Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El otoño será más cálido y húmedo de lo habitual tras un verano “loco” y “cargado de récords”

Se espera entre medio y un grado más en sur y noreste. El estío fue el segundo más cálido desde 1965, a tres décimas del de 2003

Otoño en el valle de Ordesa, en el Pirineo aragonés.

El otoño en España, que comienza este viernes a las 22.02 hora peninsular, se prevé más cálido de lo habitual —con unas temperaturas de entre 0,2 y 0,5 grados por encima de la media, aunque pueden ser de entre medio y un grado más en zonas del sur y del noreste— y con menos lluvias de las que son necesarias para compensar la falta de agua que afecta a casi todo el país, según la predicción estacional de la Agencia de Meteorología (Aemet).

Ana Casals, portavoz de la Aemet, precisa que en octubre se espera que la anomalía —temperatura por encima de la media sea de entre 1 y 1,5 grados en el suroeste peninsular, y de entre 0,5 y 1 en el resto. En noviembre, con una temperatura media de 9,9 grados, se prevé un tiempo cálido en casi toda España salvo en el norte peninsular, mientras que diciembre, con una media de 8 grados, se prevé más cálido en zonas del interior de España.

En cuanto a las lluvias, Casals recuerda que durante el otoño se suele recoger un tercio de las lluvias anuales. Sin embargo, las proyecciones climáticas prevén "un octubre con menos lluvias", sobre todo en áreas de Extremadura y del suroeste de Andalucía y, en menor medida, en áreas del Mediterráneo, detalla Casals. La portavoz matiza que algunos pronósticos arrojan "algo más de lluvia durante noviembre y diciembre" para casi toda España, con mayor intensidad en País Vasco y Baleares.

El verano que termina mañana viernes, ha sido "loco" y "cargado de récords", en palabras de Casals. Su temperatura media de 24,7 grados, 1,6 por encima de la media de los últimos años (el periodo con el que se compara es entre 19981 y 2010), lo convierte en el segundo más cálido desde 1965 y también del siglo XXI. Se queda a tan solo tres décimas por detrás del verano de 2003, el más tórrido, en el que la temperatura media fue de 25 grados. Este verano ha superado a los de 2015 y 2016 en 0,2 y 0,5 grados, respectivamente. Las temperaturas mínimas también fueron 1,4 grados superiores a las normales.

Por comunidades, ha tenido un carácter "extremadamente cálido", es decir, con máximas de récord, en zonas de Andalucía, Extremadura, Castilla La-Mancha, Madrid, Castilla y León y sur de Aragón, y muy cálido en el resto de la península. El verano ha tenido un carácter extremadamente cálido en amplias zonas de Andalucía, Se observaron anomalías térmicas de dos grados en la mayor parte del sur, centro y noreste de la península, casi tres en puntos de Andalucía y de Castilla y León. 

Por meses, la portavoz explica que el verano comenzó con un junio "extremadamente cálido", el más cálido desde 1965, con una temperatura media de tres grados sobre lo normal. Junio trajo de hecho la primera ola de calor del verano... a ocho días del verano. Julio y agosto resultaron ambos muy cálidos, con temperaturas medias entre 0,9 y 1 grado por encima de las normales. Septiembre comenzó con oscilaciones normales para dicho mes, pero el día 14 volvieron a bajar las temperaturas de forma generalizada y se quedaron quedando notablemente por debajo de los valores normales. Como resultado, en lo que va del mes de septiembre la temperatura media queda por debajo de los valores normales, a la espera de que termine y se pueda obtener el dato.

Efemérides de temperaturas máximas absolutas del verano (red principal de observatorios).
Efemérides de temperaturas máximas absolutas del verano (red principal de observatorios).

Tal y como se informó en su día, se confirma que la temperatura más alta se midió el 13 de julio en el observatorio de Córdoba-Aeropuerto, donde los termómetros llegaron a 46,9 grados, un registro que es además la temperatura máxima absoluta en estaciones principales de Aemet en España desde que hay registros. Lo de Córdoba ha sido infernal: sus observatorios han registrado, a lo largo de estos tres meses, 37 días por encima de los 40 grados. Junto con sus 46,9 grados, completan el podio de las temperaturas más altas los 45,7 ºC de Granada Aeropuerto del 12 de julio y los 45,4 ºC de Badajoz Aeropuerto del 13 del mismo mes.

Además, en ocho estaciones principales, situadas ellas en la mitad sur, la temperatura más alta del verano de 2017 ha superado al anterior valor más alto de temperatura máxima registrado hasta ahora en cualquier mes de verano y en 16 la temperatura media de este verano fue la más alta de su serie desde 1920. 

El otoño será más cálido y húmedo de lo habitual tras un verano “loco” y “cargado de récords”

En total, se produjeron tres olas de calor: la primera entre el 13 y 21 de junio, con hasta siete provincias bajo aviso rojo; la segunda entre el 12 y 16 de julio, en la que se registraron las máximas del verano, y la que se registró entre los días 2 al 6 de agosto, que afectó sobre todo al sur y este de la península y a Baleares.

El verano también ha sido húmedo, con una precipitación media de 79 litros por metro cuadrado, un 7% por encima del valor medio estacional. Fue húmero o muy húmedo en el centro peninsular, País Vasco, La Rioja, Navarra y Aragón, seco o muy seco en zonas del sur peninsular, Cataluña, Galicia, oeste de Castilla y León, Canarias occidental, y extremadamente seco en una zona que abarca Andalucía occidental, sureste de Extremadura, pequeñas zonas entre Granada y Albacete y en Canarias occidental.

El otoño será más cálido y húmedo de lo habitual tras un verano “loco” y “cargado de récords”

Respecto al año hidrológico, Roser Botey, jefa de Climatología de la Aemet, explica que las lluvias del verano no han compensado el déficit acumulado en el año hidrológico (1 octubre-30 septiembre), que se sitúa algo por encima del 12%. 

Más información