Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liberados tres rehenes en un intento de atraco a un banco de Cangas de Onís

El atracador se suicida tras dejar salir a dos empleadas y un cliente que tenía retenidos. El suceso deja además dos heridos, un guardia civil y un segundo ladrón

Imágenes del atraco en Cangas de Onís. EPV

Tres rehenes, un hombre y dos mujeres, han sido liberados sobre las doce de la mañana tras pasar más de tres horas retenidos por un atracador en una sucursal de Liberbank en el centro de Cangas de Onís (Asturias). Un negociador de la Guardia Civil ha convencido al ladrón de que dejara salir a las tres personas, dos cajeras de la oficina y un cliente, mientras que el atracador se ha quedado dentro de la oficina, donde se ha pegado un tiro en la cabeza. El hombre, un delincuente habitual identificado como J.C.S.G., de 60 años y nacido en Miranda de Ebro (Burgos), no ha muerto en el acto. Ha sido atendido por sanitarios en la propia oficina, donde ha fallecido sobre 13.20. El suceso deja además dos heridos, un agente y un segundo ladrón, J.M.S.V., burgalés de 43 años

El intento de atraco se ha iniciado sobre las nueve de la mañana en la oficina de Liberbank, situada en los números tres y cinco de la avenida de Covadonga, a la que han entrado dos hombres con armas de fuego. En ese momento, había en la oficina dos cajeras y un cliente. Una de ellas ha logrado activar la alarma, mientras que una cliente, que iba a entrar en el banco detrás de los atracadores, se ha dado cuenta de lo que sucedía, ha conseguido huir y ha gritado para alertar de que se estaba produciendo un atraco, según han relatado a este diario Andrea, una testigo presencial que vive justo enfrente de la oficina. 

La Guardia Civil mantiene rodeada la sucursal de Liberbank. En la foto, un agente de paisano con metralleta.
La Guardia Civil mantiene rodeada la sucursal de Liberbank. En la foto, un agente de paisano con metralleta. EFE

Esta misma testigo, que se ha asomado a la venta al oír disparos, apunta que los atracadores eran dos y que habían dejado un coche con las llaves puestas en la puerta de la sucursal, frente a la teoría difundida por algunos medios locales de que podría haber un tercer atracador esperando fuera. La sucursal está en un cruce de carreteras, una en dirección Oviedo y otra a Covadonga.  

La Guardia Civil ha acudido al lugar momentos después de recibir el aviso. El tiroteo se ha producido, según el relato hecho a este diario por fuentes de la Guardia Civil, cuando los dos atracadores han salido de la oficina y uno de ellos ha abierto fuego contra los agentes. Los guardias civiles han respondido con varios disparos que han alcanzado a uno de ellos, identificado como J.M.S.V., de 43 años y natural de Burgos, que ha quedado tendido sobre la acera, mientras que el otro ha vuelto a la oficina, donde se ha atrincherado. "Todo ha comenzado con un tiroteo y ha acabado con otro disparo, pero este sordo y mucho después", ha explicado Andrea, una joven que vive junto a la sucursal.

En el operativo, ha resultado herido también un guardia civil, al que un disparo le ha rozado un brazo. El agente, de nombre Marcos según ha tuiteado la la Guardia Civil, ha sido atendido inicialmente por los sanitarios en el lugar de los hechos para después ser trasladado en ambulancia al hospital de Arriondas. Parece que la herida es superficial y no reviste gravedad. 

Una de las testigos, una clienta de la cafetería La Golosa, frente a la sucursal, ha contado a Efe que los agentes han ordenado al atracador herido que gateara hacia atrás para liberar la entrada y posteriormente ha sido evacuado en ambulancia. La Guardia Civil ha pedido a las personas que se encontraban en la cafetería que aguardaran en el interior. Una de las testigos, que estaba en un restaurante contiguo a La Golosa, ha contado que una de las personas que estaban en la cafetería era la directora de la sucursal, que había salido a tomarse un café con un cliente. 

Mientras tanto, el otro ladrón, un toxicómano y delincuente habitual de la zona conocido por la policía, se ha atrincherado en la sucursal con tres rehenes, las dos empleadas de la sucursal y el cliente, vecino de Cangas. Hacia la oficina se ha dirigido un negociador al tiempo que se activaban los equipos de intervención. El negociador ha convencido al hombre, que se mantenía sereno, de que liberara a los tres rehenes, que han salido de la oficina sobre las 12.00, mientras que él se quedaba dentro.

Cuando los agentes se preparaban para tomar la oficina, pasados cinco minutos de la una de la tarde, el atracador se disparado en la cabeza y ha sido dado por muerto en un primer momento por fuentes de la Guardia Civil a este periódico. Poco después, las mismas fuentes han matizado que se encontraba en estado crítico y que lo estaban atendiendo sanitarios en el lugar con la intención de estabilizarlo y trasladarlo al Hospital Central de Asturias en Oviedo. Finalmente, ha fallecido sobre las 13.20 sin llegar a salir de la oficina. La agencia Efe lo ha identificado como J.C.S.G., nacido en Miranda de Ebro (Burgos) en 1957. La Nueva España añade que tenía numerosos antecedentes y acababa de salir de la cárcel.

Por su parte, los rehenes, que aparentemente se encuentran bien, han sido trasladados a un centro hospitalario para evaluar su estado en salud. Según un testigo de los hechos, una de las mujeres está embarazada. 

Durante las más de tres horas que ha durado el suceso, más de 30 agentes armados han mantenido rodeada la sucursal y la zona ha estado acordonada hasta las 13.35 y vigilada desde un helicóptero. A esa hora quedaban unos 12 agentes en la puerta del banco, a la espera del levantamiento del cadáver.

El suceso ha generado una gran alarma entre los vecinos de Cangas, de más de 6.000 habitantes y a unos 80 kilómetros de Gijón. Las redes se han inundado de imágenes del atraco y la Guardia Civil ha pedido que no se difundan porque puede ser perjudicial para los agentes. 

Más información