Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Incendios fuera de temporada

La sequía obliga a prolongar la campaña contra el fuego. Galicia fue la comunidad más afectada por las llamas el año pasado

Un bombero trabaja este domingo en el incendio de Pazos de Bordén (Pontevedra).
Un bombero trabaja este domingo en el incendio de Pazos de Bordén (Pontevedra).

La campaña oficial contra incendios concluye el 30 de septiembre. Pero la sequía ha hecho que se extienda durante este octubre, un mes en el que en los últimos años se está volviendo habitual la sucesión de incendios forestales.

El Ministerio de Agricultura —que apoya a las comunidades en las labores de extinción, que tienen estas competencias transferidas— ha prolongado su campaña de extinción, lo que supone mantener activas el doble de aeronaves y brigadas de lo normal. Y varios Gobiernos autónomos —como los de Andalucía, Comunidad Valenciana, Galicia y Castilla-La Mancha— han decidido restringir las quemas agrícolas este mes para evitar los incendios forestales.

Antes de este puente del Pilar negro en fuegos, los datos de octubre ya eran preocupantes. EFFIS —siglas en inglés del Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales, dependiente de la Comisión— tenía contabilizados hasta el jueves 12 de octubre 34 incendios en España con una superficie afectada de más de 3.500 hectáreas. EFFIS, que utiliza satélites para este control, solo detecta los fuegos de más de 30 hectáreas, con lo que seguro que son más los incendios y la superficie afectada.

Veintidós de esos 34 incendios de octubre se produjeron en Galicia. Y la inmensa mayoría del resto también fueron en la zona noroeste de la Península.

Galicia fue la comunidad autónoma en la que se registraron más conatos —siniestros de menos de una hectárea—, incendios y superficie afectada por las llamas de todo el país en 2016. Según el balance del ministerio, acumuló el 28,8% de los conatos de España, el 22,5% de los incendios y el 35,5% de la superficie afectada.

Intencionados

Galicia en particular y la zona noroeste en general tienen, además, un problema con los incendios intencionados, la mayoría provocados por quemas ilegales y para generar pasto. Mientras que en todo el país el 54,7% de los siniestros son intencionados, en la zona noroeste ese porcentaje sube hasta el 70,2%, según los datos del informe del ministerio sobre incendios de la década 2000-2010.

En ese informe se resaltaba que existía una concentración del inicio de los fuegos intencionados durante "el ocaso y horas nocturnas, cuando no pueden actuar los medios aéreos". Y de eso precisamente, de la hora de inicio de las llamas, se quejan los Gobiernos autónomos como el gallego o el asturiano que están sufriendo esta oleada de fuegos durante el puente. 

Más información