Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Libertad bajo fianza de cuatro millones para los testaferros de Obiang

Los jueces dicen que los Kokorev manejaron "importantísimas" cantidades y les retira el pasaporte

La Audiencia Provincial de Las Palmas ha acordado hoy la libertad provisional bajo fianza de cuatro millones de euros del matrimonio Kokorev, presuntos testaferros del presidente de Guinea Ecuatorial Teodoro Obiang. Vladimir Kokorev, historiador, su esposa Julia Maleeva, periodista, y su hijo Igor fueron detenidos en septiembre de 2016 en Panamá, extraditados a España y trasladados a prisión por un presunto delito de blanqueo de capitales y fraude fiscal. Después de 20 meses de cárcel se ha estimado parcialmente el recurso de sus abogados pero para evitar su fuga se les obliga a comparecer cada semana en el Juzgado y se les han retirado sus pasaportes.

Teodoro Obiang, en Libreville en 2009. Ampliar foto
Teodoro Obiang, en Libreville en 2009.

La investigación sobre esta familia, que incluye a su otro hijo Vladimir contra el que hay una orden de busca y captura, comenzó hace 12 años al descubrir el Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (SEPBLAC) que la pareja había recibido 30 millones en una cuenta en Las Palmas procedente de las arcas públicas guineanas.

Vladimir, de 62 años, y Julia, de 64, no han conseguido convencer a la juez que instruye el caso del origen de esos ingresos millonarios. Un informe de la Agencia Tributaria afirma que ambos simularon préstamos ficticios mediante una telaraña de sociedades radicadas en paraísos fiscales y defraudaron 18 millones.

El matrimonio ruso lleva 20 meses en prisión por blanqueo de capitales y fraude fiscal

El origen de todos los ingresos siempre proviene del exterior y es un enigma para los investigadores. Parte de este dinero lo emplearon para comprar un complejo de apartamentos en Lanzarote llamado Sands Beach Resort y adquirir casas de lujo en Madrid.

El auto de la Audiencia Provincial de Las Palmas que preside Pilar Parejo señala que los Kokorev han cumplido casi 20 meses de prisión lo que representa más de un cuarto de la pena del delito de blanqueo de capitales por el que están siendo investigados. La condena por este delito va de seis meses a seis años. Las tres magistradas que componen la Sección Segunda estiman que esta circunstancia atenúa el riesgo de fuga, pero les imponen la entrega de sus pasaportes y la obligación de comparecer cada semana en el Juzgado.

“Estas medidas, retirada de pasaportes con prohibición de abandonar territorio español y fianza de dos millones, se consideran imprescindibles en este caso, dadas las circunstancias personales de los investigados que han tenido domicilios en otros países y han manejado importantísimas cantidades de dinero”, señala el auto.

Se les retira el pasaporte y prohibe salir de España. Uno de sus hijos sigue huido

"Se considera que la cuantía de la fianza es adecuada dadas las cantidades de dinero de las que se ha dispuesto, además de como se dice en el recurso continúan siendo propietarios de dos casas en España, sitas en las zonas más caras de Madrid (Paseo del Pintor Rosales) y en Las Palmas de Gran Canaria (Paseo de las Canteras), de lo que se infiere que tienen capacidad económica suficiente para afrontar la fianza de dos millones”, añade la resolución judicial. La pareja es propietaria de al menos seis pisos, 25 apartamentos y 10 sociedades offshore.

El caso de los Kokorev dio un giro inesperado al aparecer un abogado de Panamá que durante años trabajó para el matrimonio y sus dos hijos. Este ha revelado a la juez Ana Isabel Vega y al fiscal Anticorrupción Luis Del Río los negocios y propiedades de la familia en EE. UU. y en varios paraísos fiscales. La Policía investiga un edificio de apartamentos en la calle Mulberry de Manhattan (Nueva York) y otras propiedades. Vladimir, el hijo de los Kokorev que continúa huido, regentaba este complejo, según afirman fuentes de la investigación.

Los presuntos testaferros de Obiang pagaron 140.000 euros a una agencia de comunicación madrileña por investigar y redactar informes con falsas acusaciones sobre dos periodistas de EL PAÍS y El Mundo. El matrimonio ruso huyó de España en 2013 al conocer por un soplo que la Policía les vigilaba en su casa de la calle Ferraz. La pareja aprovechó la apatía judicial y policial para escapar a Panamá donde fueron detenidos.

Investigación@elpais.es

Más información