Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo seguirá investigando a la senadora Barreiro pese a la petición de archivo del fiscal

La juez Ana Ferrer llama a declarar a tres testigos sobre la relación de la exalcaldesa de Cartagena con Púnica

La senadora del PP Pilar Barreiro, a la salida del Supremo tras declarar por el 'caso Púnica'.
La senadora del PP Pilar Barreiro, a la salida del Supremo tras declarar por el 'caso Púnica'.

El Tribunal Supremo ha optado por no archivar por ahora la causa abierta contra la senadora del PP Pilar Barreiro y exalcaldesa de Cartagena tal y como había pedido la Fiscalía. El ministerio público pidió el pasado 15 de marzo que se archivara el procedimiento en el que se investiga la presunta relación de Barreiro con la trama de corrupción Púnica al considerar que no había indicios racionales de delito. Sin embargo, la juez Ana María Ferrer, que instruye el caso, ha dictado una providencia por la que, antes de decidir si atiende la solicitud del fiscal, cita a declarar el próximo 11 de mayo a tres testigos.

La senadora del PP está siendo investigada por fraude, falsificación de documento mercantil, prevaricación, malversación de caudales públicos y cohecho que motivaron la investigación Uno de los testigos citados es Francisco Javier Bueno, un empleado de Alejandro de Pedro considerado el conseguidor de Púnica. Bueno, investigado en la causa que se sigue contra los no aforados en la Audiencia Nacional, ha confesado las irregularidades de la trama y sostuvo que vio a Barreiro y al expresidente de Murcia Pedro Antonio Sánchez reunirse con De Pedro en un hotel de Madrid.

La juez ha citado también a Beatriz Palazón, concejal del PP en el Ayuntamiento de Cartagena, del que Barreiro era alcaldesa; y al periodista Isaac Vaquer, contratado por Púnica para que insertara noticias positivas para la reputación de la entonces regidora en un diario local y que ya declaró como testigo en la Audiencia Nacional.

La petición de la fiscalía para que se archivara el caso llegó después de que Barreiro declarara en febrero pasado ante la juez del Supremo Ana Ferrer y reconociera que mantuvo contactos con el experto informático de Púnica, Alejandro de Pedro, para que mejoraran su imagen en Internet. Sin embargo, negó en todo momento que dichos trabajos –que aseguró que no se habían llegado a realizar- fueran a ser pagados con fondos públicos, sino que los mismos iban a ser cubiertos por su partido.

El Supremo abrió la causa contra Barreiro tras recibir una petición del juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, que hasta junio estuvo al frente del caso Púnica en la Audiencia Nacional. Velasco no podía investigar a Barreiro debido a la condición de aforada de la actual senadora y que, cuando se produjeron las primeras detenciones en octubre de 2014, era diputada. Velasco pidió al Supremo que lo hiciera al considerar que la exalcaldesa de Cartagena había contratado con dinero público a uno de los principales implicados en la Púnica, Alejandro de Pedro, para que mejorara en las redes sociales su reputación, que estaba muy deteriorada después de verse presuntamente vinculada al supuesto caso de corrupción Nova Carthago. Por esta causa también tuvo que declarar ante el Supremo, pero entonces el alto tribunal sobreseyó las acusaciones contra ella.

Más información