Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos tres de los cuatro acompañantes de Puigdemont

La Policía Nacional ha arrestado este miércoles a los dos mossos y al historiador Josep Lluís Alay

Carles Puigdemont junto a Clara Ponsatí en una fotografía de archivo. EFE-Quality

La Policía Nacional detuvo este miércoles en Barcelona a tres de las cuatro personas que acompañaban a Carles Puigdemont cuando fue arrestado en Alemania el pasado domingo. A mediodía detenía a Xavier Goicoechea Fernández y a Carlos de Pedro López, los dos mossos que se turnaban para conducir el vehículo en el que viajaba el expresidente de la Generalitat rumbo a Bruselas. Por la tarde, al historiador y profesor universitario Josep Lluís Alay Rodríguez. Horas después de haber prestado declaración, los tres quedaron en libertad, acusados de encubrimiento, un delito que está penado con hasta tres años de prisión. Los arrestos fueron realizados por la Brigada Provincial de Información de Barcelona en el marco de las diligencias de investigación incoadas por la Fiscalía de la Audiencia Nacional.  

De Pedro fue detenido a las 12.45 en el aeropuerto de El Prat, donde acaba de aterrizar en un vuelo procedente de Bruselas. Goicoechea fue detenido un cuarto de hora después en las inmediaciones de su domicilio, en Vilassar de Mar, a 24 kilómetros de la capital catalana. Alay fue arrestado a las 19.20 en Barcelona, donde llegó la noche del martes. La policía abrió la investigación contra ellos y el cuarto acompañante, el empresario Josep Maria Matamala, tras conocer que todos viajaban con Puigdemont.

Goicoechea está destinado en el departamento de escoltas de los Mossos, mientras que su compañero hace labores de seguridad ciudadana, según fuentes policiales. Ambos disfrutaban de días libres para asuntos personales cuando fueron localizados junto al expresidente. Alay es profesor en la Universidad de Barcelona, además de comisionado de Relaciones Internacionales de la Diputación de Barcelona. Había acompañado al expresident a Finlandia, como también había hecho en enero cuando se desplazó a Copenhague (Dinamarca).

La Policía Nacional envió el martes a la Fiscalía un informe en el que apuntaba que los cuatro acompañantes podían haber incurrido en alguna conducta delictiva al considerar que habían ayudado al expresidente de la Generalitat a sustraerse de la acción de la Justicia. Cuando fueron interceptados junto al expresidente ya era público que el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena había dictado dos días antes una orden europea de detención contra el político.

Los mossos fueron los encargados de conducir desde la localidad belga de Waterloo hasta Suecia el vehículo que el político utilizaba habitualmente en sus desplazamientos en Bélgica. Este trayecto de ida fue el que aprovechó el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) para poner bajo control el coche y, de este modo, conocer cuál iba a ser el recorrido que el político catalán pretendía seguir para retornar a Bélgica. En su primera comunicación a las autoridades españolas, Berlín ya detalló que el político iba acompañado de cuatro personas, aunque entonces no detalló sus identidades.

Más información