Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere la exdirigente de ETA Belén González Peñalba

Fue interlocutoria de la banda terrorista en las negociaciones con los Gobiernos de González en 1989 y de Aznar en 1999

elen Gonzalez Peñalba
Belén González Peñalba, en un juicio en 2007. EFE

La exdirigente de ETA Belen González Peñalba, Carmen, que el próximo 23 de diciembre iba a cumplir 60 años, ha fallecido en la madrugada de este jueves en el Hospital Oncológico de Donostia a causa de un cáncer. González  Peñalba participó en representación de ETA en las negociaciones que la banda mantuvo con los Gobiernos de Felipe González en 1989 en Argel y el de Aznar en 1999 en Zúrich (Suiza).

Militante de ETA desde finales de los 70, fue integrante del comando Madrid que perpetró los atentados más sanguinarios y ya en los 80 pasó a formar parte de la dirección de la banda. Tras huir a Francia en 1981, volvió a Madrid en febrero de 1983, cuando integró el comando que operaba en la capital con terroristas como los ahora arrepentidos Juan Manuel Soares Gamboa y José Luis Urrosolo Sistiaga, y otros históricos como José Ignacio de Juana Chaos, Inés del Río y Esteban Esteban Nieto, entre otros.

En 1987 formó parte, junto a su compañero Eugenio Etxebeste, Antxon, e Iñaki Arakama Mendia, de la primera negociación que la organización armada mantuvo con el Gobierno español, entonces presidido por el socialista Felipe González. Tras fracasar el proceso de Argel, los etarras fueron deportados a la República Dominicana, de donde huyó en 1998..

González Peñalba, nacida en Beasain, fue detenida por la Policía francesa en Pau en octubre de 1999, un mes antes de que se diera por terminada una tregua de ETA. En mayo de ese año, la dirigente terrorista había participado en Zúrich como interlocutora, junto a Mikel Albizu y Vicente Goikoetxea, en las conversaciones autorizadas por el Gobierno de José María Aznar (PP) con ETA.

Tras pasar seis años en cárceles francesas, fue extraditada a España en 2005 para ser juzgada por el secuestro de Diego Prado y Colón de Carvajal, el asesinato del vicealmirante Escrigas y el atentado con un muerto cometido en la plaza de la República Argentina, en Madrid. Cumplía varias condenas que sumaban más de 700 años de cárcel. Estuvo encarcelada hasta que en 2009, víctima del cáncer, se le permitió seguir cumpliendo la condena en su casa en régimen de prisión atenuada. Fuentes abertzales han informado de que esta noche ha fallecido en un centro hospitalario de San Sebastián.