Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José María García niega que hablara de Villar Mir al referirse a los sobornos de un constructor al PP

El periodista dijo que un constructor le contó que pagó mordidas al PP a cambio de contratos

José María García llega a la Audiencia Nacional. ÁLVARO GARCÍA | vídeo: atlas

El periodista José María García ha negado que se estuviera refiriendo al constructor Juan Miguel Villar Mir, expresidente de OHL, al manifestar en el programa Salvados, de La Sexta, que un empresario, cuyos datos coincidían con Villar Mir, le había contado que “compraba a políticos”. García ha declarado durante media hora como testigo ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, instructror del caso Lezo de corrupción, en la que se investiga una supuesta mordida de 1,4 millones de euros al PP a cambio de la adjudicación de la obra del tren de Móstoles a Navalcarnero.

"Sí. Un día a un empresario importantísimo, cazado in fraganti, le digo. 'Tú que has tenido cargos políticos importantísimos en este país, ¿por qué estás comprando a políticos?", relató García. A lo que el empresario, según la versión de García, contestó: "Yo tengo una empresa que tiene más de 30.000 obreros, si yo no hago obra pública yo no puedo sobrevivir. Y para hacer un metro de obra pública, tengo que pasar por caja".

El presentador del programa, Jordi Évole, le preguntó a continuación a García: "¿Financiaba ilegalmente a un partido político ese constructor? Porque entiendo que es un constructor…". "Un constructor importante y poderosísimo", contesta José María García.

Évole sigue preguntando: "¿Y que había tenido cargos políticos? ¿Igual había sido ministro en otra época de este país? Es que claro… Es que son muchas pistas. ¿Empieza por Villar y acaba por Mir?". Y José María García concluye: "Empieza por V y acaba por R".

Según ha manifestado García a la salida del interrogatorio, la mención a Villar Mir fue una deducción de Jordi Évole, y que las letras V y R, que dijo él, no fueron una corroboración, sino una simple constatación de que fue Évole el que se refirió al constructor y exministro de Hacienda en el primer reinado de Juan Carlos I.

Villar Mir está imputado en la pieza 3 del caso Lezo, en la que se investiga una supuesta comisión de 1,4 millones de euros que se ingresó en una cuenta suiza de titular desconocido pero que se sospecha que pertenece al expresidente madrileño Ignacio González o alguien de su entorno. La cantidad es el 3% del importe de adjudicación de los trabajos de esta infraestructura.

El empresario, de 86 años, ha vuelto a ser citado ante el juzgado el próximo 21 de marzo después de que la Guardia Civil le tomase una huella para cotejarla con otra que había aparecido en un “objeto” supuestamente relacionado con el pago de esta presunta comisión.

Villar Mir ya declaró ante el magistrado en septiembre de 2017 por estos mismos hechos. En aquella ocasión ya negó tener ningún conocimiento sobre el supuesto pago en 2007 de una millonaria mordida al presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, para que se adjudicara a OHL la construcción de parte de la línea de tren que debía unir las localidades madrileñas de Móstoles y Navalcarnero.

La transferencia de los 1,4 millones de euros se realizó desde una filial de la constructora en México y tuvo como destino una cuenta suiza del banco Anglo Irish Bank, controlada por la sociedad panameña Lauryn Group. Según los investigadores, el dinero tenía como destino pagar un soborno a Ignacio González. Solo un mes después del pago, la constructora se hizo con el concurso.

Por esta operación fue detenido el yerno de Villar Mir, el empresario Javier López Madrid, también imputado en el caso Púnica. Hasta ahora, González ha asegurado que nunca recibió el dinero. Sin embargo, el titular de la fundación panameña que recibió los fondos, el empresario Adrián de la Joya, admitió que López Madrid le envió el dinero para que se lo transfiriera a su vez al presidente de la Comunidad de Madrid, pero que se quedó con los fondos para saldar una deuda que aseguraba que las empresas de Villar Mir tenían con él por un proyecto en África.

Más información