Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez confía en que ganará y no prevé anunciar la fecha de las elecciones en el debate

La información del PSOE es “positiva” sobre el posible apoyo de vascos y catalanes

Pedro Sánchez confía en que puede ganar la moción de censura con apoyo de Podemos, el PNV y los partidos independentistas. Aunque los socialistas no tenían ayer la confirmación de que contaban con el apoyo de los vascos y los catalanes, su información era “positiva” respecto al sentido del voto de estos partidos tras sus conversaciones. Tras el rechazo de Ciudadanos, Sánchez opta para sacar adelante la moción con los partidos que no quieren elecciones inmediatas y por eso en el debate no prevé anunciar la fecha en la que las convocaría.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, flanqueado por los principales dirigentes el partido, en el Congreso. En vídeo, las declaraciones de los diputados a su llegada al Congreso.

Pedro Sánchez ha dado por perdida la posibilidad de que Ciudadanos apoye su moción de censura contra Mariano Rajoy, por lo que la única opción de que esta prospere ahora es con el respaldo de Podemos, el PNV y los independentistas catalanes. Una vez descartada la vía Ciudadanos—que el PSOE buscó ofreciendo al partido de Albert Rivera, según adelantó EL PAÍS, que ambos partidos consensuaran ya la fecha de las elecciones—, los socialistas solo esperan el respaldo del resto de formaciones, a las que une que no quieren elecciones inmediatas. Por ese motivo, el líder del PSOE no tiene previsto anunciar en el debate la fecha en la que estas se celebrarían si llega a La Moncloa, según fuentes de la dirección.

En el discurso en el que Sánchez anunció su moción de censura contra Rajoy, el líder del PSOE propuso un Gobierno transitorio en solitario que convocaría elecciones “cuanto antes”. No concretó la fecha y esta seguirá, de momento, sin despejar, porque la intención del líder socialista es atraer el apoyo de formaciones que le han trasladado en sus conversaciones que no quieren elecciones inmediatas. Ni al PNV, ni a los independentistas catalanes les interesa en estos momentos que se convoquen comicios pronto por el miedo a que Ciudadanos los gane. Tampoco a Podemos le beneficiarían, tras la crisis del chalé y tras haber pedido elecciones inmediatas, ayer Pablo Iglesias defendió que su primera opción pasa por “un Gobierno plural y estable que pueda gobernar hasta 2020”.

El PSOE preferiría, como Ciudadanos, unas elecciones más pronto que tarde, trasladan en la dirección, toda vez que son conscientes de que con solo 84 diputados de 350 sería muy difícil cualquier gobernabilidad. Los socialistas estaban dispuestos a que las elecciones se celebraran “este mismo año”, según fuentes de la dirección, y así se lo trasladó el secretario de Organización, José Luis Ábalos, al vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, en la reunión que mantuvieron ambos el martes. Ábalos ofreció consensuar la fecha de antemano, pero Ciudadanos lo rechazó porque solo contempla que los socialistas retiren su moción y presenten otra con otro candidato que no fuera Sánchez, una opción inasumible para el PSOE.

Otro escenario

Ábalos defenderá la propuesta

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, será el primer diputado en subirse a la tribuna del Congreso para defender la moción de censura contra Rajoy, en lugar de Margarita Robles, portavoz parlamentaria. Lo hará en representación de los 84 diputados del PSOE que la han presentado y sin límite de tiempo. Después, le podrá responder el Gobierno si así lo decide o, en caso contrario, tendrá la palabra Pedro Sánchez, también sin límite de tiempo. En la moción presentada por Podemos, Rajoy se enzarzó en un largo debate durante varias horas con Pablo Iglesias e Irene Montero. Una vez terminado ese duelo, los grupos irán interviniendo de menor a mayor durante la tarde del jueves y la mañana del viernes. La votación se espera sobre las 14.00 del viernes.

Pero una vez cerrada esta vía, entiende la cúpula del PSOE, el escenario es otro. “Teníamos que elegir, o unos u otros. Ciudadanos nos dio un portazo, así que lo que no vamos a hacer es cerrarnos los otros apoyos”, trasladan en la dirección socialista. El Gobierno en solitario del PSOE ya no tendría por qué tener una duración “en la brevedad que planteaba Ciudadanos”, afirman estas fuentes, y la intención sería mantenerlo en función de que tuviera posibilidades reales de gobernar, con el compromiso último siempre de “no agotar la legislatura”.

Sánchez llega al debate de la cuarta moción de censura de la democracia, la primera que él presenta, con optimismo por sus opciones de prosperar y porque está “ganada en la calle”, trasladan en la cúpula. Pero los equilibrios son inestables y su discurso estará muy medido para no cerrar ninguna puerta. Fuentes de la dirección parlamentaria del PDeCAT afirman que seguirán con atención sus palabras sobre Cataluña. Sánchez defenderá el Estado de derecho y el compromiso del PSOE con la Constitución, pero no será “provocador” con los catalanes, dicen en su entorno.

En la dirección socialista aguardan con expectación los movimientos que pudiera hacer el PP para evitar que Sánchez llegue a La Moncloa. Su propósito es mantener la censura. “O Rajoy dimite o se debate la moción”, dicen.