Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un lince tras ser evacuado por el fuego de Doñana

El programa de cría en cautividad de El Acebuche asegura que falleció como consecuencia del estrés sufrido durante la captura y el transporte

Una hembra de lince y sus crías en el centro El Acebuche de Doñana (Huelva) en una imagen tomada en junio de 2016.

Una de las hembras de lince ibérico del centro de cría en cautividad de El Acebuche de Doñana (Huelva) murió ayer domingo por la tarde tras ser desalojada a causa del incendio desatado el sábado en Moguer y que se acerca al parque nacional. Se llamaba Homer y, según fuentes del centro, falleció como consecuencia del estrés sufrido durante la captura y el transporte. La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha asegurado hoy que el resto de los ejemplares que fueron evacuados y los que permanecieron en el centro se encuentran "en buen estado".

Doñana y el lince son casi inseparables. En el centro de cría de El Acebuche, ubicado en el espacio natural previo al parque, arrancó el programa de recuperación de esta especie a principios de siglo, cuando la situación era dramática. Y allí nació la primera cría en cautividad del programa en 2005.

El domingo, cuando el fuego de Moguer estaba desatado, las llamas amenazaron a El Acebuche. Y llegó la orden de desalojo. Los responsables del centro aplicaron el protocolo de evacuación establecido en caso de incendio y lograron capturar a 14 ejemplares (cinco crías y nueve adultos, de los que cinco son machos y cuatro hembras) para evacuarlos. Pero no a otros 13 adultos. Como establece el protocolo, se abrieron las verjas del centro para que, en el caso de que llegara el fuego, estos 13 linces pudieran escapar.

El programa de cría en cautividad confirmó la noche del domingo este relato. Y anunció la muerte de una de las hembras que se había logrado atrapar y evacuar, "probablemente por el estrés" que sufrió "durante la captura y el transporte del ejemplar".

Los técnicos han podido acceder de nuevo esta mañana al centro de El Acebuche. Según ha señalado Báñez, los linces a los que se les abrió la verja "parece que están bien, bajo control de los técnicos y científicos", informa Efe.

El centro ha recordado que Homer era una de las hembras más productivas del programa y que ha sido la que este año cerró de forma tardía la temporada de cría al alumbrar a dos cachorros el 19 de mayo. Este ejemplar ingresó en el centro de El Acebuche en junio de 2013 tras haber sido capturada en el medio natural por el equipo Life Iberlince al detectarle una lesión su ojo izquierdo: un desprendimiento de retina que le causó la pérdida de visión. En 2015, con cuatro años, tuvo su primera camada de tres cachorros, de los que sobrevivió uno, la hembra Marisma, que fue soltada en Villafranca de Córdoba. Y en 2016, parió a dos cachorros, uno de los cuales nació muerto.

El lince ibérico, el felino más amenazado del planeta, cuenta en la actualidad con 483 ejemplares repartidos por Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y Portugal, según el último censo, de 2016. Este año han nacido 45 ejemplares en la red de centros de cría del programa de conservación ex-situ del lince ibérico, 38 de los cuales seguían vivos según el último balance, del 7 de junio

Más información