Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andalucía recibe 986 inmigrantes llegados en patera en menos de 48 horas

El buen tiempo reactiva la ruta de las embarcaciones que arriban a las costas españolas

aquarius Ver fotogalería
Llegada de inmigrantes hoy al Puerto de Motril (Granada).

"Aquí llegan Aquarius todos los días. La misma atención y disponibilidad que tendrá en Valencia es la que debería tener garantizada en la Frontera Sur". Ana Rosado, activista de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), se refiere al último desafío al que se enfrentan los servicios de rescate, atención e identificación de las costas andaluzas. Dar respuesta al auxilio de 986 inmigrantes que han sido rescatados de 69 pateras en el estrecho de Gibraltar y el mar de Alborán, hasta el mediodía de este sábado, en menos de 48 horas. La cifra —un tercio superior a los 629 migrantes que este domingo serán atendidos en Valencia por un dispositivo de 2.300 personas— ha obligado a activar nuevos puntos de atención en Cádiz, Tarifa y Jerez y a liberar a recién llegados retenidos en calabozos de comisarías de Granada.

Sobre las 5 de la madrugada comenzaron unas intensas horas de rescate en las que las embarcaciones de Salvamento Marítimo apenas daban abasto para rescatar a las pateras de juguete que llegaban a través del estrecho de Gibraltar. En total, las siete Salvamares y buques han rescatado en este tiempo a 507 personas a bordo de 59 embarcaciones. En el Mar de Alborán la cifra ya asciende a 479 auxiliados que viajaban en 10 pateras. La mayoría de los auxiliados son hombres y de origen subsahariano. El incremento de llegadas también deja el peor balance que pueda darse en la conocida como Frontera Sur: cuatro fallecidos ahogados que fueron localizados este viernes flotando en el mar en las inmediaciones de las costas de Cádiz.

Los cuatro muertos se sumaban a uno más localizado el jueves, una jornada en la que se consiguió rescatar hasta 127 personas en las costas andaluzas. El pico de llegadas vuelve a poner a prueba el sistema de atención que España proporciona en el sur, después de que el último fin de semana de mayo se viviesen duras escenas en Cádiz y Granada. Ante el desbordamiento, el Ministerio del Interior dio la orden de liberar sin previo aviso a los inmigrantes que estaban retenidos en los calabozos de las comisarías. "Ya el año pasado se vivieron picos en estos meses. Este año están llegando más personas y justo lo que más nos preocupa es la atención que se les está dando cuando llegan aquí", reconoce Rosado. El buen tiempo ha reactivado esta ruta.

Sin embargo, en la nueva crisis que se vive en estos días, algo parece haber cambiado. "Ahora hay más coordinación con Interior", confiesa uno de los responsables de las ONG que se encarga de la atención. De hecho, hasta 450 inmigrantes han sido trasladados a un pabellón en Tarifa gestionado por la Guardia Civil, que hace las veces de calabozo y del que van saliendo los migrantes en tandas de cien para ser derivados a las comisarías de la provincia de Cádiz, donde se les identifica y entrega la orden de devolución. Esta fórmula ya fue empleada en otra crisis migratoria que se vivió en 2014 y fue recurrida judicialmente por la APDHA porque los inmigrantes "estuvieron más de 72 horas detenidos sin asistencia letrada y sin ponerlos delante un juez", como recuerda Rosado, aunque fue finalmente rechazada por el juez.

Atención de costa a costa

En Granada, de momento, no ha sido necesario el establecimiento de medidas auxiliares de emergencia. Tras el rescate, los migrantes han sido trasladados al puerto de Motril. A media mañana del sábado, la embarcación de salvamento ha sido alertada de otra patera con 55 personas a bordo. Cuando se dirigía a puerto, ha sido avisada de otra embarcación con un número similar de personas. Ante la imposibilidad de llevar a todos a Motril, quienes iban en esta patera han sido trasladados a Almería.

Las infraestructuras portuarias motrileñas tienen espacio para acoger a algo más de 80 personas, en unas instalaciones que ya el Defensor del Pueblo reconoció hace algunos meses que debían ser clausuradas. Ante la falta manifiesta de alojamiento, las fuerzas de seguridad se han visto obligadas a sacar de esas instalaciones a medio centenar de inmigrantes para dejar sitio a los que están por llegar. Flor Almón, alcaldesa de Motril, ha explicado que el presidente de la Cruz Roja de Motril estaba a media mañana del sábado haciendo las gestiones posibles para encontrar ONG con espacio disponible para alojar a estas personas. "En cualquier caso, si es necesario el ayuntamiento hará lo necesario para atender a estas personas", ha dicho Almón.

La mañana ha sido de mucha ocupación para los voluntarios de la Cruz Roja en el Puerto de Motril. A primera hora tuvieron que hacerse cargo de los migrantes rescatado en la patera avistada en la cercanía de Almuñécar. Cuando ya habían desembarcado y atendido a estos, y mientras esperaban la llegada de la segunda patera sobre las 13.30, han preparado algo de comida y bebida para recibirlo. A las 14.30 del sábado, el último de los pasajeros de la última patera arribada a Motril entraba en las instalaciones en las que podrá estar un máximo de 72 horas.

A esa misma hora, 18 mujeres esperaban ya montadas en un microbús fletado por CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado) su salida con destino a Málaga, Sevilla y Espartinas. Otros dos microbuses, fletados también por CEAR, con veinte personas a bordo cada uno, habían partido antes hacia otros destinos. En total, 58 personas han abandonado este sábado las instalaciones del puerto de Motril frente a las algo más de 100 que han ingresado durante la mañana.

Gerardo Esteva, presidente de Cruz Roja en Motril, ha confirmado que el domingo, su institución se hará también cargo de otras cincuenta personas. Estas personas irán a hostales, albergues o residencias propias de Cruz Roja, en las que pueden estar desde un día o dos hasta algunos meses —en el caso de las residencias— a la espera de que cada uno de los migrantes decida su destino final.

En Cádiz, la mayor afluencia de llegadas ha llevado a activar puestos de emergencia de atención de Cruz Roja en el Club Náutico Elcano de la capital y en el polideportivo Kiko Narváez de Jerez. Allí llegan los inmigrantes, una vez superadas las 72 horas de detención policial. El primer punto fue activado en la tarde del viernes y ya acoge a 23 personas de un máximo de 56. En Jerez está prevista una capacidad máxima de 200 personas, aunque desde Cruz Roja descartan que se lleguen a ocupar al máximo "ya que llegarán escalonadamente".

Con todo, desde APDHA esperan que la atención a los inmigrantes en la Frontera Sur se normalice para evitar escenas de improvisación. "Con la de años de experiencia que tenemos no se entiende esta forma de proceder", reconoce Rosado. Sobre todo porque desde la entidad vaticinan que la afluencia seguirá al alza. "La ruta italiana y la griega están cerradas a cal y canto y la de Marruecos con España se percibe ahora mismo como menos peligrosa", remacha la activista.

Más información