Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre de 54 años muere por el ataque de un enjambre de avispas asiáticas

La víctima recibició 25 picaduras cuando talaba un manzano en Porriño (Pontevedra)

Ejemplar de una avispa asiática del nido que estaba oculto tras la maleza.
Ejemplar de una avispa asiática del nido que estaba oculto tras la maleza. EFE

Era una tarde soleada la de este martes y Ángel González Lorenzo, soltero, de 54 años, aprovechó para seguir desbrozando la finca que rodea su casa, en la localidad de Porriño (Pontevedra), donde vivía con su madre. Le acompañaba en las tareas su amigo y vecino, Santiago Fernández. Justo en el momento que talaban un manzano ninguno se percató de que el árbol cobijaba un nido de las temidas avispas asiáticas (vespa vetulina), también llamadas asesinas, una especie invasora que llegó al oeste de Europa en 2004, causando estragos entre las poblaciones de abejas.

Al caer el manzano también cayó al suelo el nido de vetulinas y en cuestión de segundos, el enjambre atacó a los dos hombres, sobre todo a Ángel que no tuvo oportunidad de reaccionar y escapar como sí logró hacer su amigo, que se refugió en una bodega cercana mientras le gritaba: “Corre, corre que nos matan”.

Las enormes avispas se ensañaron con Ángel y este se desplomó y entró en parada cardíaca. Cuando Santiago regresó para auxiliarle, ya no tenía pulso. Entonces llamó a una ambulancia del 061 pero los sanitarios ya no pudieron reanimarlo y solo certificaron la muerte de su amigo que fue trasladado al Hospital Nicolás Peña de Vigo.

El informe preliminar de los médicos indica que el cuerpo de Ángel González presentaba 25 picaduras pero habrá que esperar al resultado de la autopsia para determinar si la causa de la muerte fue por el ataque masivo de avispas o se debió a una reacción alérgica.

Santiago también recibió varias picaduras por lo que fue atendido por los servicios sanitarios de emergencia aunque su estado no es grave. Le pusieron varias inyecciones y le aconsejaron mantenerse en alerta toda la noche por si notaba algún síntoma o cualquier reacción alérgica.

La muerte de González ha alarmado a los vecinos de Porriño. El nido de vetulinas fue retirado este jueves por una dotación del 112 y bomberos del Baixo Miño para incinerarlo, después de que un equipo del Seprona lo localizase entre la maleza. Se estima que esta colmena albergaba unos 2.000 insectos.

En los últimos meses se detectaron varios nidos de estas avispas en esta zona del sur de la provincia que fueron retirados por los equipos especializados de la Guardia Civil y la Xunta de Galicia. Ahora, desde el trágico accidente, Protección Civil de Porriño no para de recibir llamadas de alerta informando de otros nidos de vetulina para que sean destruidos.

No es la primera vez que se produce una muerte a causa de las avispas asiáticas en Pontevedra. En agosto de 2014, Dolores L. de 86 años falleció en en el municipio pontevedrés de Cuntis debido a más de 30 picaduras de este insecto.

Este jueves, la Diputación de Pontevedra y la Universidad de Vigo firmaron un convenio de colaboración para instalar en el campus la primera estación experimental dedicada al estudio de la avispa velutina y su proceso de colonización en Galicia. La investigación implica a los departamentos de Zoología y Ecología que profundizarán en los comportamientos y el ciclo biológico que ha desarrollado esta avispa en esta Comunidad autónoma.

Este proyecto pionero en Galicia pretende diseñar un plan científico para frenar su expansión y reducir el impacto que esta especie invasora está causando entre las especies locales o en actividades económicas como la apicultura o la horticultura.

También tiene como objetivo elaborar protocolos de actuación para lograr mayor eficacia de los servicios de protección civil y bomberos. Y, sobre todo, lograr la detección de nidos en fase temprana para evitar la formación de futuros enjambres.

La avispa asiática, cuyo hábitat natural estaría en China, el norte de la India e Indonesia, se introdujo en Europa a través de un cargamento de madera desembarcado en 2004 en Burdeos (Francia). Poco a poco el insecto colonizó todo el sur de Francia y el norte de España hasta instalarse en Galicia. Los expertos advierten de que en 2020 la avispa asiática habrá colonizado toda la península.

La lucha contra la avispa asiática

El Ayuntamiento de Hernani, en Gipuzkoa, ha adquirido una pistola de paintball para luchar contra la avispa asiática. Según ha explicado el Consistorio, esta herramienta lleva unas bolas de gelatina llenas de biocida que se pueden lanzar desde una distancia de hasta 40 metros.

Hasta ahora el método usado para eliminar a los insectos consistía en usar pértigas de aluminio y de fibra de carbono para introducir el biocida en los nidos.

El Ayuntamiento ha recordado que la avispa asiática es "una especie invasora que causa numerosos daños, socioeconómicos y en la biodiversidad".

Más información