Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno supera en el Congreso el primer pulso de los Presupuestos para 2018

La Cámara rechaza las enmiendas a la totalidad con el apoyo involuntario de Nueva Canarias

Montoro en el debate sobre los presupuestos en el Congreso.

El Gobierno ha superado el primer escollo en el Congreso de los Diputados para seguir con el trámite del proyecto de Presupuestos de 2018. Como estaba previsto, ha tenido que ser en el límite de la aritmética parlamentaria, aunque desbaratando el cáculo inicial, al conseguir el apoyo de Ciudadanos, PNV, UPN, Coalición Canaria, Foro Asturias y Nueva Canarias para rechazar las enmiendas a la totalidad de la oposición. El diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, ha roto el empate en la votación de presupuestos al votar en contra de las enmiendas "por equivocación", lo que ha permitido que las cuentas públicas pasen su primer examen sin necesidad de repetir la votación al deshacer el empate técnico previsto inicialmente a 175 votos. Quevedo ha solicitado a la Mesa del Congreso constancia en acta de que fue un "error ajeno a su voluntad".

Ahora se abre el período de las enmiendas parciales que culminará el 24 de mayo, cuando si el PP mantiene el apoyo logrado este jueves en la Cámara e incorpora el voto de Nueva Canarias, logrará su aprobación definitiva con 176 votos. El PNV, que en última instancia alcanzó un acuerdo con el PP para el primer trámite de las cuentas, ahondará en la negociación y, como ha insistido su portavoz parlamentario Aitor Esteban en la Cámara, en función de ella, de los pactos ya alcanzados, de la situación de Cataluña y de la agenda vasca de competitividad mantendrá o no su respaldo.

Esteban ha reiterado su oposición a la intervención de la Generalitat de Cataluña mediante el artículo 155 de la Constitución, cuya aplicación, ha considerado, “ha provocado más problemas”. Desde “el reconocimiento del paralelismo en las reivindicaciones nacionales” de Cataluña y Euskadi, se ha mostrado partidario de recuperar el autogobierno “cuanto antes”: “No perderíamos ni un minuto para que las instituciones vascas estuvieran en manos de sus legítimas instituciones. Dirigidas desde el país, no desde Madrid”.

El PNV, ha asegurado Esteban, ha tenido que tomar “decisiones trascendentales frente a presiones política y mediáticas” y ha admitido que la aprobación final de estas cuentas dependerá del PNV. Ha remarcado que su partido no había entablado negociaciones con el Gobierno “dando tiempo” a la salida de la situación creada en Cataluña hasta el martes, cuando el presidente de la formación, Andoni Ortuzar, y Mariano Rajoy se reunieron en La Moncloa.

Con todo, ha insistido en que el sentido final del voto de su partido dependerá de la derogación "inmediata" del 155 tras la elección de un nuevo Govern y “de la actitud de todos y cada uno de los actores políticos concernidos” en la búsqueda de una solución. Y ha subrayado esto último, dejándose una puerta abierta a cualquier decisión final. También del acuerdo sobre las pensiones cerrado con el Gobierno, que ha deseado plasmar en el marco del Pacto de Toledo, retrasando el pacto de sostenibilidad para ganar tiempo, así como el aumento de la pensión de viudedad.

Tras el pleno, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha considerado el de este jueves "un primer paso muy importante" y que el rechazo de las enmiendas de la oposición es una decisión "buena para España". El presidente ha agradecido su voto a los grupos que han facilitado que el proyecto presupuestario siga su tramitación, pero ha prevenido de que el trámite parlamentario de este jueves no significa que los Presupuestos estén ya aprobados, ya que dependen de la votación de finales de mayo y su ratificación en el Senado.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha realizado una defensa del proyecto presupuestario como si fuera exclusivamente suyo y no del Gobierno, pero sobre todo ha utilizado su tiempo en la tribuna del Congreso para arremeter contra el PSOE. Ha culpado a los socialistas de los seis meses de retraso de su aprobación por ser un “partido socialista podemizado” instalado en el “no es no”.

Ha aludido a “la crisis de Zapatero” y ha puesto a Ciudadanos como garantía de “la estabilidad política frente al desafío separatista”. Incluso ha acusado a los socialistas de “cómplices de los golpistas” catalanes por votar con ellos contra los Presupuestos: “¿Por qué vota hoy el PSOE con ERC o con Bildu?”.

El líder de Ciudadanos se ha referido a los Presupuestos con propiedad: “Hemos conseguido una bajada de impuestos importante”, “vamos a dar un cheque fiscal para guarderías”, “vigilaremos que las comunidades no se dediquen a despilfarrar”, “se han acabado los recortes…”. Solo al final, ya centelleando la luz roja, se ha dirigido al PP, aunque también a cuenta de Cataluña y las supuestas facturas del 1-O pagadas con dinero público, culpando a Montoro de ser útil a la estrategia de Puigdemont.

En la réplica, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha agradecido el apoyo de Ciudadanos a los Presupuestos que son una “iniciativa del Gobierno". "Es una iniciativa exclusiva del Gobierno”, ha insistido como si lo estuviera subrayando en fosforescente. Montoro también se ha sentido molesto con que Rivera se adjudicara "el final de los recortes". "El gasto público está subiendo desde 2014 y el de prestaciones sociales no ha bajado. No hace falta que haya venido Ciudadanos. Ciudadanos no ha venido a acabar con los recortes, porque se acabaron antes de que llegara Ciudadanos a la Cámara", ha atizado.

Más información