Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crecida del Ebro no llegará a los límites de 2015

l consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, Vicente Guillén, ha informado de que la punta de la riada llegará a la Ribera Baja este lunes

Las características de la crecida del Ebro son diferentes a la sucedida en 2015 y, por tanto, no es de prever que produzca los mismos daños. El consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, Vicente Guillén, informó ayer de que la punta de la riada llegará a la Ribera Baja durante hoy lunes. Guillén mencionó que las características de esta crecida son “especiales” en relación a la de 2015, ya que esta riada viene “en modo meseta” y es “mucho más lenta de lo esperado”, por debajo en todo caso de la avenida de 2015.

Desbordamiento del rio Ebro a la altura de Boquiñeni. Al fondo, el municipio de Pradilla.
Desbordamiento del rio Ebro a la altura de Boquiñeni. Al fondo, el municipio de Pradilla.

Guillén advirtió de que el caudal del Ebro se puede ver incrementado por la aportación que haga el río Gállego. En cualquier caso, precisó que los técnicos de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) entienden que el nivel del agua en la Ribera Baja no va a aumentar “sustancialmente”. “Se va a incrementar un poco, pero sin poner en peligro los cascos urbanos, que es lo que más estamos intentado cuidar”. La crecida llegaría la noche del domingo a Zaragoza, pero no había previsiones de problemas.

El consejero recordó que en los municipios ribereños hay desplegados efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), de bomberos e infraestructuras de la Diputación Provincial de Zaragoza y medios del Gobierno de Aragón. “La previsión es que podamos contener el cauce, pero en cualquier caso nos gusta ser prudentes y vamos a estar muy atentos”.

Guillén mencionó que, al igual que en la Ribera Alta, se habla con los Ayuntamientos de los municipios de la Ribera Baja para plantear la posibilidad de que las personas con movilidad reducida se puedan trasladar a centros adecuados, “aprovechando que hoy hace un buen día”. “Esto se va a hacer siempre contando con los servicios sociales y con la valoración de los Ayuntamientos. Nosotros recomendamos, pero no tomamos ninguna decisión”. Precisó que se trataría de una medida preventiva, dado que no se espera que la crecida llegue a los cascos urbanos.

Críticas de agricultores

Guillén señaló la localidad de Pina de Ebro como el sitio “más crítico” donde se podría percibir algún problema en el casco urbano, aunque no se espera que sea así. “En el resto de municipios hay afecciones sin ninguna duda para la agricultura, que duelen porque desde el punto de vista económico se van a producir muchas pérdidas, pero las prioridades que tenemos desde Protección Civil son las personas”. Sobre las críticas de agricultores y ganaderos respecto a la falta de limpieza del cauce del Ebro, reconoció que son “razonables” pero que la responsabilidad del Gobierno de Aragón está “muy lejos” de poder actuar en este sentido.

“Los agricultores piden que se limpie el río”, manifestó, “algo que vemos perfectamente lógico, pero la legislación medioambiental europea y española dificultan muchísimo esas cuestiones”. No obstante, ha considerado que en esta reivindicación los agricultores tienen “razón” y que las administraciones tienen que hacer “un esfuerzo” para poder resolver “de una vez este problema”, ya que “cada vez con menos caudal se producen más afecciones”.

Por otra parte, un hombre tuvo que ser rescatado de su finca, ubicada en el municipio zaragozano de Fuentes, al quedarse aislada por el agua procedente de la avenida extraordinaria del río Ebro, según ha informado la Guardia Civil. La evacuación, por medio de un helicóptero, se produjo a mediodía de ayer.