Elecciones en Cataluña
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Dos capítulos de Cortázar para entender el fanatismo del ‘procés’

Estos últimos años en Cataluña todo ha girado en torno a la fotografía del recibimiento de un grupo de intelectuales a Artur Mas tras su visita infructuosa a Rajoy

Mas, en septiembre 2012 en la plaza de Sant Jaume de Barcelona arropado por seguidores, entre ellos varios intelectuales.
Mas, en septiembre 2012 en la plaza de Sant Jaume de Barcelona arropado por seguidores, entre ellos varios intelectuales.Lluis Gene (AFP /Getty Images)

Los puentes están rotos. La conversación se interrumpió hace rato. Y las encuestas, números al fin, se dan la espalda como si temieran al porvenir de los abrazos. El malentendido es ya como una bandera, la última, acaso la más triste.

¿En qué momento se jodió el Perú? Cada uno tiene su impresión. Pudo haber sido la primera vez que alguien dijo: “Es que tú no nos entiendes”. Más grosero aún fue cuando se inventó el eslogan “España nos roba”. El último puede ser este mensaje: “No me hables más”.

En el borde de la desgracia que vivimos hubo una fotografía, la de los intelectuales que van a recibir a Artur Mas tras la visita infructuosa que este le hizo a Rajoy en la Moncloa. Los intelectuales, que antes habían sido de su padre y de su madre, abrazan al president y le ofrecen una barca de afecto para que navegue en ella como quiera. Todo por la patria.

Estos últimos siete años todo ha girado en torno a esa fotografía. A Mas luego lo defenestró la CUP y él ofreció gustoso su cabeza, y en otra bandeja puso la de Puigdemont, que en el último octubre se plegó también a los deseos incendiados de los que le han asistido, con la espada en alto, en las peores horas. Hasta que lo amenazaron con dejarle al garete. Y el hombre, que ahora exhibe su valentía como un hooligan de sí mismo, se acobardó e hizo lo contrario de lo que le habían dictado sus propios hombres.

Ahora el expresident funge de president en una huida que no desafía solo la ley sino el razonamiento. Está rodeado de convencidos, como aquella vez lo estuvo Artur Mas. Los que dijeron en sede judicial que estaban en desacuerdo con su inmediato pasado anuncian que el pasado los guía; y aunque no se ponen de acuerdo en el nombre propio del líder, lo que quieren es restituir lo que fracasó, como si no hubieran roto ya suficientes juguetes.

Hay dos capítulos de Rayuela que ahora deberían leer unos y otros. El capítulo 7 para entretenerse en la utopía de los afectos ya derruidos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Y el capítulo 3 para curarse, en lo que se pueda, del fanatismo de la creencia de que nada se puede someter a discusión porque es divino el dictado de la patria. En ese capítulo Julio Cortázar se burla de la insistencia de los que están seguros de sí mismos. ¡Se lo digo yo, carajo! “Como si la especie velara en el individuo para no dejarlo avanzar demasiado por el camino de la tolerancia, la duda inteligente, el vaivén sentimental”. El camino elegido va, indica el cronopio, hacia “el callo, la esclerosis, la definición: o negro o blanco, radical o conservador, homosexual o heterosexual, figurativo o abstracto, San Lorenzo o Boca Juniors, carne o verdura, los negocios o la poesía”. García Montero, andaluz, Joan Margarit, catalán, han abierto una bandera contra el malentendido: la poesía. No están solos, pero alrededor hay ruido, pocos oyen a los poetas, ellos insisten.

La cosa va por los negocios, y los negocios se van, y la poesía está tan en baja que ya desprecian hasta el baile. Estamos mal, y lo único bueno es que, quizá, ya no se puede estar peor.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS