Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Día libre” para los agentes del crucero de Piolín

Mientras crece la tensión política tras la declaración del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, los guardias de los barcos se toman la jornada de asueto hasta nuevo servicio

Declaracion de Independencia de Cataluña
Imagen de los barcos fletados por el Ministerio del Interior y atracados en el puerto de Barcelona.

Los cientos de agentes de la Guardia Civil que desde el pasado 21 de septiembre se alojan en los camarotes del Moby Dada, el barco que luce un gigantesco dibujo del canario Piolín de la Warner, se han tomado este miércoles "libre" mientras les toca su nuevo servicio. Así se lo han ordenado sus mandos, mientras se celebraba un Consejo de Ministros extraordinario en el Palacio de la Moncloa tras la alambicada declaración del martes del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. "Los que no tengan servicio, tienen el día libre, pueden irse a Barcelona si quieren", aseguran algunos de los agentes allí hospedados que les han dicho. Esa es la última directriz recibida por los miembros de los Grupos de reacción Rápida (GAR), los de las USECIC (sus homólogos en las distintas provincias españolas) y los de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS), unos 800 (aparte de algunas decenas de miembros de las Unidades de Intervención Policial de la policía nacional) que llenan los camarotes de ese navío de origen italiano, fabricado de 1981.

"Ayer terminamos a las 23.00 y regresamos al Piolín. Estuvimos viendo el discurso por la tele, muy tranquilos. Y hoy [por este miércoles] será como un día normal, haremos vigilancias preventivas en los lugares que nos han asignado a cada grupo: aeropuerto, edificios oficiales... Pero no ha habido ningún lío ayer en ningún sitio, ni tampoco ningún movimiento de unidades", señala uno de los agentes allí hospedado. Todo el que no tenga servicio, tiene libre.

Se acabó lo de no poder separarse a más de 100 metros de barco y lo de estar siempre preparados para actuar en cualquier momento, que eran las consignas que habían recibido los guardias de este barco hasta ahora. "Aquí coincidimos unidades de Usecic, GRS, GAR y UIP y están todos la mar de tranquilos. O nos hemos acostumbrado a esta situación o la gente piensa que no pasará nada", comenta otro guardia. "El autobús que tenemos para ir y venir a Barcelona lo llenamos todos los días en varios viajes para salir a comer, etcétera, porque ahora hay permiso para salir cuando queramos", explica.

Hasta hace pocos días, la tensión podía mascarse en ese barco. Ante una posible actuación inminente, no podían salir a más de 100 metros de la nave, no tenían más entretenimiento que el de hacer deporte en cubierta, leer y jugar a las cartas porque, según los testimonios recogidos por este periódico, en ese barco visitado por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, la semana pasada, no cuentan con sala de cine, ni con visionados de películas, ni con sala de ordenadores con WiFi que funcione, como ocurre en otros barcos o cruceros que albergan a policias desplazados. "La verdad es que estamos sorprendidos de tanto relax, pero bienvenido sea, está todo muy tranquilo", coincide otro guardia.

Este miércoles, según lo ordenado, los agentes irán cubriendo los turnos de mañana, tarde y noche que les correspondan, de acuerdo con el cuadrante. El resto del tiempo es libre. "Aquí venimos sin contar horas de servicio como tal, sin horarios, te pueden poner todas las horas que quieran sin problema", señala un agente. "Así que si no estás de turno, lo consideras libre; muchos no tenemos turno hasta la noche".

En todo caso, son mayoría los que piensan que todo "es muy cambiante" y puede darse la vuelta en cualquier momento. "De momento estamos así, pero a lo mejor cuando vuelva a hablar el presidente esta tarde todo cambia y corriendo donde sea, tenemos total disponibilidad para lo que necesiten", apuntan.

Según las ampliaciones de plazos oficiales, estos agentes permanecerán en el barco hasta al menos el próximo 18 de octubre. Sin embargo, el Ministerio del Interior ha insistido en todo momento en que los cerca de 6.000 agentes que han sido desplegados como refuerzo en Cataluña ante el desafío independentista en forma del referéndum ilegal del pasado 1 de octubre, permanecerán en dicha comunidad "mientras se considere necesario".

Más información