Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia de Juana Rivas se acoge a su derecho a no declarar

Los allegados estaban citados en el juzgado de Instrucción de Granada para investigar su posible vinculación con la sustracción de los hijos de Rivas

Isabel Rivas, en el centro, y su madre, a la derecha. Entre ambas, el padre de Juana Rivas, Manuel.
Isabel Rivas, en el centro, y su madre, a la derecha. Entre ambas, el padre de Juana Rivas, Manuel. EL PAÍS

La familia de Juana Rivas se ha acogido este jueves a su derecho a no declarar en el Juzgado de Instrucción 2 de Granada. Sus padres, su hermano y su hermana estaban citados esta mañana como investigados (la antigua imputación) para determinar su colaboración en el supuesto secuestro de los dos hijos de Rivas, de 11 y 3 años, que permanecieron ocultos con su madre durante más de un mes.

"No ha declarado ninguno", ha señalado Juan de Dios Ramírez, el nuevo abogado de Juana Rivas a la salida de los juzgados de La Caleta, en Granada, donde la familia ha llegado poco antes de las 10.00 y han salido una hora después. la Fiscalía no prevé pedir ningún tipo de medidas cautelares contra los familiares, ha informado a Efe un portavoz del Ministerio Público.

Rivas no acató la orden judicial de devolverlos al padre, que finalmente cumplió el pasado lunes. Los dos niños fueron entregados al padre y se encuentran ya en Carloforte (Italia).

El Juzgado de Instrucción número 2 de Granada había citado a declarar como investigados este jueves a los familiares de "hasta el segundo grado de consanguinidad" de Juana Rivas. Se trata de su hermana Isabel, que ha sido el principal soporte de Rivas durante todo el proceso. También la madre, que se llama igualmente Juana y que hasta ahora siempre ha declinado hacer declaraciones. En Maracena vive a escasos metros de su hija en un barrio de casas bajas. El padre, Manuel, y su hermano.

La juez les llamó a declarar en la vía penal del caso a estos familiares en virtud del auto dictado el pasado jueves en el que citó para este pasado miércoles a la asesora jurídica del Centro Municipal de la Mujer de Maracena, Francisca Granados, y la psicóloga del mismo, Teresa Sanz, para conocer si pudieron inducir o ser partícipes necesarias del posible delito por el que se investiga a Rivas, que también pudo cometer desobediencia judicial.

Las funcionarias del Ayuntamiento maracenero se acogieron el miércoles a su derecho a no declarar ante la juez en base al "secreto profesional", subrayando que nunca participaron en los hechos. Su abogado, Carlos Aránguez, ha presentado este jueves un escrito para pedir el archivo de la causa contra las dos asesoras porque "no existe ningún indicio de participación delictiva" por su parte, según el letrado. Aránguez, que es compañero como profesor de facultad de Francisca Granada, ha querido aclarar que está defendiendo a ambas "sin minuta, gratis".