Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El encanto de leer un diario en cualquier soporte

Papel o Internet, para todos los asistentes a la gala lo esencial es estar informado

Foto de los galardonados con los premios Ortega y Gasset rn rn
Foto de los galardonados con los premios Ortega y Gasset

El más tempranero en llegar fue Marwan. Poeta y cantante, devora periódicos en busca de enfoques distintos para su obra. “Más evocadores y cercanos a la belleza”, decía una hora antes de que se abrieran las puertas para entrar a la sala Fernando de Rojas, del Círculo de Bellas Artes de Madrid, donde se celebró la gala de entrega de los premios Ortega y Gasset en su 35ª edición. Marwan iba anotando las entradas y esperaba impaciente a los ídolos que sigue desde hace décadas en los papeles. Así que saludó nada llegar a Almudena Grandes, quien ha sido jurado de esta edición, y departió con Juan José Millás mientras veía pasar a Andrés Rábago, El Roto,y ayudaba a hacer la crónica con quienes se iban incorporando. “Mira, ahí entra Manuel Vicent”, soplaba.

A la cuadrilla literaria asistente se unieron pronto Jorge Benavides, recién galardonado con el premio Fernando Quiñones de novela; Jorge Edwards, Elvira Lindo, Martín Caparrós o Julio Llamazares.

Grandes contó que se había esmerado en que el premio a toda una trayectoria profesional fuera en esta ocasión para Soledad Gallego-Díaz. “Es un reconocimiento al periódico que ha contribuido a crear desde el principio, más que a ella”, comentaba la escritora. “No comprendo que hasta ahora no se lo hubieran dado. Deben ser esas cosas del pudor a la hora de premiar a los de la casa, pero méritos le han sobrado siempre”, enfatizó. Con ella estaba muy de acuerdo la cantante María Rozalén, también miembro del jurado, a quien le preocupan algunos de los males que atraviesa el periodismo: “Esa obsesión por el clic. Creo que es fatal”. Ella lo equilibra leyendo grandes historias y a columnistas.

Pero esa irrupción de la preocupación por las audiencias digitales en los medios escritos es algo que no va a dejar que disminuya la pasión que siente por EL PAÍS a Josemi Carmona: “Es mi periódico, punto”, comentaba el músico. “Me gusta como desglosan todo y nos hacen partícipes de lo que ocurre en el mundo”.

El actor Pedro Casablanc advertía de lo que su profesión necesita a los medios. A poder ser, con la nostalgia del papel: “No sé, tiene otro encanto”. Todo lo contrario que la cantante canaria Rosana, que se confesaba enganchada a los medios por Internet. “Qué remedio”, señalaba.

Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid y productor de cine, es muy seguidor de las páginas de Cultura y de Deportes. “No solo por lo que me toca en el trabajo, también por el teatro”, aseguraba.

Junto al arte en todas sus manifestaciones, el mundo económico también contó con una amplia representación en la entrega de los premios. Entre otros, asistieron Luis Isasi, presidente de Morgan Stanley; Antonio Basagoiti, presidente del consejo de administración del Banco Santander Totta; Joaquín Arenas, presidente de Bank Of America Merrill Lynch para España y Portugal; el exvicepresidente del Santander Matías Rodriguez Inciarte; Javier Moll, presidente de Prensa Ibérica y de la Asociación de Medios Impresos (AMI); o José Boada, presidente del Grupo Pelayo.

A ellos se sumaron muchas otras personalidades, como el director del Centro Nacional de Inteligencia, Félix Sanz Roldán; el presidente de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión, Manuel Campo Vidal; el historiador José Álvarez Junco, o el presidente de Efe, José Antonio Vera. Destacada fue la presencia diplomática, con representantes de las Embajadas de Argentina, Chipre, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Hungría, México, Panamá, Perú, Polonia, Portugal y República Dominicana.

Más información