Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en Cádiz un joven de 18 años acusado de matar a su padre a puñaladas

El hijo denunció en la Comisaría que había encontrado a su progenitor fallecido en su casa

Efectivos de la Policía Nacional trasladan a un detenido, en una foto de archivo.
Efectivos de la Policía Nacional trasladan a un detenido, en una foto de archivo. EFE

Nervioso y con las manos ensangrentadas, un joven de 18 años de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) se presentó en la comisaría de su ciudad el pasado lunes por la tarde. Aparentemente afectado, contó a los agentes que se había encontrado a su padre muerto, en medio de un gran charco de sangre, en su casa. Sin embargo, ni 24 horas ha tardado la policía en desmontar esa primera versión dada por Antonio N.C. y detenerlo como principal sospechoso por el asesinato de su padre, de 43 años.

El joven acabó arrestado a primera hora de la tarde de ayer, después de que incurriese en distintas contradicciones sobre lo ocurrido, tal y como ha avanzado en la mañana de hoy el medio local La Voz de Cádiz. Ahora la investigación, aún bajo secreto de sumario, se centra en tomar declaración a los distintos familiares del fallecido para reconstruir los hechos ocurridos en la tarde del lunes, según precisan fuentes policiales. Mientras tanto, el juez está a la espera de los resultados de la autopsia al cadáver de José Antonio N.R.

Desde un primer momento, los agentes recelaron de la versión de los hechos dada por el hijo. Cuando los investigadores llegaron al domicilio familiar, en el primer piso del número 9 de la calle Cruz del Monaguillo, se encontraron a la víctima tendida en el suelo de la entrada de la vivienda. Estaba boca abajo, en medio de un charco de sangre, y presentaba, al menos, diez puñaladas en el pecho, el cuello y la espalda. Pese a la dureza de la escena, los policías sospecharon de que el joven no hubiese llamado a los servicios de emergencias.

En su lugar, acudió directamente a la comisaría, con las manos y la ropa aún manchadas de sangre. Declaró que los hechos debieron producirse cuando ni su madre ni los otros dos hermanos se encontraban en la vivienda. Sin embargo, no tardó en caer en diversas contradicciones sobre lo ocurrido. Ahora, la policía baraja como principal hipótesis que, realmente, padre e hijo se encontraban a solas en el domicilio cuando ocurrió el asesinato. No ha trascendido aún el móvil que llevó al hijo a cometer el supuesto parricidio.

Tampoco ha aparecido aún el arma blanca con la que el vástago habría acabado con la vida de su padre. Los agentes buscan también algunas de las prendas que el joven llevaba en un primer momento, cuando denunció los hechos, y que luego han desaparecido. La investigación ha recaído en la brigada Policía Judicial de la Comisaría de Sanlúcar y en el juzgado en funciones de guardia de la localidad. Está previsto que el joven pase a disposición judicial mañana jueves.

El fallecido era conductor de autobús y vivía con su familia en esa vivienda desde hacía más de 15 años. El piso en el que vivía se encuentra ubicado en un bloque de 16 viviendas, ubicado en una transitada vía del Barrio Alto de Sanlúcar. Sin embargo, en el momento de los hechos, parte de los domicilios se encontraban vacíos, ya que son segundas residencias de veraneo.

Más información