Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV pondrá como condición al PSOE que no convoque elecciones

Los 'peneuvistas' no ven clara ahora la moción de censura impulsada por Pedro Sánchez

Casi todo ha cambiado en la política española en los últimos años. Pero hay una constante: el PNV sigue siendo un elemento clave. Los nacionalistas vascos permitieron la aprobación de los Presupuestos y serán ellos, si Ciudadanos sigue en el no, quienes decidirán si la moción de censura de Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy prospera o fracasa. El PNV no ve clara la censura ahora. Si se suma habrá una condición: que el PSOE no convoque ya las elecciones.

Andoni Ortuzar, presidente del PNV, saluda a Maddalen Iriarte, de EH Bildu, ayer en Santurtzi.

Andoni Ortuzar, presidente del PNV, ha dejado claro este domingo en El Diario Vasco que no les gusta esta moción, que no ha sido negociada con ellos: "Creo que Sánchez se ha precipitado. La tendría que haber cocinado un poco más", ha dicho.

 Pero los nacionalistas vascos tampoco quieren asumir el papel de salvadores de Rajoy, así que Ortuzar no descarta apoyar finalmente la moción en función de una negociación con los socialistas en la que les deberían ofrecer al menos lo mismo que el PNV ha pactado ya con el PP para sacar adelante los Presupuestos. "Queremos saber si va en serio. Nos gustaría saber cuáles son sus compromisos con la agenda vasca y con las cosas que nosotros hemos ido apalabrando en los últimos tiempos", ha explicado Ortuzar. Fuentes del PSOE señalan que ya hay contactos para organizar una reunión con el PNV.

Lo que más preocupa al partido vasco, y por eso decidieron apoyar los Presupuestos y dar aire a Rajoy, es un adelanto electoral. A su juicio, unos comicios ahora darían alas a Ciudadanos, su gran enemigo, el único gran partido que pone en cuestión el Cupo vasco (el dinero que Euskadi paga al Estado en función de su modelo especial de financiación). Por eso quieren garantías del PSOE de que esta moción es para gobernar. “Nosotros no queremos elecciones ya, nos parece un despropósito porque, además, sería ponerle en bandeja a Ciudadanos la situación y no arreglaría nada”, afirmó Ortuzar.

El PNV estaba cómodo con la situación del pasado miércoles, cuando votaron los Presupuestos de Rajoy, que llevan 540 millones de euros en inversiones en el País Vasco y una subida de pensiones clave en una comunidad envejecida y con enormes protestas de pensionistas. Ahora el Gobierno del PP, además de los mecanismos habituales de presión a través del empresariado vasco, reacio como todos a la inestabilidad, puede amenazar con no aprobar esos Presupuestos si el PNV apoya la moción de censura.

Sería difícil de explicar para el PP, pero Ortuzar admite que existe esa posibilidad: "Una moción de censura no debería interferir para que la mayoría del PP en el Senado los refrendase [los Presupuestos]. Otra cosa es que un PP enrabietado dijera 'pues ahora no hay nada".

Los nacionalistas vascos dudan, pero ya han demostrado que, a diferencia del independentismo catalán, ellos no están pensando en romper el tablero. Negocian para beneficiar sus intereses. "Es lo que habían hecho toda la vida los de CiU y les iba muy bien hasta que decidieron echarse al monte", resume un dirigente nacionalista. "Llevamos 122 años negociando, sabemos de qué va esto", presume otro.

Solo hay una ventaja para el PNV en hacer a Sánchez presidente: la certeza de que eso le reforzaría frente a Albert Rivera. Los nacionalistas ven con preocupación cómo Ciudadanos va quitando votos al PSOE. Más de un 8% según el CIS. "El PSOE es nuestro aliado natural, siempre lo vamos a preferir al PP", insisten. En todo caso, el PNV preferiría no ser decisivo: que el foco se colocara en Ciudadanos como el verdadero salvador de Rajoy. Por eso no se define, esperando que la presión vaya a otros. "El PNV, de momento, ni sí ni no", insiste. Pero sus dirigentes saben que tarde o temprano ese peso va a llegar.

Los números y los tiempos, contra Sánchez

Los socialistas insisten en que no tenían más opción que plantear ahora la moción de censura después de la sentencia del caso Gürtel. Pero el momento no puede ser más adverso. Los Presupuestos se votan en el Senado el 19 de junio y la moción llegará probablemente antes, con lo que el PNV tiene muchos incentivos para no apoyarla y evitar poner en riesgo esas cuentas pactadas con el PP. Los populares, que tienen la presidencia del Congreso y mayoría absoluta en el Senado, controlan los tiempos. Los números también son endiablados porque basta con que falle un solo partido, ERC, PDeCAT o PNV para que no salga.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >