Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

González Pons: “Necesitamos menos espías y más periodistas”

El portavoz europeo del PP reflexiona sobre cómo combatir las noticias falsas

Esteban González Pons y Mariano Rajoy. Ampliar foto
Esteban González Pons y Mariano Rajoy. EFE

Esteban González Pons (Valencia, 1964) se ha convertido en la voz del PP en Europa. Su papel principal en la lucha contra la injerencia rusa en los asuntos europeos; su defensa de las tesis del gobierno frente a las del independentismo catalán; y su capacidad para influir en los líderes europeos han consolidado su posición en Bruselas. Tanto que el PP ya busca otro candidato para el Ayuntamiento de Valencia.

Pregunta. ¿Son conscientes todos los eurodiputados de la amenaza de las noticias falsas?

Respuesta. Europa es muy grande y muy diversa. No todos los países europeos están expuestos a los mismos problemas ni con la misma intensidad. La influencia de las redes rusas de desinformación y de las fake news desestabilizadoras lleva discutiéndose mucho tiempo en muchos países; es una discusión reciente en otros, como España; y no ha llegado a algunos todavía. Pero este no es un tema nuevo para los eurodiputados. Es una discusión diaria en el europarlamento. Lo que ha sorprendido a los eurodiputados es el grado de conocimiento del tema que tiene el gobierno español, porque le atribuían mucho menos grado de conocimiento.

P. ¿Qué medidas se deben adoptar para combatir la injerencia rusa?

R. El error más grave que podríamos cometer sería simplificar un problema extremadamente complejo. No se trata solo de que Rusia y Putin quieren desestabilizar a la Unión Europea, de que Rusia y Putin tratan de desinformar en aquellas zonas de Europa que en cada momento pasen por un momento más delicado; y no se trata solo de que algunos emisores de opinión colaboren. Estamos viviendo un auténtico naufragio del periodismo tal y como lo concebimos en el siglo XX. La información se ha devaluado. El contraste de la información se ha convertido en un requisito incómodo. Hay una hiperliberalización de la información que ya no permite distinguir la verdad de la mentira. Las fake news y las redes de desinformación que han actuado en España son solo la punta del iceberg. A lo que se enfrenta la Unión Europea como región mundial que mejor representa la democracia, la división de poderes y el Estado de derecho, es a un mundo en el que estar bien informado va a ser un privilegio, algo exclusivo. Y la mala información, la información basura, va a ser la única que llegue a la mayoría de ciudadanos. Hay una amenaza de las redes de desinformación rusas o venezolanas, pero no hay solo eso. Hay un reto para la democracia. Y si no salvamos el periodismo, no salvaremos a la democracia.

P. El Gobierno español pide un esfuerzo de coordinación a los socios europeos.

R. La comisión tiene una unidad dedicada a este asunto, pero tiene 14 personas y un presupuesto de un millón de euros. Con eso no se puede hacer nada, porque sostengo que no se trata solo de contrarrestar, denunciar y poner en evidencia las noticias falsas, las desinformaciones masivas o la multiplicación de rumores. Se trata, además, de que la UE, para sobrevivir, tiene que comprometerse en la búsqueda de nuevos modelos periodísticos que permitan que haya una verdad contrastada al alcance de todos. Los usuarios se han acostumbrado a recibir la información gratis. Y la buena información contrastada no puede ser gratis porque requiere trabajo. Tenemos que encontrar fórmulas. Ese es el reto. No necesitamos más espías, necesitamos más periodistas. En un mundo de los periodistas de los 70 o los 80, las fake news no tendría nada que hacer, porque la gente creía en el periodismo. Necesitamos menos espías y más periodistas.

P. ¿Cuánto debería aumentarse el presupuesto y los medios de la unidad europea dedicada a combatir las noticias falsas?

R. El presupuesto ruso en plataformas de televisión es de 1.000 millones de euros al año. Ese contraste es inaceptable. No sé cuánto tenemos que invertir en espías. Sé que tenemos que encontrar una manera para poder invertir en medios de comunicación.

P. Antonio Tajani, el presidente del Parlamento europeo, ha alertado contra "las patrias pequeñas". ¿Hay un riesgo de que la combinación de independentismo, nacionalismo y desinformación acaben por destruir el proyecto europeo?

R. La Unión corre riesgos muy importantes. Los ciberataques son el medio, no el enemigo. El enemigo es el nacionalismo, el autoritarismo, el populismo. Los mismos enemigos frente a los que se construyó la Unión Europea. Las próximas elecciones van a ser de Europa contra Europea. A quienes les interesa un mundo sin democracia les interesa un mundo sin Unión Europea.

Más información