Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Una persona tiene derecho a rehacer su vida y aparentar que no ha pasado nada”

Los daños psicológicos sufridos por la víctima centrarán este martes la séptima jornada del juicio contra La Manada

Los cinco acusados por violación en los sanfermines de 2016 abandonan el Palacio de Justicia de Navarra este lunes.

El juicio por la presunta violación a una joven en los Sanfermines de 2016 entra en su recta final después de un fin de semana en el que el tratamiento a la víctima del suceso ha provocado protestas en la calle al considerar que el proceso judicial la está poniendo en cuestión. Este martes declararán ante el tribunal los peritos psicólogos para determinar, entre otros aspectos, el daño sufrido por la víctima, que en el momento del suceso tenía 18 años.

Seguramente, una de las preguntas que realizará la defensa de los cinco sevillanos acusados de la agresión sexual versará sobre las publicaciones de la denunciante en redes sociales, uno de los aspectos que ha levantado más controversia en el juicio, que se desarrolla a puerta cerrada. Durante la primera sesión del juicio, la de las cuestiones previas, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial decidió incorporar al sumario una captura de la cuenta de la joven en la red social Instagram. Lo hacía a solicitud de la defensa de uno de los cinco acusados y se añadía a un informe ya presentado sobre el comportamiento de la joven en redes sociales después del suceso, el 7 de julio de 2016.

La acusación particular solicita una indemnización de 100.000 euros para la víctima por las secuelas psicológicas sufridas debido al suceso y las defensas tratan de rebatir ese argumento mediante este informe, encargado a una agencia de detectives privados. El abogado Carlos Bacaicoa, uno de los dos representantes de la víctima en la vista no ve “extraño que se acepte” esa información que duda “que se vaya a utilizar en contra de ella”. Considera que se acepta para “evitar problemas de nulidad por parte de las defensas”, que podrían recurrir el veredicto por considerar que se vulnere el derecho fundamental a la defensa por parte de los cinco encausados.

“Si esperamos a que se meta en casa, apague la luz y se deje morir de inanición sería una cosa un poco fuerte”, respondía Bacaicoa a quienes cuestionan que la joven mantuviera actividad en redes sociales poco después del suceso. Defiende que “una persona tiene derecho a intentar rehacer su vida y sobre todo a aparentar que no ha pasado nada", en referencia al hecho de que realizara publicaciones poco después de ser víctima de la violación grupal. Ese es uno de los aspectos que también recoge el informe pericial que se realizó por parte de los psicólogos forenses por encargo del juez instructor y que expondrán de nuevo ante el tribunal. En ese documento se recoge que la joven mantuvo las redes sociales “con el fin de dar normalidad ante sus contactos y evitar ser asociada” con el suceso de los Sanfermines. La identidad de la joven es uno de los aspectos que se encuentra protegido por el tribunal, que decidía que se celebrase la vista a puerta cerrada para preservar su anonimato e intimidad.

El tribunal, conocido en la Audiencia Provincial como uno de los más garantistas del derecho a la defensa, no aceptó como prueba los mensajes entre los imputados anteriores al 7 de julio de 2016. De ellos se extrajo la sospecha de que se había producido otra agresión sexual por parte del mismo grupo en Pozoblanco (Córdoba). Tampoco está incorporado el informe de seguimiento físico por parte de detectives privados a la víctima durante un fin de semana poco después del suceso. El documento lo presentó la defensa fuera de plazo, con la instrucción ya cerrada y posteriormente, en las cuestiones previas del 13 de noviembre decidieron no presentarlo al tribunal compuesto por dos jueces y una jueza.

Siete vídeos de la violación

La sexta jornada del juicio contra los cinco jóvenes sevillanos, acusados de la violación grupal, sirvió para que comparecieran los policías que analizaron el audio de los siete vídeos que los acusados grabaron en el portal donde se produjo el suceso. En esos documentos, que recogen minuto y medio de los 20 minutos que se calcula duró la supuesta violación grupal, no se escucha la voz de la víctima pero según su representante, Carlos Bacaicoa, “no se aprecia consentimiento por ningún sitio”.

También comparecieron este lunes los técnicos de la empresa que analizó los restos biológicos hallados en el portal, que coincidían con muestras de los acusados y los forenses que atendieron a la joven, que apreciaron una herida eritematosa. Este martes pasarán por la sala también los policías forales encargados de analizar los vídeos, una de las principales pruebas, pero más controvertidas en su interpretación ya que la defensa considera que prueban la tesis de la relación consentida y la acusación y fiscalía justamente lo contrario.

Con ellos en el sumario tanto el juez de instrucción como la Audiencia Provincial han considerado improcedente poner en libertad a los cinco acusados en los distintos recursos a su prisión provisional.

Más información