Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

La directora de un instituto de Lebrija dimite por el acoso a un profesor

Alumnos y profesores del centro educativo sevillano se han manifestado en numerosas ocasiones por la falta de contundencia frente a los estudiantes conflictivos

Instituto de Educación Secundaria Bajo Guadalquivir, en Lebrija (Sevilla).
Instituto de Educación Secundaria Bajo Guadalquivir, en Lebrija (Sevilla).

Un taco de madera lanzado supuestamente contra un profesor en la clase de carpintería la semana pasada ha sido el detonante de las protestas estudiantiles y docentes de los últimos días en el instituto Bajo Guadalquivir de la localidad sevillana de Lebrija. El profesor agredido informó de los hechos ante una dirección que según parte del alumnado y el profesorado se ha gestionado de forma laxa, lo que ha provocado una oleada de protestas para pedir protección y medidas contra un grupo de alumnos conflictivos del centro. Ante la situación acontecida en un clima de hostilidad, la directora ha presentado su dimisión y ha emitido un comunicado en el que expone su "intención de renuncia al cargo de dirección" en una decisión que asume "en nombre de todos los miembros del equipo directivo al completo (...) a tenor de los acontecimientos ocurridos", según se lee en un documento dirigido este jueves tanto a la comunidad educativa como a la localidad de Lebrija.

A la situación de tensión en el instituto se suma un entramado de denuncias que ha registrado la Guardia Civil de Lebrija "relacionadas con las desavenencias en el centro"

Esta reacción "ante los acontecimientos ocurridos" responde a una polémica situación en el centro que tiene su raíz en las situaciones de riesgo e inseguridad que supuestamente provoca un grupo de alumnos de Formación Profesional Básica con actitudes violentas contra el profesorado y el alumnado. La Consejería de Educación ha abierto un protocolo de agresión ante lo sucedido y cuenta con inspectores que estudian el caso. "Pero todavía no se ha redactado el dictamen definitivo de los acontecimientos", informan fuentes de Educación. "No es la primera vez que atacan a ese profesor, ya le habían amenazado con un soldador y una sierra. Ha sufrido ataques de ansiedad, es insostenible", asegura un alumno del centro que prefiere mantener su anonimato.

Ante el hastío, tanto estudiantes como profesores han protestado contra la gestión de los hechos de forma clamorosa. "Dirección dimisión, han coreado los alumnos con fragor durante varios días en los patios. Algunos de ellos no estaban dispuestos a volver a las clases e incluso salieron antes del edificio", asegura Javier Puerto, presidente de la Asociación de Profesores de Institutos de Andalucía y docente en el instituto colindante, por lo que detalla que incluso ha presenciado los acontecimientos.

La mayoría de los profesores también se concentraron y remitieron un escrito a la dirección en el que exponen que ya conocían "las continuadas actitudes de desconsideración, ofensas, resistencia activa, coacciones, vejaciones y conductas disruptivas que viene realizando desde el inicio del presente curso" el alumnado hacia el profesor agredido. En ese documento, solicitaban a la directora la suspensión del derecho de asistir a clase de los estudiantes conflictivos y que se valorase la posibilidad de cambiar de centro al docente.

Esta mañana, el centro se ha levantado sin la asistencia del equipo directivo. "Solo ha venido una profesora, de los demás ninguno está aquí", informan fuentes del instituto, que detallan que el resto de docentes imparten sus clases con normalidad. Previsiblemente, el equipo gestor ha dejado de realizar sus funciones tras la renuncia de la directora, una solicitud que debe ser aprobada por la Consejería de Educación.

A la situación de tensión en el instituto se suma un entramado de denuncias que ha registrado la Guardia Civil de Lebrija "relacionadas con las desavenencias en el centro", detallan fuentes del cuerpo, que informan de que se ha dado cuenta a los juzgados de estos hechos, según marca el procedimiento. "Ha sido denunciado un profesor muy querido en el centro que entró en la clase en la que ocurrieron los hechos para mediar con los alumnos. Se le ha acusado de propinar insultos a los jóvenes en esa charla, pero han sido frases sacadas de contexto", asegura Puerto, que defiende a los profesores frente al choque de posiciones entre el equipo directivo y el resto de docentes del centro.

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Más información