Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

9.894.350 papeletas de la consulta ocultas a 45 kilómetros de Barcelona

La Guardia Civil interviene también 5.903 sobres con las actas para el escrutinio y diverso material electoral

referendum Cataluña
Papeletas del referéndum ilegal intervenidas por la Guardia Civil.

A solo 45 kilómetros de la ciudad de Barcelona, en una nave industrial del polígono Can Barris, en la localidad de Bigues i Reills (8.900 habitantes). Allí encontró ayer la Guardia Civil “todas o gran parte” de las papeletas y del material electoral que iban a ser utilizados en la consulta del próximo 1 de octubre. Según un primer recuento, los agentes intervinieron 9.894.350 papeletas impresas con el y el no. Casi el doble de las necesarias para un censo electoral que en los últimos comicios celebrados en Cataluña, las elecciones generales de junio de 2016, superó ligeramente los 5,5 millones de potenciales votantes. Envueltas en plástico por bloques y dentro de cajas cartón, las papeletas estaban listas para su distribución.

El instituto armado también requisó en el mismo almacén carteles con la leyenda “local electoral” para colocarlos en los centros de votación y 5.903 sobres con documentación para las mesas de la consulta. Estos contenían las actas numeradas con la inscripción “referéndum de autodeterminación de Catalunya 2017” para ir anotando el nombre de los votantes, y otras donde recoger el escrutinio, así como la documentación en la que reflejar la constitución formal de las mesas y otros formularios. Todo ello calificado como “material electoral fundamental para la realización de referéndum ilegal”, según destacó ayer en una nota Interior.

En el registro estuvo presente uno de los detenidos, el abogado y empresario Pau Furriol Fornells, quien figura como consejero de la cervecera Damm. Militante de ERC desde 1962 —partido en el que ha ocupado diferentes cargos de responsabilidad—, los investigadores señalan a Furriol en su condición de propietario de la nave como un personaje clave en la elaboración y frustrada distribución de las papeletas, junto a otra arrestada, Mercedes Martínez Martos, apoderada de la empresa Fox Box Publi Alternativa.

La incautación de las papeletas de votación y el resto de material para el escrutinio se suma a la localización el martes en las sedes de la empresa Unipost en Manresa y, fundamentalmente, en Terrassa de más 45.000 cartas listas para ser enviadas con las notificaciones oficiales para los elegidos como presidentes, vocales y suplentes de las mesas de la consulta.

Con la paralización de estos envíos postales, los investigadores consideraron ya entonces que habían frustrado la constitución del 80% de las mesas del referéndum. En las misivas figuraba el destinatario, y la Generalitat aparecía como remitente. En días anteriores, la Guardia Civil ya había retirado de diferentes imprentas cientos de miles de carteles publicitarios para alentar a participar en el referéndum ilegal o incitar a votar en el mismo.

Fuentes cercanas a la investigación consideran que con todas estas incautaciones la celebración de una consulta es ya “misión imposible” para los independentistas, aunque admiten que aún quedan tres elementos electorales por localizar. Uno de ellos son las tarjetas censales que supuestamente el Govern iba a enviar a todos los electores para informarles del colegio y mesa electoral en los que le correspondía acudir para depositar su papeleta. Se trata de más de cinco millones de envíos postales aún no localizados. El segundo es el censo propiamente dicho, y sobre cuya elaboración ilegal mediante el acceso a diferentes bases de datos alertó el lunes la Agencia de Protección de Datos.

El tercer elemento que buscan las Fuerzas de Seguridad son las urnas. Los investigadores trabajan hasta ahora con varias hipótesis sobre su paradero después de que el propio presidente catalán, Carles Puigdemont, presumiera de tener 6.000 listas. Para algunas de las fuentes consultadas, dicha afirmación es “un farol” del dirigente independentista y creen que las mismas serán fabricadas apurando los plazos para evitar que sean intervenidas. Otras apuntan que ya están elaboradas pero que, muy posiblemente, se encuentren ocultas fuera de España y que solo serán trasladadas a Cataluña para distribuirlas por ciudades y pueblos poco antes del 1 de octubre.

Más información