El preso dado por muerto en Asturias vuelve a la cárcel tras pedir el alta voluntaria

La mujer del recluso asegura que en el hospital se sentía "peor que encerrado" en el penal

El preso Gonzalo Montoya (de azul) sale del hospital en Asturias, en una foto cedida por su mujer. | Vídeo: ATLASFoto: atlas

El preso Gonzalo Montoya, que fue dado por muerto en una cárcel de Asturias y que recobró el conocimiento cuando ya estaba en la morgue, ha salido este martes del hospital tras pedir el alta voluntaria. El hombre "entró en una crisis de ansiedad" en el hospital y por eso pidió salir, aunque "aún no estaba en condiciones", según ha explicado su mujer. Tras volver a prisión, Montoya tuvo que ser ingresado nuevamente en la madrugada de este miércoles porque no se encontraba bien, pero ya ha regresado a prisión.

El recluso cumple una pena de tres años y seis meses por robo y aún debe pasar en prisión seis meses más. Si no le conceden el indulto, la familia evalúa pedir la libertad condicional

En la habitación del hospital, el recluso "se sentía peor que encerrado" en la cárcel, según ha asegurado su mujer, Katia Tarancón, por teléfono. "[En la prisión] por lo menos lo sacaban al patio", ha explicado y ha añadido que su marido "se agobiaba" y "quería aire". Tras ser llevado al Centro Penitenciario de Villabona, el hombre tuvo que ser ingresado una vez más en el hospital este miércoles a la madrugada, aunque ya ha regresado a prisión. Tarancón, que no ha podido hablar con él todavía, lo visitará este sábado en la cárcel.

La familia ha presentado una denuncia contra el Principado en el juzgado de guardia y el abogado que los asiste, Luis Tuero, ha afirmado que pedirá el indulto "por el sufrimiento" que han pasado Montoya y sus familiares. El recluso, de 29 años, cumple una pena de tres años y seis meses por robo y aún debe pasar en prisión seis meses más. Si no le conceden el indulto, la familia evalúa pedir la libertad condicional, según ha aclarado el abogado.

Más información
Tres médicos dan por muerto a un preso que ‘revive’ en la morgue
“Se despierta con miedo y pide que lo saquen de la bolsa”

El hombre fue dado por muerto el pasado 7 de enero por dos médicos del centro penitenciario después de que funcionarios de la prisión lo encontraran sentando en la silla de su celda durante el recuento que hacen cada mañana. El fallecimiento fue certificado también por la médico forense.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La Dirección General de Instituciones Penitenciarias ha iniciado una investigación para aclarar qué fue lo que sucedió. El sindicato independiente de trabajadores públicos CSIF ha asegurado que los médicos que certificaron la muerte del preso "están tranquilos" porque "cumplieron estrictamente los protocolos y actuaron de acuerdo con las instrucciones internas".

Tarancón asegura que Montoya supuestamente dejó de presentar signos vitales por una sobredosis de barbitúricos. La familia sostiene que el recluso estuvo varias horas en la cámara frigorífica de la morgue, donde se le iba a practicar la autopsia, y que eso le provocó los problemas de salud por los que tuvo que ser hospitalizado. El Gobierno asturiano ha negado esta versión y sostiene que no llegó a pasar del área de recepción del Instituto de Medicina Legal de Oviedo y que nunca estuvo ni en la mesa de autopsias ni en cámaras de frío.

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS