Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esquerra negocia en Bruselas la investidura de Puigdemont

Las cúpulas de ambos partidos analizan este lunes la propuesta del expresidente de la Generalitat

Una delegación de Esquerra Republicana se reunió este domingo en Bruselas con Carles Puigdemont para negociar una “fórmula efectiva” que permita la investidura. El encuentro finalizó sin que se cerrara un acuerdo, aunque fuentes independentistas explicaron que se produjeron “avances” que no quisieron concretar. Puigdemont ha convocado este lunes a los diputados de Junts Per Catalunya en la capital belga para explicarles los términos de la negociación

Puigdemont habla en un vídeo en Bruselas a los seguidores del partido nacionalista belga N-VA el pasado martes. En vídeo, declaraciones de Eduard Pujol, portavoz de Junts per Catalunya.

En la reunión, celebrada en un hotel en el centro de Bruselas, participaron los diputados de Junts per Catalunya Elsa Artadi (portavoz), Albert Batet, Marc Solsona, Josep Costa y Laura Borràs, además de Damià Calvet (PDeCAT). Por parte de Esquerra asistieron dos secretarios del Govern en el anterior mandato, Pere Aragonés y Miquel Martí Gamisans; el dirigente de ERC Jordi Bacardit y la exconsejera Meritxell Serret, según la agencia Efe. Fuentes del partido republicano destacaron el “perfil bajo” y la falta de poder de decisión de estos.

Los representantes de Esquerra viajaron a Bruselas “para escuchar la fórmula que propone el presidente Carles Puigdemont para hacer posible una investidura efectiva y formar Gobierno”, según las mismas fuentes. Mientras Junts per Catalunya sigue enconado en hablar de la investidura de Puigdemont, la formación de Oriol Junqueras trata de negociar una salida al bloqueo institucional en que se encuentra Cataluña, la formación de un Gobierno y el fin del 155.

De persistir el desacuerdo, el resultado sería una nueva convocatoria electoral, tal como expuso ya el sábado la exconsejera de Enseñanza, Clara Ponsatí: “Pedir perdón, no saltarse ninguna decisión arbitraria del Tribunal Constitucional sería muy mala opción. Sería mejor volver a hacer elecciones”.

Fuentes de la lista de Puigdemont calificaron de constructiva la reunión de Bruselas y destacaron que Junts per Catalunya y ERC “están en vías de restablecer la confianza perdida a raíz de la investidura fallida”. Tras la reunión, Puigdemont ha citado para este lunes a los diputados de su formación en Bruselas para explicarles su propuesta. Los republicanos también reunirán hoy a su comisión permanente para estudiar la propuesta planteada por expresidente de la Generalitat, de la misma manera que el PDeCAT reunirá a su comité nacional.

Discurso leído

La idea que tenía Puigdemont el pasado martes, cuando debía celebrarse el pleno que finalmente se suspendió, es que el secretario primero de la Mesa del Parlament, Eusebi Campdepadrós, de Junts per Catalunya, leyera el discurso de investidura que él les envió desde Bruselas. Una parte de ese discurso fue incluso revelado por el portavoz adjunto de esa candidatura, Eduard Pujol, cuando arremetió contra el presidente del Parlament, Roger Torrent, por no permitir la elección en el Pleno.

Los secesionistas siguen pensando en esa posibilidad y creen que la lectura del discurso de investidura del candidato tendría amparo dentro del reglamento de la Cámara, un escenario que niegan los partidos constitucionalistas y que ya prohibió el Tribunal Constitucional.

Pese a las voces discordantes en Esquerra, que como el diputado Joan Tardà alegan que Puigdemont no es imprescindible, Torrent, que es militante republicano, insistió el sábado por la noche en TV3 que Puigdemont “es el único candidato para la investidura”. Es la misma frase que pronunció el pasado martes, cuando aplazó el pleno de investidura al considerar que no sería “efectiva” porque no reunía las “garantías necesarias”.

Eso le valió la crítica de Junts per Catalunya, que reclamaba a Torrent que desobedeciera al Tribunal Constitucional, quien prohibió expresamente la investidura a no ser que Puigdemont acudiera personalmente al Parlament y con autorización del magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena. En su opinión, una investidura “efectiva” significa que “se pueda nombrar un Govern y que pueda gobernar”.

Más información