Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Visto para sentencia

Las partes transmiten fuera de la sala versiones totalmente diferentes de lo que se declara dentro

Agustín Martínez, abogado de tres miembros de La Manada. FOTO: JULIÁN ROJAS / VÍDEO: ATLAS

“El juicio está, por así decirlo, visto para sentencia”, dijo ayer el abogado de tres de los acusados, Agustín Martínez Becerra. La defensa renunció a los testimonios de varios amigos de La Manada y a la ginecóloga de urgencias “porque tal y como ha ido el juicio son innecesarios”.

A esa contundencia del letrado ayudó en la jornada de ayer la sorpresiva declaración de la agente de la Policía Local que tomó declaración a la chica la noche del suceso. Dijo que la joven sí le contó que sabía que los acusados la estaban grabando. Sin embargo, la policía no lo hizo constar en la denuncia. Para la defensa, esta revelación “importantísima” puede aclarar el motivo de la denuncia “incomprensible” por violación contra sus clientes: la joven no quería que las imágenes viesen la luz. El abogado de la denunciante, sin embargo, recordó que esa afirmación de la chica no estaba incluida en la denuncia, y consideró que después de tanto tiempo la agente no recuerda bien lo que pasó. “Se habrá liado”, dijo el abogado de la acusación particular, Carlos Bacaicoa, a los periodistas a las puertas del Palacio de Justicia.

Liado o no, y como quiera que es el segundo contratiempo para la acusación (la chica contó que no entró por la fuerza en el portal, desdiciéndose de su primera versión), el abogado de tres de los acusados, Martínez Becerra, atendió ayer a un diario digital, Pamplona Actual, para asegurar que la mayoría de las informaciones que circulan sin cuestionar son proporcionadas por el abogado de la chica. Desmintió así que los acusados reconociesen en la vista que la joven no dio el día de los hechos su consentimiento verbal para mantener relaciones sexuales. “Eso es falso y no sé de dónde lo han sacado”, aseveró. Y volvió a decir, esta vez públicamente, lo que viene repitiendo en privado toda la semana: “El juicio simple y llanamente está siendo tan esclarecedor, tan demoledor, que me parece que va a ser muy elocuente la hora de los informes finales, porque más de uno va a tener que explicar en qué se apoya para pedir la acusación de lo que se ha visto en el juicio: ya le digo que absolutamente nada”. Esa misma tesis la refrendó después en privado a varios interlocutores: “Sale una versión falsa, los medios la compran como verdad y ahí acaba todo”.

“Mienten como bellacos”, dijo, por su parte, de las declaraciones de los acusados el letrado de la acusación, Carlos Bacaicoa. Las versiones que salen de la sala de un juicio cerrado suelen diferir, pero en este caso cada uno parece vivir ahí dentro una realidad diferente. Ajena al gigantesco ruido alrededor que espera ahora, por fin en vista pública, las conclusiones y alegaciones que se conocerán el lunes y martes.

Más información