Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tensión interna fuerza al PSOE a debatir su modelo territorial para España

La dirección quiere concretar las características de su modelo territorial federal

La dirección del PSOE está dispuesta a abrir un debate interno para detallar en qué modelo territorial se concreta la apuesta de Pedro Sánchez por reconocer la plurinacionalidad de España. “Hemos hecho una formulación y hay que desarrollarla”, resume una fuente cercana al secretario general. La dirección del PSOE no ha precisado cuántas Comunidades reconocería como naciones en su España plurinacional, ni las consecuencias fiscales o competenciales del modelo. Eso ha provocado tensiones internas por las distintas interpretaciones de sus líderes territoriales.

Pedro Sánchez, en una imagen de archivo. Ampliar foto
Pedro Sánchez, en una imagen de archivo.

Los delegados del 39º Congreso del PSOE aprobaron en junio una enmienda a la ponencia política en la que apostaron porque el artículo 2 de la Constitución recoja el reconocimiento de la plurinacionalidad de España. Ese concepto nunca había figurado en el ideario de los socialistas y aún no ha sido detallado en sus características, lo que ha despertado tensiones internas e interpretaciones diferentes en el partido. Que Óscar Puente, portavoz de la Ejecutiva, mostrara en junio sus dudas a la hora de enumerar las naciones que reconocería el PSOE disparó las alarmas entre los críticos del partido. Y que José Manuel Franco, candidato sanchista a liderar el PSOE de Madrid, afirmara en El Español que “Madrid sería una nación en el Estado plurinacional del PSOE” ha tensado aún más la situación. Ahora, los consejeros del secretario general se muestran dispuestos a abrir un debate sobre el modelo que debe quedar englobado bajo la etiqueta de la plurinacionalidad, que es irrenunciable para Sánchez.

“Hemos hecho una formulación [de la plurinacionalidad], pero la formulación luego hay que desarrollarla”, explicó una fuente de la máxima confianza de Sánchez. “Y por supuesto, allí llega el debate, en el desarrollo”, subrayó este interlocutor. “La plurinacionalidad es una fórmula, un pronunciamiento entorno al reconocimiento de la diversidad territorial, pero no un modelo territorial”, siguió. Y remató: “Una vez se cierre el proceso de congresos, convocaremos el Comité federal, que puede ser un marco [para el debate]. O se puede decidir otro”.

“¿Cuáles van a ser las nacionalidades? ¿Cuáles las naciones? ¿Cuáles las regiones? ¿Va a haber solo naciones y no nacionalidades, o va a persistir el esquema de naciones, nacionalidades y regiones [que recoge actualmente el artículo 2 de la Constitución]?”, se preguntó Gregorio Cámara, catedrático de derecho constitucional y nuevo secretario de Libertades y Política territorial del PSOE andaluz. “Esta propuesta del PSOE está hecha en el marco concreto de un intento de resolver con la mejor intención el problema territorial y la crisis que se vive en Cataluña, rompiendo el bloqueo político”, siguió el también diputado. “El problema es que con esa definición de la plurinacionalidad, sin mayor concreción, avanzamos poco. Lo que necesita la formulación plurinacional es que se concrete en qué radica”.

Las distintas apuestas territoriales

Tras la aprobación del concepto de plurinacionalidad por parte del 39º Congreso del PSOE, este partido ha comenzado a celebrar sus congresos autonómicos. En estos cónclaves, que se suelen centrar en la política regional, se han aprobado ponencias que eluden el modelo territorial, otras que omiten la plurinacionalidad y algunas que profundizan en el concepto.

  • Asturias. "Propugnamos un federalismo cooperativo y solidario porque consideramos que es el mejor marco para conciliar pluralidad territorial y unidad política, y porque cualquier alternativa que debilite la solidaridad disminuirá la capacidad autonómica para ofrecer buena educación pública, buena sanidad pública y buenos servicios públicos a la ciudadanía", lee la ponencia de la Federación asturiana, que dirige Javier Fernández, expresidente de la gestora que dirigió el PSOE entre la dimisión de Pedro Sánchez (octubre de 2016) y su reelección como secretario general (mayo de 2017). "Vamos a mantener nuestros criterios en un asunto capital con la claridad, firmeza y lealtad que nos ha caracterizado, sin renunciar a ejercer el papel que nos corresponde como Federación Socialista.
  • Comunidad Valenciana. "El País Valenciano es un sujeto político", dice la ponencia del partido de Ximo Puig, que profundiza en el concepto de plurinacionalidad. "[Apostamos por] establecer constitucionalmente el carácter plurinacional del Estado español en virtud de los hechos diferenciales de algunas comunidades autónomas. Reconocer en la Constitución la asimetría estructural del federalismo español en virtud de los hechos diferenciales de algunas comunidades autónomas".
  • Islas Baleares. El partido que lidera Francina Armengol propone "un modelo, en definitiva, profundamente federal entre islas, pero también con el Estado donde los socialistas deben defender una profunda federalización del sistema político y de las instituciones, con la ambición de aplicar el principio de ordinalidad en el modelo de financiación del futuro".
  • Andalucía. El partido de Susana Díaz, que fue rival de Sánchez por la secretaría general, no menciona la plurinacionalidad y defiende el modelo autonómico actual. Este fue el planteamiento de su Congreso: "La revisión del modelo territorial no pasa por destruir el Estado autonómico, sino por reforzarlo y mejorarlo, avanzando hacia un modelo federal cooperativo capaz de garantizar la igualdad en la diversidad de todos los españoles, el respeto a las singularidades y de reforzar las líneas de acción conjuntas".
  • Extremadura. "No somos nacionalistas porque somos profundamente de izquierdas y profundamente autonomistas", defendió el PSOE en la región de Guillermo Fernández Vara. "Hemos estado en primera línea de los avances del sistema autonómico, desde que asumimos internamente que la autonomía era la gran oportunidad histórica de despegue de la región y que éste vendría de nuestra mano como partido. (...) Pretender dibujarnos como centralistas es desconocer lo que Extremadura sufrió con ese sistema perverso".
  • Castilla y León. "Nuestro partido siempre confío en el Estado de las Autonomías", se limita a defender el partido de Luis Tudanca, uno de los hombres fuertes de Sánchez.

Los interlocutores consultados argumentan que sería preferible que el PSOE inicie esa reflexión antes de impulsar la creación en septiembre y en el Congreso de una comisión de estudio para la reforma de la Constitución. De esta manera, los socialistas resolverían sus discrepancias internas antes de presentar su modelo ante el resto de partidos. “Tiene que darse ese debate. No sabemos lo que significa la plurinacionalidad jurídicamente, económicamente, fiscalmente...”, argumentó un dirigente del PSOE andaluz. “Todo está indefinido, y nos hemos quedado en el detalle de una palabra, en el concepto y no en su desarrollo”, siguió. “Lo importante es el de qué se trata”.

“Lo que ha determinado el 39º Congreso es ir a un perfeccionamiento del artículo 2 de la Constitución, para desarrollar el concepto de la plurinacionalidad”, explicó Guillermo Fernández Vara, presidente de Extremadura y del Consejo de política federal del PSOE, uno de los órganos que podría acoger el debate que quiere impulsar la dirección socialista. “Lo que tenemos que determinar entre nosotros es hasta dónde se llega, o cómo”, añadió. “No se discute el qué, se discute el cómo”.

Desde que el 39º Congreso apostó por la plurinacionalidad, la dirección nacional ha observado cómo distintos Congresos autonómicos del partido han omitido el concepto o lo han matizado en sus respectivas ponencias. Eso no ha generado inquietud entre los estrategas que aconsejan a Sánchez. Primero, porque entienden que los cónclaves regionales no tienen por qué entrar en el debate sobre el modelo territorial, sino centrarse en sus respectivas problemáticas locales. Y segundo, porque recuerdan que la apuesta por la plurinacionalidad quedó legitimada por los votos de los afiliados. Sin embargo, distintos líderes territoriales ya han señalado la necesidad de que el PSOE concrete y detalle su discurso para no confundir a los votantes.

Presidentes autonómicos

“Mi dinámica es intentar ayudar a que el PSOE tenga un mensaje lo más entendible en el conjunto del país”, argumentó Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha. “La Constitución del 78 se basa en una enorme diversidad territorial y en singularidades históricas que se expresaron en su momento en términos de regiones y nacionalidades”, siguió. “El concepto de nacionalidades, desde mi punto de vista, iba más lejos de lo que ahora algunos entienden como nacionalidad cultural o nacionalidad religiosa. En España a veces nos perdemos más en la forma de decir las cosas que en el fondo”, añadió.

“Se trata de que se ponga de manifiesto que en esto hay muchas menos diferencias de lo que parece. Cuando nos pongamos a hablar nos daremos cuenta de que no se toca lo que para todos es intocable”, opinó Fernández Vara, el presidente de Extremadura, en referencia a la defensa de la unidad de España y del principio de que la soberanía reside en el conjunto de los españoles.

“La aceptación de la plurinacionalidad por parte del secretario general del PSOE abre un camino a una mayor autonomía, pero no independencia”, apuntó Ximo Puig, presidente de la Comunidad Valenciana, según EP.

Esas tres aportaciones reflejan que el debate interno está muy vivo. La dirección del PSOE aboga por que el artículo 2 de la Constitución reconozca la plurinacionalidad de España, y ahora se abre a un diálogo sobre el andamiaje intelectual y el modelo territorial que deben sostener esa idea.