Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez propone un impuesto a la banca para pagar las pensiones

El líder del PSOE considera que "es justo" después de que los españoles contribuyeran al rescate del sistema financiero con "el sudor de su frente"

Los españoles contribuyeron “con el sudor de su frente” al rescate de la banca, por lo tanto lo “justo” es que ahora sea la banca quien ayude a sostener el sistema de pensiones. Con este argumento, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, anunció este martes una propuesta para crear un nuevo impuesto a las entidades financieras que recaude hasta 1.000 millones anuales destinados a reducir el déficit de la Seguridad Social. La iniciativa, que se añade a otro tributo a las transacciones financieras, acerca al PSOE a Podemos, que reivindicó la idea.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la reunión de la ejecutiva federal del partido, en la sede de Ferraz, en Madrid.

El PSOE de Pedro Sánchez pone en el punto de mira a la banca para que contribuya a pagar las pensiones. La ejecutiva socialista ha aprobado una propuesta política dedicada al problema del abultado déficit de la Seguridad Social (que para 2018 se estima de 15.500 millones de euros) que carga en las entidades financieras parte de ese agujero. Sánchez justifica una mayor presión impositiva a los bancos en el rescate público al sector y en que sus malas prácticas están en el origen de la crisis.

“La banca fue rescatada por todos los españoles; ahora pedimos a la banca que contribuya al rescate del sistema que mejor representa los intereses de todos los españoles: su sistema de Seguridad Social”, reza el documento aprobado por la comisión ejecutiva federal del PSOE el pasado 8 de enero y desvelado este martes por el partido tras el anuncio del secretario general en un desayuno informativo en Madrid.

Los socialistas proponen reducir el déficit de la Seguridad Social a partir de una racionalización del gasto (a través de derivar a los Presupuestos Generales 4.300 millones anuales que no debería asumir la Seguridad Social) y de un aumento de ingresos. Estos se lograrían principalmente con dos nuevos impuestos: uno extraordinario que gravaría exclusivamente los beneficios de la banca, y otro a las transacciones financieras, que podrían recaudar de 1.600 a 2.000 millones anuales. El PSOE no quiere que las entidades devuelvan todas las ayudas, pero sí que aporten más para “socializar recursos”.

La iniciativa sobre pensiones es el primero de los “diez acuerdos de país” que Pedro Sánchez propuso y en los que centrará su acción política este año. Junto a las pensiones, educación, ciencia e industria, agua, ingreso mínimo vital, pacto de rentas, jóvenes, igualdad de género, financiación autonómica y nuevo pacto constitucional son las diez materias sobre las que el PSOE de Sánchez perfilará propuestas en el primer semestre del año junto a colectivos sociales, para después llevarlas al Congreso o incluir en su programa electoral. Sánchez se propone una oposición de marcado perfil de izquierda, destinado a arrebatar los votos fugados a Podemos, al que criticó por no defender la integridad territorial de España, mientras se confesaba cercano a sus votantes.

La idea de gravar con nuevos impuestos a la banca, una novedad respecto al proyecto aprobado en el 39 congreso del PSOE (que sí se contemplaba un impuesto a las transacciones financieras) va en esa línea de escorar el partido a a la izquierda. Podemos e Izquierda Unida han planteado iniciativas similares. La formación de Pablo Iglesias se apresuró a recordar que su programa para las elecciones de 2016 ya recogía un “impuesto de solidaridad” a la banca y animó al PSOE a presentar un propuesta conjunta en el Congreso. Aunque los socialistas planteaban en 2016 también financiar las pensiones vía impuestos, no habían apuntado hasta ahora a las entidades.

Sánchez no descarta que Margarita Robles lidere la lista del PSOE al Ayuntamiento de Madrid

El PSOE abrirá “en breve” los plazos de los procesos de primarias para las candidaturas autonómicas y municipales de 2019, lo que provoca que comience el baile de nombres. El líder del PSOE no ha descartado hoy que Margarita Robles, portavoz parlamentaria, dejara ese puesto para encabezar la lista socialista al Ayuntamiento de Madrid. “Tiempo al tiempo”, ha contestado Sánchez preguntado por esa posibilidad. Fuentes oficiales han precisado después que aún queda mucho para que se abra el proceso y que no está previsto que la portavoz abandone el Parlamento.

La estrategia de Sánchez pasa por atraer a los votantes de Podemos y derechizar a Ciudadanos. El líder socialista identificó ayer una “guerra fría abierta entre el PP y Ciudadanos”, que es “de poder, no ideológica. En ideología, PP y Ciudadanos comparten el 100% del ideario”, dijo Sánchez, que en 2016 firmó un acuerdo de investidura con el partido de Albert River

Sin quitar la vista en Cataluña el líder del PSOE explicó que Inés Arrimadas aún no había llamado a Miquel Iceta después de las elecciones del 21-D. "Es curioso", dijo el líder del PSOE, toda vez que la candidata de Ciudadanos sostiene que no renuncia a formar Gobierno y necesitaría en todo caso al PSC. En Cataluña están en marcha las negociaciones para formar la Mesa del Parlament. En lugar de acercar posturas, Sánchez lamentó que Arrimadas se dedicara en su entrevista en EL PAíS este lunes a "despotricar contra uno de sus principales socios", en referencia al PSC. "Arrimadas no está tanto en intentar formar gobierno como en otra estrategia y le diría que la campaña ha terminado", abundó Sánchez.

Entre los asistentes al desayuno estaban los presidentes de Baleares, Francina Armengol, y Extremadura, Guillermo Fernández-Vara, y la líder socialista en el País Vasco, Idoia Mendía.

Más información