Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Navarra pagará los tratamientos de fertilidad a mujeres solas y lesbianas

El Boletín Oficial de la Comunidad Foral publica este lunes la orden por la que la sanidad pública costeará estas prestaciones

La reproducción asistida es la vía para que lesbianas y mujeres solas tengan hijos.
La reproducción asistida es la vía para que lesbianas y mujeres solas tengan hijos.

Las mujeres solteras o con pareja del mismo sexo podrán acceder en el sistema sanitario público de Navarra a los tratamientos de fertilidad sin tener que acreditar la existencia de una indicación terapéutica, según ha informado el consejero de Salud, Fernando Domínguez. El Boletín Oficial de Navarra publica este lunes la Orden Foral por la que se incluyen en la Cartera de Servicios Complementarios de Navarra estas prestaciones. Tras la reforma de 2013 que dejaba a estos casos fuera de la cobertura pública, Navarra es una de las pocas comunidades junto con Murcia y Asturias en las que no se cubría, tras incluirlo por ejemplo Extremadura en su cartera de servicios en 2015Cataluña en 2016.

Fernando Domínguez, que ha comparecido en rueda de prensa junto al director general de Salud, Luis Gabilondo, ha señalado que "es un avance destacado en el ámbito de la maternidad para las mujeres con pareja del mismo sexo o para las mujeres solas, que van a poder acceder a tratamientos de fertilidad en el sistema sanitario público de Navarra sin discriminación alguna por sus preferencias personales, orientación sexual o a su nivel de renta, sin necesidad de acreditar la existencia de indicación terapéutica reconocida".

Domínguez ha señalado que "hasta ahora estas personas se veían obligadas a recurrir a la sanidad privada para poder beneficiarse de las técnicas de reproducción humana asistida", tras lo que ha dicho que "se normaliza de este modo el acceso a una prestación estrictamente sanitaria".

El departamento de Salud prevé realizar entre 200 y 300 tratamientos de reproducción humana asistida al año. Las mujeres que conviven con pareja del mismo sexo ya habían empezado a beneficiarse muy recientemente de la nueva prestación tras la aprobación por el Parlamento de Navarra de la Ley Foral 8/2017 para la igualdad social de las personas LGTBI+. En lo que respecta a las mujeres solteras, estas podrán acceder a ella desde mañana tras la entrada en vigor de la nueva Orden Foral.

La reforma en el acceso a estos tratamientos, aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2013, dejaba fuera a las mujeres solas y a las parejas de lesbianas, y la reservaba a parejas estériles. El texto de Sanidad no definía qué se considera infertilidad, aunque la entonces ministra Ana Mato dio una pista cuando aseguró que, para determinarla, se seguirán únicamente criterios médicos. “Y no creo que la falta de varón sea un problema médico”, apuntó tras la reunión del Consejo Interterritorial de Salud. La ley dejaba la prestación de este servicio en manos de las comunidades, siempre y cuando acreditaran que podían sufragarlo. También en 2013, una sentencia del Tribunal Superior de Asturias condenó a los servicios de sanidad de la región a financiar el tratamiento a una lesbiana a la que se le había denegado en 2011.

Otros tratamientos

El servicio sanitario navarro también ha incorporado el tratamiento farmacológico para la disfunción eréctil de causa yatrógena, es decir, aquella disfunción surgida como efecto secundario tras una intervención. Hasta ahora los pacientes sufragaban el gasto íntegramente, generándose problemas de equidad en el acceso en función de las rentas.

La disfunción eréctil es un problema de salud que afecta, en mayor o menor grado, al menos a un 10% de la población masculina, ocasionando importantes repercusiones emocionales y relacionales. En el caso concreto de aquellos pacientes que han padecido un cáncer de próstata y que han sido sometidos a una prostatectomía radical (un tipo de cirugía) la disfunción eréctil constituye un problema moderado-severo para el 54% de los pacientes a los dos años de la intervención quirúrgica. La previsión es que en torno a medio centenar de nuevos pacientes prostatectomizados puedan iniciar cada año este refuerzo farmacológico.

La inclusión de estas prestaciones se enmarca en la "nueva política" de Salud Sexual y Reproductiva del Gobierno de Navarra, cuyo Decreto Foral fue aprobado en noviembre de 2016 para establecer un nuevo modelo de atención. La norma garantizaba, entre otras prestaciones, la realización de interrupciones voluntarias del embarazo en la red pública o el diagnóstico genético preimplantacional y abría el paso a la inclusión en la cartera de servicios complementaria de la Comunidad Foral de las nuevas prestaciones de reproducción humana asistida y el tratamiento farmacológico de la disfunción eréctil que ahora se materializan.

Más información