Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Albert Rivera califica de supremacista al nacionalismo catalán en un artículo de ‘The New York Times’

El líder de Ciudadanos destaca que los soberanistas buscan reemplazar la Constitución de forma arbitraria

Artículo de Rivera en la edición digital de 'The New York Times'.
Artículo de Rivera en la edición digital de 'The New York Times'.

El líder de Ciudadanos Albert Rivera afirmó este lunes en un artículo publicado en The New York Times que el movimiento separatista catalán se ha definido con un "sentido de supremacía" y sus líderes buscan reemplazar la Constitución "con arbitrariedad".

El separatismo catalán "ha adoptado el viejo nacionalismo excluyente, fundado en la tesis de una diferencia cultural, económica y lingüística, y se ha rebautizado a sí mismo como amante de la paz y democrático", dice Rivera en el artículo publicado en la portada de la edición digital del diario neoyorquino. Bajo el título Nosotros, los catalanes, debemos al mundo una explicación, aparecerá este martes en la edición internacional impresa. 

Rivera hace un recuento de los últimos hechos políticos en Cataluña y explica cómo el movimiento separatista ha echado sus raíces en la población con mayores ingresos. "El nacionalismo catalán, tradicionalmente conservador y oligarca, se ha convertido en un movimiento por el cual los que más tienen quieren emanciparse del resto", sostiene Rivera.

El político catalán se hace eco de la "grave factura social" en Cataluña y cómo se ha ido alimentando durante una década de "crisis económicas y escándalos de corrupción que han generado desconfianza hacia las instituciones políticas".

También sostiene que el movimiento separatista ha tenido un "cambio de imagen" por el cual se ha buscado definirse con un "sentido de supremacía". "Se ve en el uso en las últimas tres décadas de propaganda en los medios públicos de comunicación y en el sistema educativo que se ha utilizado como una máquina de lavado de cerebro para un movimiento separatista que comenzó hace cinco años", agrega.

Rivera sostiene que los líderes independentistas buscan reemplazar la Constitución española "con arbitrariedad; los jueces están siendo presionados por hacer su trabajo, (y) el clima social se ha deteriorado hasta el punto de dividir a las familias y a los amigos".

Tras afirmar que "la mayoría de los catalanes quieren participar en un proyecto común para el futuro de España", Rivera dice que no se resigna a ver "una Cataluña aislada en un mundo globalizado ni más fronteras en la era de las sociedades abiertas". "Frente a los que promueven la ruptura, yo demando diálogo. Frente a la exclusión, pido coexistencia, federalismo y unión, no provincianismo y división; Estado de Derecho, no arbitrariedad; y pluralismo y libertad frente al dogma y la imposición", reclama.

Para explicar mejor la situación en Cataluña y su rechazo al referéndum de autodeterminación unilateral, el líder de Ciudadanos recuerda cómo en 1962 el entonces presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, "también tuvo que intervenir para proteger los derechos de grupos minoritarios que habían sido pisoteados". Se ha referido así a "la desobediencia y la violación de derechos" por parte del gobernador de Misisipi, Ross Barnett, que aún reivindicaba la segregación racial en la Universidad de Misisipi pese a que el Tribunal Supremo la había declarado inconstitucional. Kennedy defendió entonces que los ciudadanos "son libres de estar en desacuerdo con la ley, pero no de desobedecerla".

Más información