“Es posible que en algunos casos la cárcel sea desproporcionada”

Javier Zaragoza, ex fiscal jefe de la Audiencia Nacional, aboga ahora por cambios en la ley

Javier Zaragoza, ex fiscal jefe de la Audiencia Nacional.
Javier Zaragoza, ex fiscal jefe de la Audiencia Nacional.Samuel Sánchez (EL PAÍS)

Miembro de la Unión Progresista de Fiscales, ha estado al frente de la Fiscalía de la Audiencia Nacional durante los últimos 11 años, hasta que fue relevado el pasado febrero.

Pregunta. ¿Era necesaria la reforma penal de 2015?

Más información
Libertad de expresión (y convivencia) en la era del tuit

Respuesta. En líneas generales, sí. Pretendía adaptar la respuesta penal para frenar la expansión del ideario yihadista. ¿Se puede decir que se producen excesos en la aplicación de esa reforma? Bueno, es posible. Pero sí creo que era necesaria.

P. ¿Ha habido excesos?

R. Quizás el término exceso no sea el más adecuado. Lo digo en el sentido de que algunas de las conductas que son sancionadas como enaltecimiento del terrorismo o humillación a las víctimas no deben ser merecedoras de una pena tan elevada.

P. ¿Casos como los de Cassandra Vera o César Strawberry?

R. No me atrevería a singularizar. Pero sí puede suceder que en algunos casos la pena de prisión resulte desproporcionada, y que, aun mereciendo sanción penal, esta no deba ser tan rigurosa.

P. ¿Sería partidario de que la fiscalía pudiera pedir penas alternativas a las de cárcel?

R. En determinados casos, sí; no en todos. A la vista de lo que está pasando... Hay hechos de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas que por su gravedad merecen penas de prisión, pero otros no. Imponer penas alternativas, como multas o trabajos con asociaciones de víctimas, seguramente suavizaría un poco la tensión que se está produciendo. Y ayudaría a distinguir la diferente gravedad de unos casos y otros.

“Sería razonable que la humillación a las víctimas dejara de ser delito terrorista”

P. ¿Está siendo útil la reforma para frenar el adoctrinamiento yihadista online?

R. Ha sido extremadamente útil para investigar las actividades de captación, adiestramiento y adoctrinamiento que están contribuyendo decisivamente a la expansión del terrorismo. Son actividades previas a la preparación del atentado pero que generan una situación de riesgo y deben ser neutralizadas.

P. Sin embargo, las causas por enaltecimiento siguen siendo principalmente por ETA.

R. Hay de todo. Pero no debemos perder de vista que ETA sigue siendo una banda terrorista, y que el hecho de que no cometa atentados desde hace años no significa que puedan alabarse o elogiarse sus crímenes.

P. El artículo 510, sobre delitos de odio, castiga los comportamientos que inciten “directa o indirectamente” a la violencia y el “menosprecio” a ciertos colectivos. ¿Podría subsumirse ahí el enaltecimiento del terrorismo y la humillación a las víctimas?

R. Perfectamente. Sería una solución válida que en el apartado de los delitos de odio se hiciera una referencia específica a las víctimas del terrorismo. En definitiva son delitos de odio.

“La reforma penal ha sido muy útil contra las vías de captación de yihadistas”

P. ¿Sería usted partidario de hacer ese cambio en la ley?

R. Pues es una solución muy razonable, porque más que crímenes de terrorismo son crímenes de odio. Eso acabaría con algunos debates artificiales. Desde luego, es necesario tener tipificado penalmente el enaltecimiento y la humillación, y yo creo que el único problema es que está en el capítulo de terrorismo y por tanto es competencia de la Audiencia Nacional. Bueno, pues llevémoslo al capítulo de delitos de odio, como una singularidad de estos, y veríamos cómo ya no existiría debate. Puede ser una buena solución. Pero desde luego la solución no es despenalizar esas conductas.

P. ¿Qué criterio se sigue para investigar en las redes sociales unos casos sí y otros no?

R. Las redes están atestadas de casos susceptibles de investigación, y muchos de ellos no llegan a ser investigados. Depende del contexto. Se analizan las circunstancias de cada tuit.

P. ¿Debe tener castigo penal el humor?

“En un solo tuit no suele haber intención de ofender; pero si son 30 o 40...”

R. El humor, el chiste, la crítica satírica no son delito. Pero a veces lo que parece humor negro va más allá: se detecta, en función de las expresiones utilizadas, de su carácter enaltecedor, de la forma en la que se utilizan y del propio desarrollo del mensaje o del tuit, que existe una intención solapada de humillar o enaltecer.

P. Eso queda a interpretación del fiscal y del juez.

R. Lógicamente. Quienes aplican las leyes son quienes las interpretan. Y para eso se escucha al investigado. Le pongo como ejemplo el caso Zapata: en ese caso la fiscalía, tras sostener que debía declarar como cualquier ciudadano, entendió finalmente que no había motivos para acusar al concejal. ¿Por qué? Un solo tuit, de hace cinco años, un tuit que objetivamente podía ser ofensivo pero que había pasado inadvertido en las redes... Él dio las explicaciones y entendimos que no tuvo intención de ofender. Generalmente, cuando te encuentras con un solo tuit resulta obvio que no hay intención de humillar; ahora bien, cuando son 20, 30, 40 tuits seguidos, y cada vez con un contenido más ofensivo o que enaltecen claramente la actividad terrorista, entonces las cosas cambian.

P. Cuando se aprobó la agravante penal para redes sociales, ¿hubo algún debate en la fiscalía sobre si podría colisionar con la libertad de expresión?

R. Ese debate está ahí siempre. Pero estas conductas representan una clara extralimitación de la libertad de expresión, y merecen reproche penal porque atacan bienes jurídicos de especial protección: derechos de muchos colectivos, la dignidad de las víctimas… El derecho a la libertad de expresión no es ilimitado.

“Hay más causas que cuando ETA mataba porque hay más actividad delictiva en Internet”

P. ¿No le sorprende que haya más casos ahora por enaltecimiento del terrorismo por comentarios en Twitter que cuando en el País Vasco se hacían pintadas u homenajes a los etarras?

R. El contexto es diferente: se ha producido un aumento de conductas delictivas a través de Internet y redes sociales, en todos los ámbitos de la criminalidad, también en este. Al haber más conductas hay más investigaciones.

P. ¿Qué responde a quienes sostienen que la fiscalía hace una aplicación selectiva del Código Penal, para silenciar solo a un ámbito ideológico concreto?

R. Es absolutamente falso. Se persiguen también los delitos de odio, y generalmente ahí los sujetos activos son de un segmento ideológico distinto al que habitualmente se ve involucrado en el enaltecimiento del terrorismo.

P. ¿Por qué no se han perseguido hasta ahora los tuits de odio contra Pilar Manjón, que es víctima del terrorismo?

R. En este momento existe una investigación en curso. En su día se analizaron otros mensajes, y quizás las expresiones que se pudieron emplear no eran lo suficientemente idóneas para entender que había delito.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS