Mediaset, con el 28,9%. En el plano financiero, el grupo estatal cerró el año pasado con una deuda de siete millones de euros, frente a los más de 80 millones registrados en ejercicios anteriores. El hecho de que el Gobierno de Rajoy accediera a devolver a RTVE lo que paga por IVA contribuyó a mejorar el resultado.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción