Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV se acerca al sí a Sánchez presionado por el apoyo catalán

El mensaje de los nacionalistas vascos al PSOE es claro: si tiene el voto de los independentistas y asume el Presupuesto de Rajoy, estarán dispuestos a votar a favor

Madrid / San Sebastián
Mariano Rajoy, en el centro, ayer en los pasillos del Congreso de los Diputados. En vídeo, las declaraciones de Catalá.

Los partidos nacionalistas vascos y catalanes deciden de nuevo el destino de la política española. El PNV no veía clara la moción de censura de Pedro Sánchez, pero en las últimas horas, según fuentes nacionalistas vascas y catalanas, se ha acercado más al sí ante la evidencia de que ERC y el PDeCAT apoyarán la censura y les dejarían como salvadores de Mariano Rajoy, una situación incomodísima ante su propio electorado. La decisión se tomará este jueves por la tarde, pero el mensaje del PNV a Sánchez es claro: si tiene el voto de los independentistas y asume el Presupuesto de Rajoy, estarán dispuestos a votar a favor.

El PNV está desesperado. Se ve envuelto en una decisión que nunca querría haber tomado. Detestan ser decisivos esta vez. La semana pasada, cuando decidieron apoyar los Presupuestos, hubo tensión interna, pero ganó la posición pragmática de Andoni Ortuzar. Ahora, todas las opciones son malas, según fuentes nacionalistas, tanto salvar a Rajoy como hacer presidente a Sánchez. Lo que más teme el PNV es la inestabilidad y la convocatoria de elecciones, por el probable ascenso de Ciudadanos, el único gran partido que cuestiona el Cupo vasco.

Por eso el PNV, presionado por el voto afirmativo de los independentistas catalanes, está pidiendo a Sánchez algunas garantías importantes. Primero, que asuma los Presupuestos elaborados por el PP y que se encuentran en su fase final de aprobación. Las cuentas pactadas por el PNV con Rajoy incluyen 540 millones de euros con inversiones de todo tipo, desde el tren de alta velocidad a mejoras en puertos y aeropuertos.

Para poder desarrollar esas inversiones, los Presupuestos deben aprobarse en el Senado a mediados de junio y luego otra vez en el Congreso. En la Cámara alta, el PP cuenta con mayoría absoluta y el ministro de Economía, Román Escolano, ya ha garantizado que no habrá una venganza contra el PNV si finalmente se suma a la moción de censura.

Los problemas pueden llegar cuando los Presupuestos regresen a la Cámara baja. En ese caso, los socialistas han comunicado al PNV que asumirán como propias las cuentas del PP, según reconocen fuentes del PSOE, informa Elsa García de Blas. Y lo harán con dos argumentos: ya no dará tiempo a elaborar otros Presupuestos en lo que quede de año y la opción de aprobar los últimos de Rajoy es preferible a la de prorrogar los del año pasado, que eran mucho más restrictivos en el gasto.

La segunda condición que le pone el PNV al PSOE es que Sánchez garantice un tiempo sin elecciones para ejecutar esas inversiones y dar estabilidad. Y, por último, que tenga amarrado el voto afirmativo de ERC y PDeCAT. Precisamente, en estos días ha habido múltiples conversaciones entre el PNV y el PSOE, pero también entre los nacionalistas vascos y los independentistas catalanes. La relación es histórica. En el Congreso, dominado por exdirigentes de la antigua Convergència, aún se mantiene el espíritu de colaboración que se rompió con la decisión de Carles Puigdemont en octubre de no convocar elecciones en Cataluña y dar al traste con la mediación del lehendakari.

Para los vascos, según explican en privado, es complejo explicar a su opinión pública y a sus bases que son los salvadores de Rajoy después de la sentencia del caso Gürtel mientras sus socios catalanes contribuyeron a echarlo.

Discurso suave

Para darle su apoyo, los diputados del PDeCAT piden que Sánchez sea suave en su discurso y evite llamar racista a Torra, como había hecho hasta ahora. Con ese ambiente en el grupo a favor del sí, este miércoles Marta Pascal, coordinadora de PDeCAT, ha organizado desde Madrid, donde estaba para dirigir la operación, un encuentro por videoconferencia al que ha sumado a Puigdemont desde Berlín y a Torra desde Barcelona. La coincidencia ha sido generalizada en que hay una oportunidad de un mínimo acercamiento con Sánchez mayor que con Rajoy, según fuentes nacionalistas.

El sí de PDeCAT parece prácticamente decidido. ERC ya lo ha anunciado casi formalmente y en privado sus dirigentes lo dan por hecho. Las manzanas van cayendo en el cesto de Sánchez, pero falta la más importante: el PNV. Los nacionalistas decidirán este jueves por la tarde

Más información