Los candidatos del PP

Líderes y exministros del PP ligan su futuro a Cospedal y Santamaría

Ángel Garrido apuesta por la exministra de Defensa mientras Íñigo de la Serna anuncia su apoyo a la exvicepresidenta

El exministro de Fomento Íñigo de la Serna, en rueda de prensa hoy en Santander.EFE / quality (efe)

María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría han convertido este miércoles su primera jornada como candidatas a la presidencia del PP en una exhibición de apoyos con el máximo peso orgánico. Líderes territoriales, exministros y diputados han ligado su presente a las candidatas —también, en algunos casos, a Pablo Casado— para recolocarse con vistas al incierto futuro del partido. Esas muestras de compromiso avanzaron tanto el combate de pesos pesados que será el proceso electoral como las heridas que puede abrir un congreso a las puertas de las elecciones de 2019.

Más información

El PP afronta la sucesión de Mariano Rajoy en un momento inesperado. El presidente aspiraba a un proceso ordenado, dirigido por Alberto Núñez Feijóo y con el examen de las elecciones municipales, autonómicas y europeas de 2019 ya superado. La moción de censura liderada por Pedro Sánchez reventó esas previsiones. Rajoy está en su plaza de registrador de Santa Pola (Alicante), hay siete candidatos a sucederle y el paso adelante de Cospedal y Sáenz de Santamaría ha obligado a significarse a los principales nombres del partido, temerosos de que el futuro líder no cuente con ellos.

Los exministros Íñigo de la Serna, Íñigo Méndez de Vigo, Fátima Bañez, Alfonso Alonso y Álvaro Nadal han anunciado este miércoles que apoyarán a Sáenz de Santamaría. Al tiempo, la exvicepresidenta buscará la complicidad de los representantes de las nuevas generaciones, que preside Diego Gago. Por su parte, los exministros Juan Ignacio Zoido, Dolors Montserrat —que será su portavoz—, Isabel García Tejerina y Rafael Catalá se consideran cercanos a Cospedal.

Los siete candidatos a suceder a Rajoy

María Dolores de Cospedal. Secretaria general del PP.

Soraya Sáenz de Santamaría. Exvicepresidenta del Gobierno.

Pablo Casado. Vicesecretario de Comunicación del PP.

José Manuel García-Margallo. Exministro de Exteriores.

José Ramón García. Diputado.

José Luis Bayo. Exdirigente de Nuevas Generaciones.

Elio Cabanes. Edil de Valencia.

Pablo Casado, el aspirante más afín a José María Aznar, espera contar con el apoyo de las nuevas generaciones y con el de Esperanza Aguirre. Ya tiene el del vicesecretario Javier Maroto; el del senador y exdirector de la Policía Ignacio Cosidó; o el de diputados jóvenes como Teodoro García Egea o Guillermo Mariscal.

Pero no todos los representantes del partido se han posicionado aún. Huérfanos de un líder capaz de aglutinar al partido, los diputados que esperaban a Núñez Feijóo, y que, tras su renuncia, animaron a Ana Pastor para lograr una candidatura de unidad, viven con la máxima tensión el proceso electoral.

“Los diputados que pintan canas nos dicen: ‘Soraya es perfecta, Cospedal es perfecta, pero gane una o gane la otra, habrá una purga contra la otra mitad del partido”, ha asegurado un diputado.

Personas y territorios

Nadie en el PP se atreve a aventurar cuánto valen realmente los apoyos de cada aspirante. Aunque los exministros tienen capacidad de arrastre por ser rostros conocidos, también pesan los líderes territoriales y, sobre todo, lo que decidan los afiliados.

Cospedal tiene la complicidad de las organizaciones de Madrid, Navarra o Castilla-La Mancha. Sáenz de Santamaría tiene predicamento en el País Vasco y Castilla-León. Casado tiene capacidad para captar votos en distintos territorios. Y hay comunidades clave que están indecisas —Galicia—, divididas —Andalucía, Cantabria y La Rioja— o a la expectativa —Comunidad Valenciana, Murcia, Extremadura y Cataluña—. Un complejo escenario al que se añade que los presidentes regionales no puedan garantizar el control de los votos de sus territorios.

“Esto es un follón y con tantos candidatos todo está muy repartido”, ha resumido un presidente autonómico. “Ya no es cuestión de lo que digan los líderes regionales, sino de qué piensan los afiliados”, ha seguido. “Por ejemplo, en Andalucía están mayoritariamente con Soraya, pero también hay votos para Cospedal y para Casado”.

Según fuentes populares, Sáenz de Santamaría solo podrá compensar el conocimiento que tiene Cospedal de las estructuras del partido si cuenta con la complicidad del coordinador nacional, Fernando Martínez-Maillo, o del vicesecretario Javier Arenas, que no se han decantado públicamente por ningún aspirante.

Sin un líder que actúe como pegamento y aglutine voluntades y apoyos, hasta los candidatos reconocen que hay riesgo de que estalle un conflicto interno. Como ha dicho el exministro José Manuel García Margallo: “Si convertimos esto en la guerra de las dos rosas, o en un enfrentamiento entre los Montesco y los Capuleto, acabaremos fragmentando el partido”.

Dos candidatos de última hora

Elio Cabanes, concejal de un pueblo valenciano extremadamente crítico con Mariano Rajoy, ha sido el último integrante del PP en dar el paso para aspirar a la presidencia.

Así, al mediodía de este miércoles se ha presentado en la madrileña calle de Génova para entregar los 100 avales preceptivos y unirse en la carrera por el poder a María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría, José Manuel García Margallo, José Ramón García Hernández, Pablo Casado y José Luis Bayo.

Además, un afiliado de Palencia se ha puesto en contacto con el partido para avanzar que enviará por correo los avales antes del límite marcado por el reglamento, que llegará a las 14.00 horas de este miércoles. Si consigue pasar el corte, habrá un total de siete candidatos a suceder a Rajoy.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50