Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior empieza a alojar a los policías desplegados en provincias limítrofes a Cataluña

El fin de los contratos y los episodios de acoso obligan al ministerio a reservar habitaciones para los agentes en Huesca, Zaragoza y Castellón

 Un grupo de policías nacionales espera su transporte delante del hotel Mont-Palau de Pineda (Barcelona).
Un grupo de policías nacionales espera su transporte delante del hotel Mont-Palau de Pineda (Barcelona). EFE

Barcos, cuarteles del Ejército y, ahora, hoteles en provincias vecinas. El Ministerio del Interior intenta en los últimos días solucionar el problema de alojamiento de los cerca de 6.000 policías y guardias civiles desplegados en el dispositivo de Cataluña reservando habitaciones en establecimientos de Huesca y Castellón, principalmente, pero también en Zaragoza, según confirman a EL PAÍS fuentes del departamento de Juan Ignacio Zoido.

Estas fuentes aclaran que en la decisión no solo ha influido la negativa de algunos empresarios catalanes a alquilar sus instalaciones para los agentes, sino también la petición de los mandos de los policías y guardias afectados. Estos consideran que es más llevadera la vida diaria en lugares donde no exista el acoso al que han estado sometidos. “Se busca que puedan salir a tomar un café tranquilamente o llevar el uniforme a una lavandería sin que les rechacen o miren mal”, señalan fuentes policiales.

Al comienzo del dispositivo, Interior alquiló tres grandes cruceros y habitaciones en 41 hoteles de Cataluña. De estos últimos, seis habían sido abandonados antes del día de ayer por los policías (uno en Reus, dos en Pineda de Mar y los tres restantes en Calella). De los otros 35, el contrato firmado por el ministerio para que den alojamiento a los agentes venció ayer, ya que en un primer momento el despliegue estaba previsto que durase solo hasta el 5 de octubre.

Medida provisional

Algunos han sido realojados en instalaciones militares, como los guardias civiles que ocupaban los hoteles de Calella. Para ello, Defensa está facilitando ya la logística necesaria. Los 400 policías que estaban en Pineda De Mar han sido ya trasladados a las provincias limítrofes. Las reservas se están haciendo, en principio, hasta mediados de la próxima semana. Fuentes policiales insisten en que esta sigue siendo una medida provisional, aunque admiten la imposibilidad de fijar fecha para el fin del dispositivo por la grave situación política.

En Huesca se han reservado habitaciones en las localidades de Fraga, Barbastro, Monzón y Binéfar. En Zaragoza, en la capital, donde ha sido alojado el grupo de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR), que ha sido desplazada para colaborar en la seguridad de los actos de la festividad de la Virgen de El Pilar, pero que permanece adscrito al operativo de Cataluña. En Castellón, en localidades turísticas cercanas a la provincia de Tarragona. 

Más información