Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La extensión del 155 obliga a Torra a gobernar con Rajoy y sus ministros

Moncloa explora fórmulas jurídicas que avalen su posición ya que no va a dar el visto bueno al Govern que propone el 'president'

El Gobierno de España sigue al frente de la gestión de Cataluña al mantener en plena vigencia la aplicación del artículo 155 de la Constitución aunque Quim Torra haya sido elegido presidente de la Generalitat. El bloqueo de la lista de consejeros elaborada por Torra, por haber incluido a presos y huidos, provoca una situación inédita al quedar toda ella invalidada tras negarse el Gobierno a publicarla. El Ejecutivo explora fórmulas jurídicas que avalen su posición ya que no va a dar el visto bueno al Govern que propone su presidente.

Rajoy, en la convención nacional del PP celebrada en Sevilla. En vídeo, declaraciones del PP, PSOE y Ciudadanos.

La negativa del Gobierno a publicar en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña la lista de consejeros elegidos por el presidente catalán, Quim Torra, supone en la práctica que este último debe gobernar con Mariano Rajoy y sus ministros. El bloqueo continuará sin la menor duda al no levantarse el artículo 155, señalan estas fuentes. Pero surgen interrogantes. Los consejeros de la Generalitat son, mientras no se publique la lista de consejeros, los ministros de Rajoy que ejercen actualmente las competencias de cada área a través de los altos cargos de la Administración catalana. A quién dará instrucciones el presidente de la Generalitat, Quim Torra, desde hoy mismo, es la primera pregunta que cabe plantearse, según reconocen en el Ejecutivo.

Con el artículo 155 de la Constitución en pleno vigor, el Ejecutivo central tiene en su mano publicar en el diario oficial —y, por tanto, hacerlo realidad jurídica y política— los nombres de los consejeros elegidos por Torra. No lo hará, tal como ayer comunicó el Ejecutivo al secretario general del Govern, Víctor Cullell. Se da el visto bueno a uno de los decretos dictados por Torra, en el que se aborda la estructura de ese Gobierno y las competencias de cada consejería, pero no así al segundo decreto, en el que se enumeran los nombres de los consellers entre los que figuran los encarcelados Josep Rull (Territorio y Sostenibilidad) y Jordi Turull (Presidencia) y los fugados Lluís Puig (Cultura) y Toni Comín (Sanidad). Todos están procesados por malversación y rebelión, salvo Puig, que cambia este último delito por el de desobediencia.

Si hubiera habido un decreto por cada consejero podría haber habido la publicación de los que no ofrecen reparos legales, pero al ser este único, toda la lista queda invalidada, señalan fuentes gubernamentales. “Se va a proceder a analizar la viabilidad” de publicar el decreto 2/2018 por el que se nombran el vicepresidente del Govern y los consejeros de la Generalitat. Además, se recuerda que la publicación de este acuerdo “requiere la autorización por parte del Gobierno de la nación, sin la cual el acto o disposición carecería de validez y efectos”.

Pocos cambios

Torra ha copiado la estructura del Govern de Carles Puigdemont, retocando algunas atribuciones y realizando algunos cambios menores, pero eso no sería problema. El Gobierno avisó a Torra este viernes, a través del portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo, de que no propusiera a personas presas ni sujetos a órdenes de detención por la justicia española. La negativa a hacer efectivo ese Govern conlleva problemas e incertidumbres. Además de las protestas del mundo independentista —unos con más ahínco que otros— y del rechazo de colectivos jurídicos de que se pueda impedir la publicación de los consejeros, no es fácil articular cómo se ejerce el día a día, reconocen fuentes gubernamentales.

El Gobierno ha vivido estos siete meses de intervención en Cataluña sin excesivas tensiones toda vez que no se ha inmiscuido en políticas de fondo sino que se ha limitado a gestionar los asuntos ordinarios. Ahora, con la elección de un presidente sin tacha jurídica, no descarta que la situación en las consejerías se torne difícil por la dualidad de poderes: un president, y el Gobierno de Madrid. En las próximas horas los servicios jurídicos del Estado trabajarán a pleno rendimiento para dar respuestas a las preguntas que Mariano Rajoy tiene sobre la mesa. Además, se añade el esfuerzo que deberá hacer para convencer al PNV, que decidirá hoy su voto, de que apoye esta semana los Presupuestos a pesar de que no se haya levantado el artículo 155 de la Constitución como exigían los nacionalistas vascos.