Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Enfrentamiento Gobierno-Conferencia Episcopal

El Gobierno del PP, en 1999: "No venimos a la derrota de ETA"

Una delegación de tres personas en representación del Gobierno español, que presidía José María Aznar, se reunió con la cúpula de ETA el 19 de mayo de 1999 en un hotel de Vellvey (Suiza). En la mesa estaban sentados, por parte del Gobierno, Ricardo Martí Fluxà, secretario de Estado de Seguridad; Pedro Arriola, asesor de Aznar, y Francisco Javier Zarzalejos, secretario general de Presidencia. Por parte de ETA, Mikel Antza y Belén González Peñalba (ambos actualmente en prisión). Como testigo estuvo el obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte. González Peñalba hizo un acta de la reunión, que el diario Gara publicó un año después.

Éstos son algunos pasajes del diálogo que hoy el PP asegura que no era una negociación, y menos política:

Antza: "ETA renueva su alto el fuego condicionado a la aceptación por parte del Estado del derecho de autodeterminación de Euskal Herria".

Zarzalejos: "Existe un nuevo escenario [la tregua] que se nos impone al Gobierno y a todos los actores".

Arriola: "Las conversaciones de Argel fueron una catástrofe. Mientras esté este presidente [Aznar] sabemos que ninguna conversación será una trampa".

Antza: "Dicen que la prensa no la pueden controlar, ¿y el Cesid [actual CNI]?".

Martí Fluxà: "Eso, más".

Zarzalejos: "No venimos a convencerles de que dejen de ser una organización armada. Es una decisión suya. No venimos a ver si ustedes van a mantener la tregua. Es ETA la que decide".

Arriola: "La posibilidad de negociar con una organización armada es ilegal .] La Constitución española no es inamovible; tampoco, creo, los estatutos. Existen vías de cambio".

Antza: "No nos interesa".

Zarzalejos: "Hemos hecho un esfuerzo para asumir la lógica del otro, y dentro de esa lógica no pensamos que ETA se va a rendir. Hemos hecho un esfuerzo de acercamiento... No venimos a la derrota de ETA".

Antza: "Queremos saber si en el Gobierno existe un nivel de reflexión sobre el conflicto existente y su superación".

Arriola: "Si Aznar no admitiera la existencia de un conflicto que es evidente, no estaríamos aquí [...] Es claro lo que ustedes quieren. Por otro lado está la Constitución. Hay que crear una nueva dinámica y que decidan los ciudadanos. Si la mayoría del Parlamento español lo decide, si la mayoría de los ciudadanos lo decide, entonces OK".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de febrero de 2008