Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El derecho a decidir levanta un muro en la Ponencia vasca de Autogobierno

PSE y PP rechazan incluirlo en la reforma del Estatuto frente al PNV, Elkarrekin Podemos y EH Bildu que lo proponen

El lehendakari charla con el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, en una sesión anterior.
El lehendakari charla con el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, en una sesión anterior.

Dos bloques. El derecho a decidir y su eventual inclusión en la reforma del Estatuto vasco es un muro infranqueable para socialistas y populares en el Parlamento vasco, frente a una mayoría formada por PNV, EH Bildu y Elkarrekin Podemos -57 escaños de los 75 totales- que, con matices de peso en cuanto a su contenido y formulación, aprueba su inclusión en el nuevo texto.

La ponencia parlamentaria de Autogobierno se ha reunido en Vitoria para poner blanco sobre negro que esa cuestión puede convertirse en un auténtico freno para el avance de la reforma. Elkarrekin Podemos propuso hace semanas la formación de dos mesas paralelas para evitar el colapso, una para el Estatuto y otra sobre el derecho a decidir, pero ha sido rechazada, de forma que la cuestión del derecho de autodeterminación se debatirá en el seno de la propia ponencia.

A la vista de los planteamientos preliminares, los partidos han coincidido en darse un nuevo plazo hasta el 31 de enero como fecha límite para registrar un documento en el que concreten sus propuestas para avanzar en ambos temas. El portavoz del PNV, Joseba Egibar, ha insistido en que su partido cree necesario garantizar el reconocimiento del derecho a decidir a través de una "actualización" de los derechos históricos de los territorios vascos contemplados en la Constitución, algo que consideran que es viable siempre que el resto de los partidos tengan voluntad política.

En ese contexto ha explicado que quieren plantear "una definición compartida del pueblo vasco como sujeto político y del derecho a decidir como ejercicio pactado", aunque ha dejado al margen de las eventuales discrepancias el pacto de gobierno entre el PNV y el PSE puesto que se han pactado las discrepancias.

El primer grupo de la oposición, EH Bildu ha sido muy contundente denunciando que el PSE y el PP van a utilizar su oposición al derecho a decidir como una opción para vetar el avance de la ponencia. Su portavoz Maddalen Iriarte ha dejado caer que además que, de las intervenciones de socialistas y populares, cabe interpretar que la intervención de la autonomía vasca es una opción después del uso que el Gobierno de Mariano Rajoy ha hecho del artículo 155 de la Constitución. 

Lander Martínez, el nuevo secretario general de Elkarrekin Podemos, ha lamentado la falta de "avances" en la ponencia, y ha advertido de que el rechazo a su propuesta de desligar el debate del referéndum del resto de cuestiones que se abordan en la ponencia "liquida la posibilidad de un acuerdo amplio y transversal". Podemos defiende el derecho a decidir, pero discrepa de la posición de EH Bildu de aplicar este derecho de forma "unilateral".

Mientras que el resto de los portavoces han hecho declaraciones en el Parlamento tras la ponencia, el PSE ha remitido una nota en la que reafirman su voluntad de trabajar para lograr "un Estatuto fortalecido en lo social y que sea viable legalmente", es decir, un Estatuto socialmente fuerte independientemente "de los sentimientos de identidad". 

Borja Semper, el portavoz del PP, ha alertado de que si el PNV, EH Bildu y Elkarrekin Podemos insisten en la reivindicación del derecho a decidir, pondrán en "grave riesgo" la convivencia y la estabilidad en Euskadi y ha recordado la situación en la que se encuentra Cataluña. "Avanzamos en una dirección preocupante y que lleva a un callejón sin salida" ha advertido.

Más información