Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Okupa, ultra y convicto ¿Quién es Rodrigo Lanza?

El joven detenido como presunto autor de la agresión mortal a un hombre en Zaragoza fue condenado en Barcelona por dejar tetrapléjico a un policía

Rodrigo Lanza, durante la presentación del documental 'Ciutat Morta'.

Rodrigo Lanza, el joven antisistema detenido el lunes como presunto autor de la agresión mortal a un hombre que llevaba tirantes con la bandera de España, ya fue procesado en Barcelona por dejar tetrapléjico a un policía. Esta es la historia de este ultra:

El nieto de un almirante que apoyó a Pinochet

Rodrigo Lanza procede de una familia de clase media alta chilena. Nacido en Viña de Mar hace 33 años, aunque de nacionalidad española, es nieto del almirante Sergio Huidobro, uno de los principales apoyos en la Armada al dictador Augusto Pinochet.

Acusado de matar a un hombre por unos tirantes

Víctor Láinez, de 55 años, falleció el lunes en Zaragoza como consecuencia de las lesiones que sufrió la madrugada del viernes tras ser agredido a la puerta de un bar de la capital aragonesa por dos individuos. Rodrigo Lanza ha sido detenido como presunto agresor de la víctima.

Condena de cuatro años por dejar en coma a un policía

La Audiencia de Barcelona condenó en 2008 a cuatro años y medio de cárcel a Rodrigo Lanza por la agresión a un guardia urbano de Barcelona que quedó tetrapléjico durante un enfrentamiento con okupas en 2006. El tribunal aseguró que no existía "la más mínima duda" de que Lanza arrojó al policía una piedra del tamaño de una mano.

El documental 'Ciutat morta'

Un documental realizado en 2014 sobre el desalojo de Barcelona en el que participó el propio Lanza, Ciutat Morta, intentó presentar los hechos como un montaje policial. De hecho, una vez en libertad tras cumplir la condena, el joven antisistema siguió defendiendo su inocencia en aquellos hechos.

La Fiscalía no reabrió el caso

Tras la exhibición de Ciutat Morta, el Ayuntamiento de Barcelona pidió a la Fiscalía que reabriera el caso. En el documental, los jóvenes proclamaban su inocencia y aseguraban que fueron torturados en la comisaría. El Ministerio Público no accedió a la petición.