Accidente de ascensor en Sevilla

El extraño fallo técnico en un ascensor de Sevilla

Expertos señalan que la muerte de una mujer en Sevilla es un caso inusual

El coche fúnebre traslada los restos de Rocío Cortés, este martes en Dos Hermanas (Sevilla).(atlas)

En el accidente ocurrido el pasado domingo en un ascensor del Hospital de Valme de Sevilla, en el que murió una mujer de 25 años que acababa de dar a luz, ocurrieron al menos tres errores. "Fallaron los sistemas que impiden que se cierre la puerta si algo se interpone y que el aparato suba o baje con las puertas abiertas. Y, por lo tanto, también falló la cadena de seguridad que impide que el aparato funcione si todos los elementos no están en orden", apunta el jefe del área de Industria y Energía de Incosa, compañía autorizada por el Ministerio de Industria para realizar las inspecciones de los ascensores, Javier Mota. Expertos del sector y profesionales coinciden en asegurar que lo ocurrido en el centro hospitalario es un caso inusual. Fuentes policiales se limitan a señalar que la investigación sigue su curso y que esperan enviar en "los próximos días" el atestado al Juzgado de Instrucción 1 de Sevilla, que investiga los hechos. 

Más información

Tanto Mota como el director general de la Federación Empresarial Española de Ascensores (FEEDA), Francisco González, afirman que lo que ocurrió en el ascensor del hospital sevillano fue "un fallo muy grave o una conjunción de fallos". "Teniendo en cuenta la seguridad que hoy en día tienen los ascensores, lo ocurrido es muy extraño. El aparato tiene sistemas de bloqueo de seguridad ante cualquier avería", señala González. "Es complicado saber cuál fue el motivo de ese fallo repentino", añade Mota. Según informó la Consejería de Salud y la empresa encargada de su mantenimiento, Orona, el elevador había pasado la última revisión técnica el pasado 12 de agosto. "Al ser un elemento mecánico, estas revisiones reducen el riesgo de que se produzca algún fallo, pero no lo elimina, como ha podido ocurrir en este caso", afirma Mota. 

Según el relato de varias fuentes, tras tener por cesárea a su tercera hija, la fallecida, Rocío Cortés, era trasladada sobre las 14.30 del domingo desde la segunda planta, donde se encuentra la llamada sala de despertar, hasta su habitación. Tras meter la cama en el ascensor, el celador pulsó el botón para ir a la tercera planta, pero al ver que no funcionaba comenzó a sacar a la mujer para buscar otro elevador. En ese cambio, fue cuando el ascensor con las puertas abiertas comenzó a subir estando el extremo de la cama donde reposaba la cabeza fuera del habitáculo, lo que provocó que el cráneo quedase aprisionado contra las estructuras superiores. Según la autopsia, la madre murió como consecuencia de un "traumatismo craneal severo", informa el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). En el documento, figura que el cráneo habría sufrido un "aplastamiento" entre el suelo y el dintel de la cabina del ascensor, informa Europa Press.

A la espera de los resultados de la investigación, los representantes sindicales en el hospital sevillano también apoyan la tesis de un fallo técnico. "Basta con ver cómo sucedieron los hechos para darse cuenta que algo no funcionó en el aparato. Cómo puede subir un ascensor con las puertas abiertas", señala el delegado sindical de USO y compañero del celador, Victorio Carcela, quien defiende la actuación de su colega, con más de 30 años de experiencia. "Es cierto que el año pasado, varios usuarios se quejaron de que las puertas de algunos ascensores se cerraban muy rápido, o muy fuerte, pero el centro ya solucionó esos problemas. Hasta hoy, no había constancia de quejas de este tipo", apunta la secretaria provincial de Satse, Reyes Zabala. Mientras se aclaran las causas del suceso, los sindicatos han reclamado a la dirección del hospital que "se implementen medidas adicionales de seguridad en los traslados de los pacientes", tales como que "sean realizados por dos celadores cuando se trate de pacientes dependientes o cuya movilidad se encuentre reducida".

Rocío Cortés.
Rocío Cortés.EFE

La familia de la fallecida, quien ha sido enterrada este martes en Dos Hermanas (Sevilla), ha denunciado tanto al centro hospitalario como a la empresa de mantenimiento al considerar lo ocurrido "una negligencia". El Juzgado de Instrucción 1 de Sevilla investiga ya las circunstancias del accidente y está a la espera de recibir un atestado por parte del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional. Fuentes policiales señalan que el pasado lunes ya se tomó declaración a los técnicos de la empresa de mantenimiento del ascensor, al celador y a otros testigos. Según informa el TSJA, la juez ya ha recibido el informe de los bomberos con el relato de su actuación y está a la espera de recibir el atestado de la Policía Científica, que continúa, entre otras acciones, recopilando datos y declaraciones de la empresa de mantenimiento del ascensor y otros directivos del centro hospitalario. La juez también contará con el informe que está realizando la Consejería de Industria de la Junta para poder identificar la avería. 

Antes del entierro, los padres de la mujer han pedido que se encuentre al "responsable" de la muerte de su hija y que los hospitales cuenten con ascensores "adecuados". "Estas cosas no pueden ocurrir en los tiempos en los que estamos", ha lamentado Juan Cortés, padre de la víctima.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50