Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez e Iceta rechazan investir a Arrimadas

El secretario general del PSOE no apoya un pacto fiscal para Cataluña

El PSC no apoyará una investidura de Inés Arrimadas, candidata de Ciudadanos a la presidencia de la Generalitat, aunque sea la fuerza constitucionalista más votada. Pedro Sánchez avanzó esta postura en la intención de disputar al partido de Albert Rivera el liderazgo del bloque no independentista. Los socialistas buscan a cambio forzar a Ciudadanos y al PP a que apoyen a Miquel Iceta para cerrar el paso a los secesionistas. Sánchez rechaza un pacto fiscal para Cataluña.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ayer.
El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ayer.

Los llamados partidos constitucionalistas en Cataluña tienen un objetivo común, evitar la independencia y desalojar del poder a los partidos independentistas, pero al mismo tiempo la competición entre las dos formaciones con mayores expectativas electorales de este bloque, el PSC y Ciudadanos, es a cara de perro. Pedro Sánchez y Miquel Iceta, líderes del PSOE y del PSC, se han lanzado a la batalla para superar a Inés Arrimadas, candidata de Ciudadanos, en el liderazgo electoral no independentista. A ello responde la nueva línea roja que ambos han fijado para los pactos postelectorales tras el 21 de diciembre: no investirán a Arrimadas, incluso aunque supere a Iceta.

Pedro Sánchez avanzó este jueves esta posición en TVE, que después confirmó Miquel Iceta. El líder del PSOE argumentó su negativa a facilitar un Gobierno de Ciudadanos —que puso al mismo nivel que su rechazo a permitir fórmulas de Gobierno de las formaciones independentistas— en que el partido de Albert Rivera “es la media naranja del PP”.

Sánchez y Borrell en campaña

Pedro Sánchez acudirá al menos a seis actos de la campaña catalana, aunque estos no serán ni la apertura ni el cierre, según el plan de la dirección socialista y el PSC, que han buscado preservar el protagonismo de Miquel Iceta.

El líder del PSOE pasará en campaña por las cuatro provincias catalanas, y este fin de semana acude también a Barcelona a la reunión de la Internacional socialista. El candidato del PSC se acompañará de Josep Borrell para el acto de cierre de campaña.

“Ya hemos tenido suficiente derecha en España como para tener más derecha en Cataluña y confrontar. Nosotros lo que estamos pidiendo es tender puentes, tender espacios de convivencia. El espacio de la convivencia en Cataluña no está a la derecha del PP, donde se está situando Ciudadanos. Por tanto, ni independentistas ni formulaciones de Gobierno conservadoras en Cataluña”, razonó Sánchez.

El líder socialista ha incrementado en las últimas semanas sus críticas a Ciudadanos, partido con el que firmó un acuerdo de investidura en 2016, y al que sitúa ahora a la derecha del PP. La batalla naciona también se libra en gran medida entre el PSOE y Ciudadanos, al que la última encuesta de Metroscopia para EL PAÍS ha situado en condiciones de disputar a los socialistas la segunda plaza. Ciudadanos también juega a la competición y se unió al PP para retrasar los trabajos de la comisión territorial en el Congreso, la principal apuesta del PSOE para el problema catalán.

Con su nueva condición para los pactos postelectorales, el PSOE busca que si hay una opcion de Gobierno no independentista esta pase por hacer presidente a Miquel Iceta. El candidato del PSC ha avanzado que su intención es la fórmula danesa, esto es, liderar un Gobierno aún siendo la tercera fuerza con apoyos múltiples, como logró la socialdemócrata Helle Thorning- Schmidt en 2011 en Dinamarca. El veto de los socialistas a independentistas y PP y Ciudadanos es a permitir una investidura de estos partidos, no a que Iceta pudiera recabar sus apoyos para ser investido.

Con quién podría formar gobierno Iceta o en quién podría apoyarse son preguntas aún sin respuesta. En la dirección del PSOE se apunta a una fórmula “imaginativa” y algunas fuentes sugieren una posible renuncia del PDeCAT al objetivo de la independencia tras el 21-D, lo que podría permitir algún tipo de acuerdo. Aunque Sánchez criticó ayer el “tacticismo” de los secesionistas, que “solo están dando pasos hacia atrás para dar después uno hacia delante”.

Sánchez rechazó ayer en todo caso que el PSOE vaya a aceptar un pacto fiscal para Cataluña. El líder socialista abogó porque Cataluña “esté siempre en el sistema de financiación general, en el régimen general”.