Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juicio contra Juana Rivas por sustracción de menores será el 14 de junio

La madre de Maracena se enfrenta a cinco años de cárcel y hasta 8 de pérdida de la patria potestad de sus dos hijos

Juana Rivas, en los juzgados de Granada el pasado septiembre.
Juana Rivas, en los juzgados de Granada el pasado septiembre.

El 14 de junio próximo, en una única jornada, se juzgará el presunto delito de sustracción de menores cometido por Juana Rivas. La madre de Maracena se trajo a sus dos hijos desde Italia en mayo de 2016 para no llevarlos ya de vuelta con Francesco Arcuri, su padre, hasta que, finalmente y tras estar desaparecida con ellos casi todo el mes de agosto del año pasado, entregó los niños. Desde entonces, los dos menores viven con su progenitor en Italia, el país donde Rivas, Arcuri y los niños vivían hasta el inicio del conflicto. Francesco Arcuri no tendrá que viajar hasta Granada ya que el juez admite su comparecencia por videoconferencia.

Por esa acusación de sustracción de menores Juana Rivas se enfrenta a cinco años de prisión (dos años y medio por cada hijo), pena solicitada tanto por el fiscal del caso como por los letrados de Arcuri. Además, ambos solicitan pena de pérdida de la patria potestad (seis años pide la Fiscalía y ocho la representación de Arcuri). Ésta la acusa, además, subsidiariamente, de un delito de desobediencia judicial. Por ello, Arcuri solicita nueve meses de cárcel. A ello añade una indemnización de 30.000 euros por el daño moral causado. La defensa solicitó la libre absolución al considerar que Rivas no ha cometido ningún delito. Además, considera todo el caso un “flagrante incumplimiento” judicial de los tratados internacionales.

En su escrito, el juez a cargo del juicio oral, Manuel Piñar Díaz, del Penal 1 de Granada, además de fijar las diez menos cuarto de la mañana del 14 de junio como inicio de la vista, toma decisiones relevantes en lo que se refiere a las pruebas periciales que han de realizarse antes de ese día. El juez acepta que se practiquen todas y cada una de las pruebas periciales que tanto el fiscal como los abogados de Arcuri solicitaron en el escrito final de la instrucción del caso.

El magistrado, por el contrario, sí niega algunas –siete– de las 23 pruebas periciales solicitadas por los abogados de Rivas porque “no guardan relación con el objeto del procedimiento, que es determinar si hubo o no delito de sustracción de menores y, por tanto, carece de interés para el proceso [pruebas relativas a] la escolarización de los menores, su tarjeta sanitaria [y] las conexiones de correo electrónico entre la acusada y el denunciante”. El juez tampoco ha considerado oportuna la asistencia del mayor de los niños al juzgado, como había pedido la defensa de Rivas para una “exploración presencial”.

El caso Rivas-Arcuri no queda cerrado, no obstante, con este juicio. En la actualidad, un juzgado de Cagliari lleva el caso sobre quién tendrá en el futuro la patria potestad de los niños. El 27 de febrero pasado tuvo lugar la última cita judicial hasta ahora por este caso. Por otro lado, el defensor del pueblo ha aceptado a trámite la queja de los abogados de Juana Rivas sobre la postura judicial española ante la denuncia que Juana interpuso contra Arcuri en julio de 2016, al poco de traer a España a los niños, acusándolo de un presunto delito de violencia de género

Más información